“Tiemblan los borrachos”: Licores aumentan 1000% en 45 días

El pasado viernes José Manuel, salió física y mentalmente agotado de la oficina, pero con ganas de celebrar, pues había logrado sortear con éxito una semana llena de dificultades laborales. Tenía la espalda tensa y la garganta seca, así que decidió responder a la situación como lo haría cualquier hombre adulto nacido y criado en una ciudad tan caliente como Maracaibo: se fue a tomar una cervecita.

Aunque se confiesa como un gran aficionado a las birras, José tenía casi dos meses que no remojaba las tensiones en una espumosa, por eso, cuando llegó al depósito de licores a tomarse una bien fría y llevarse el resto de la caja para darle alegría al fin de semana, casi se ahoga de la impresión al constatar que el producto había subido un 1000% desde la última vez que lo probó.

José Manuel es un personaje ficticio que representa al consumidor promedio de licores marabino, pero la situación que ilustra es tan real como el vértigo que sienten los venezolanos al ver la escalada de precios en el sector de bebidas y alimentos, tras los anuncios del “plan de recuperación económica” del Gobierno realizados en vísperas de la reconversión monetaria.

¿Cuál precio regulado?

Aunque a finales de agosto, los “precios (supuestamente) acordados” de los licores fueron publicados en la Gaceta Oficial Extraordinaria # 6.398, reflejando un costo promedio de Bs.S 252 por caja de cerveza (Bs.S 7 por botella), un mes más tarde el producto se comercializa entre 7 y 10 veces por encima del monto establecido.

El dueño de un expendio de licores en la zona norte de Maracaibo, que prefirió identificarse simplemente como Edgar, explicó a TuReporte que para los comercios del ramo, es imposible manejarse con los precios regulados de los licores, ya que no solo los proveedores de cerveza, sino los de todos los productos que expenden, incrementan sus precios hasta cuatro veces al mes.

“El precio de la botella de ron de 0,75 litros de Cacique en julio costaba Bs.S 130, hoy en día cuesta 1.300 soberanos, mientras que la botella de cerveza costaba unos 5 soberanos y hoy cuesta entre 45 y 50 soberanos”, detalló el comerciante, al destacar que “todas las semanas los licores aumentan entre 10 y 20%, incluyendo hasta el cocuy de penca, que solía ser uno de los más económicos”.

Suben como la espuma

Un concesionario de Cervecería Polar que accedió a conversar del tema sin ser citado con nombre y apellido, contó que “normalmente la cerveza sufría dos aumentos al año. Eso después se fue acercando y empezaron a aumentar cada cuatro meses, luego cada tres, y así fue bajando la brecha. Este año comenzó con aumentos mensuales pero rápidamente pasó a quincenal; actualmente los aumentos del producto son semanalmente”.

El distribuidor puntualizó que a puerta de camión, las cervezas retornables (en cajas de 36 unidades) de las líneas Ice, Light y Pilsen tienen un precio de Bs.S 1,152, y si bien las licorerías deberían ofrecerlas entre Bs.S 1.400 y 1.450, la verdad es que en la mayoría el precio se aproxima a un salario mínimo (Bs.S 1.800), mientras que las líneas premium Solera le salen al depósito en Bs.S 1.317,60 y se deberían vender entre Bs.S 1.650 y 1.700, pero en promedio terminan superando los Bs.S 2.000.

El concesionario de Polar, explica que a pesar de la tradición zuliana de comprar las cajas completas en los expendios de licores, en los últimos tiempos la mayor comercialización se está viendo en los lugares nocturnos o bodegones que tienen licencia para vender por copa (consumo en el sitio), ya que debido a la situación económica, la gente ya no lleva una caja entera, sino que paga las que se va a tomar, aunque bajo esta modalidad el precio que paga termina siendo el doble o a veces el triple de lo que le saldría llevando las 36 unidades.

En síntesis, la situación económica ha terminado por subirle los costos al deporte de empinar el codo, el cual ahora queda reservado para atletas profesionales con los bolsillos profundos, o amateurs que quieran invertir sus bien sudados billetes en un disfrute ocasional.

 

 

Redacción: Luis Ricardo Pérez P.

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *