Marabinos migran de circuitos para obtener más horas de electricidad

Entre tantas escenas inéditas que inundan la cotidianidad marabina, ya es común observar como algunos marabinos invierten en metros de cable y elaboran intrincadas marañas de conexiones para obtener más horas de electricidad durante el racionamiento.

“Yo vivo en la línea que divide dos circuitos, así que puse un cable hacia la otra calle y ahora puedo cambiar de circuito cuando uno tiene electricidad y el otro no”, comenta Pedro, quien asegura que invirtió “una millonada” solo para tener más horas de electricidad.

Compró un rollo de cable número 12 para electricidad 110 por 120 dólares, el resto de los materiales y le pagó a un “magiver” para que le hiciera la conexión. “Aun así me resultó más económico que comprar una planta”, admite.

Como la casa de Pedro, al menos otros tres hogares de su cuadra reciben más horas de electricidad de dos circuitos. “No conectamos todo los aparatos, pero al menos la nevera y un ventilador para los niños. Lo más necesario”.

“Uno arriesga la vida, porque la electricidad mata”

Le dicen “Enelven” y es quien se encarga de “todo lo que tiene que ver con electricidad” en un barrio de la zona sur de Maracaibo. El hombre de 65 años sube a un poste “como si nada” y es capaz de hacer las conexiones más inverosímiles.

“Yo no cobro mucho. A los vecinos les pido que me den el almuerzo de una semana y algo en efectivo. Pero si me buscan de otros barrios o de urbanizaciones, entonces si cobro hasta en dólares”, detalla el sexagenario.

Además, cuenta que tiene “toda la vida” haciendo esos “trabajos” y que aprendió cuando trabajaba haciendo acometidas eléctricas para el sector construcción. Relata que sus servicios más arriesgados pueden costar hasta 15 dólares.

“Uno arriesga la vida, porque la electricidad mata”, asegura y sostiene que hay otros “trabajadores” que todavía están con “la compañía” y que hacen sus “marañas” por fuera. “Esos si te cobran duro para darte más horas de electricidad”.

Un problema vestido de solución

Esta práctica, que cada día se hace más común, pareciera ser una solución al problema de algunos. Sin embargo, según los expertos, a la larga este tipo de conexiones perjudica la distribución de electricidad en esos circuitos.

Un experto en el área confirma que saturar un circuito es “fatal para la distribución del servicio eléctrico, porque a la larga, obtendrán mejor servicio y más continuo, aquellos circuitos que sean más estables en cuanto a consumo”.

También comenta que “la gente no sabe que cuando se muda “artesanalmente” a un circuito al que no pertenece su vivienda, no solo está exponiendo la seguridad de su hogar, sino que pone en riesgo la estabilidad de la distribución eléctrica en todo el sector donde habita”, concluye el especialista.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *