Falta de semáforos en Maracaibo le da “luz verde” a la anarquía

¿Qué es para usted un semáforo? Manuel observa con desconfianza y entrecierra los ojos. “Es una señal de tránsito, que le indica a los choferes cuando pasar o detenerse”, responde y queda a la expectativa, porque la inesperada pregunta le provoca una profunda suspicacia.

¿Y si no hay semáforos qué pasa? “¿Cómo qué pasa? Pues pasa lo de ahorita, que me chocaron el carro, porque la ciudad sin semáforos es un caos, la gente hace lo que le da la gana. Nadie respeta nada…”, y sigue quejándose por minutos.

Manuel, un conductor de 54 años, pareciera tener la razón. “para qué se inventaron los semáforos entonces”, pero “¿Qué pasa con el semáforo que cada ciudadano tiene en su cabeza?”, interroga Gladys, una señora que salió a “curiosear” los pormenores del accidente.

Pasan los minutos y Manuel sigue con su perorata. Camina, observa la abolladura del vehículo y se voltea hacia el joven propietario del otro automóvil involucrado. “¿Es que estáis ciego?”, le reclama por cuarta vez.

El muchacho, de unos 20 años, responde con el mismo tono de cansancio. “Señor, ya le dije, el semáforo estaba en verde”. Ambos observan arriba, donde pende un aparato maltrecho, que enciende sus luces por un lado, pero por el otro está totalmente apagado.

El caos, que genera el choque se hace insoportable al transcurso de una hora. “Gracias a Dios no hubo heridos mijo”, le comenta Carmen a Gladys, ambas vecinas del sector.

Al cabo de una hora, en vista que no llega una autoridad a levantar el accidente, los hombres se arreglan “por las buenas”. Los curiosos se dispersan y Gladys sentencia mientras toma rumbo hacia su casa: “pensar que todo esto se hubiese evitado, si la gente manejara con más cuidado”.

Maracaibo: la ciudad sin semáforos

La anarquía tiene la “luz verde” en Maracaibo. Algunas calles solo cuentan con un solo semáforo activo, ya sea por robo de piezas o por falta de mantenimiento. Sin embargo, otra situación se asoma como complemento: en calles donde los dispositivos sí funcionan, los conductores no los respetan.

Hace una semana, el gobernador Omar Prieto, luego de una reunión de seguridad, anunció que asumiría el arreglo de los semáforos en la ciudad. “Reafirmamos nuestro compromiso y trabajo para asumir el tema de la recolección de basura, así como la iluminación, semáforos y transporte en apoyo a sus ciudadanos”, indicó, a través de su cuenta en Twitter.

El alcalde Willy Casanova aclaró la confusión y puntualizó que este tema sigue siendo competencia de la Alcaldía de Maracaibo, aunque recibirán apoyo de la Gobernación del estado.

Una promesa que sigue vigente

El pasado 16 de abril, Casanova informó que se procedería a mejorar los semáforos de la ciudad a través de un presupuesto aprobado por parte del Gobierno nacional.

“Con el aporte realizado por el Ejecutivo nacional de 101 mil millones de bolívares, serán atendidos un aproximado de 80 intersecciones en todo el municipio. Este plan contribuirá a la fluidez vehicular y tranquilidad de los marabinos al momento de circular por las arterias viales de Maracaibo”, aseguró Casanova.

El plan de mantenimiento correctivo inició desde la avenida Paúl Moreno. El alcalde detalló que las medidas implementadas en su gestión buscan otorgar respuestas a la situación del transporte público, que tienden a colapsar durante las horas pico, por la escasez de semáforos para el control vial.

Por dónde va la cuenta de los equipos recuperados

El 24 de mayo, la municipalidad dio cuenta de 80 semáforos reparados, en 25 intersecciones. “Sustitución de luminarias y cableado, reparación de controladores, así como limpieza de tanquillas es parte de los trabajos desarrollados por la Dirección de Gestión Urbana de la Alcaldía Bolivariana de Maracaibo” se explicó en una nota de prensa.

Aseguraron que, los trabajos de reparación y remodelación de estos aparatos de control vial en la ciudad forman parte del plan de mantenimiento correctivo impulsado desde el pasado 16 de abril.

Se estimó que 69 intersecciones sería intervenidas en la primera fase. “Estos trabajos, a los que además se añaden la colocación de viseras y micas, el reacondicionamiento de caras y la orientación de postes y brazos, viene a ordenar el tránsito, para contribuir a la fluidez vehicular”.

Más del 90% de los semáforos está dañado

Según las últimas cifras que manejaba el Instituto Municipal de Transporte Colectivo y Urbano de Maracaibo (IMTCUMA) antes del cambio de gestión municipal, la capital zuliana cuenta con 226 intersecciones semaforizadas.

A mediados de año pasado había cerca de 112 controladores de tránsito con algún nivel de daño, pero un plan de recuperación gradual ejecutado por la municipalidad entre agosto y noviembre de 2017 permitió reactivar 82 unidades, según reflejan las últimas declaraciones que ofreciera sobre el tema Patricia González, expresidenta del IMTCUMA antes de entregar el cargo a la nueva gestión.

En los últimos conteos que realizó la prensa local de manera informal y a “vuelo de pájaro”, más del 90% de los semáforos de la ciudad están dañados o fueron arrancados de raíz.

La recuperación de los aparatos está en la agenda de los gobiernos regional y municipal, pero mientras le toca el turno a ese renglón ¿qué puede hacer la ciudadanía para reducir el caos?

Esta no es una manera de justificar la condición actual de la semaforización marabina, es solo un llamado de reflexión hacia la ciudadanía, porque como decía doña María Dolores “si el chofer no pone de su parte, semáforo no para carro”.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *