¡Se agudiza crisis eléctrica! Los 25 mil trabajadores de Corpoelec se van a paro

La crisis del servicio eléctrico al parecer llegó al colapso. Más de 25 mil trabajadores de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) anunciaron un paro para el próximo lunes 4 de junio, tal como lo informaron los directivos y miembros de base de la Federación de Trabajadores Eléctricos (Fetraelec), liderados por Ángel Navas, presidente del gremio.

Esta paralización amenaza con deteriorar aún más la generación y distribución eléctrica y fortalecer la situación de cortes, fluctuaciones y apagones que afectan a todo el país, pero más duramente al Zulia y a Maracaibo.

Según el criterio de los gremialistas el sector está “técnicamente paralizado” por el éxodo de trabajadores de Corpoelec a otras empresas que ofrecen mejores beneficios socioeconómicos o fuera del país. “Desde 2017 a la fecha han renunciado 15 mil trabajadores y la nómina se redujo de 40 mil a unos 25 mil obreros, técnicos y profesionales, cuya incidencia es directa en la prestación del servicio.

Cinco Estados de la región centro-occidental del país están “racionados: Zulia, Portuguesa, Barinas, Táchira, Mérida. Y esta situación va a arreciar”. También comentó que 80 por ciento del plantel de seis mil vehículos, está detenido por no contar con repuestos, en consecuencia, se dificulta el traslado de los operarios a realizar su trabajo y supervisiones.

Como punto aparte destaco que “el contrato colectivo lleva más de cinco meses vencido”, además, desde hace ocho años, carece de uniformes, herramientas e implementos de seguridad para laborar, eso sin contar con el deterioro de su salario.

Fetraelec rechazó los reiterados comentarios del ministro Motta Domínguez al endosar la responsabilidad de las fallas eléctricas a presuntos sabotajes. El dirigente laboral sostuvo que se trata de hechos vandálicos y “no hay resguardo a las instalaciones, ni apoyo”.

Muchas carencias

En un documento redactado por Fetraelec, los trabajadores enumeran las irregularidades que, según su testimonio, afectan realmente al sector eléctrico venezolano: “desde hace más de seis años no se realizan inversiones en Corpoelec, no existen planes de recuperación o mantenimiento del Sistema Eléctrico Nacional (SEN), más del 85 por ciento del Sistema de Generación Térmica se encuentra inhabilitado, las redes de Transmisión están abandonadas, al igual que las de media y baja tensión; y en Planta Centro, de seis unidades solo una funciona y a medias”.

Los sistemas de Administración y Recaudación no funcionan por obsolescencia administrativa. No hay planes de recuperación y mantenimiento para la flota automotriz y aproximadamente el 60 por ciento de la flota de vehículos para operaciones están fuera de servicio. Además, hace un año se liquidó a la empresa que prestaba servicio de guarda y custodia de las instalaciones eléctricas, que ahora están abandonadas y a merced del hampa. También se retiró al personal de limpieza, “pretendiendo que los trabajadores hicieran el aseo de las instalaciones y baños”.

Cerraron los Centros de Aferición de Contadores o Medidores de Energía, donde se reparaban, calibraban y mantenían estos equipos que median el consumo de los usuarios, pasando por alto el mandato de la Ley de Metrología.

Los sindicalistas denuncian también que “jubilaron de manera arbitraria, unilateral e inconsulta a gran parte del personal, incluso sin cumplir algunas normas como antigüedad o edad, y sin un plan previo de asesoramiento, como lo exigen las políticas básicas de Recursos Humanos”.

Siguen explotando

Mientras, el alcalde de Maracaibo, Willy Casanova, se reunió el pasado miércoles 30 de mayo con el Secretario de Gobierno, Lisandro Cabello, y organismos de seguridad con el propósito de coordinar acciones para solventar las fallas persistentes del sistema eléctrico en la ciudad.

“Sostenemos una reunión dirigida por el Secretario General de la GBZ, Lisandro Cabello, con los organismos de seguridad del estado, FANB, cuerpos policiales municipales e instituciones, a fin de definir acciones en materia de seguridad ciudadana, situación eléctrica, entre otros”, informó Casanova a través de su cuenta en Twitter.

El encuentro fue la respuesta a la explosión, en horas de la madrugada del pasado miércoles, de la subestación eléctrica Gallo Verde, ubicada en la parroquia Cecilio Acosta, suceso que dejó a varios sectores de Maracaibo en total oscuridad. La situación persiste y quiebra un poco cada día la voluntad de los marabinos.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Agencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *