Nueva Reconversión Monetaria obligará a “ajustar” los precios de la gasolina

A partir del próximo mes de junio el proceso de reconversión monetaria anunciado por el Presidente Nicolás Maduro, ayudará al Gobierno a activar de carambola una medida que necesita desesperadamente desde hace tiempo, pero que no se ha atrevido a ejecutar por miedo a su costo político y económico: El aumento de la gasolina.

El cono monetario en el cual figura el infame billete de cien bolívares Fuertes, que se usa como principal forma de pago en las estaciones de servicio de todo el país y el “bachaqueo” de combustible en la frontera con Colombia, por fin dejará de circular el próximo 3 de junio, para dar paso un día más tarde a las nuevas especies monetarias del llamado bolívar Soberano.

Precios absurdos

El quid del asunto está en que al restarle tres ceros a la moneda, los precios subsidiados del litro de gasolina, que desde hace más de dos años son de Bs.F 1 por el 91 octanos y Bs.F 6 por el de 95 octanos, pasarán ser de 0,001 y 0,006 respectivamente, es decir, prácticamente gratuito.

Esto representa una gran complicación para conductores y expendedores de combustible ya que dependiendo del octanaje, un vehículo con capacidad para 45 litros de gasolina pagaría entre 0,045 y 0,270 bolívares soberanos por llenar todo el tanque, mientras que vehículos con capacidad para 120 litros pagarían entre 0,120 y 0,720 bolívares soberanos.

La cosa se torna aun peor al considerar que el común de los usuarios no espera a tener el tanque vacío para ir a cargar combustible, con lo cual se manejarían montos a pagar aún mas insignificantes.

¿Aumento redondo?

Una posible solución sería el redondeo hacia arriba previsto en la reconversión, pero las distancias entre el precio actual y la moneda de menor valor son tan abismales, que representarían un aumento del 49.900%. Por esta razón, el pasado jueves 3 de marzo, el Banco Central de Venezuela (BCV) publicó la resolución N° 18-03-01 RM, que excluye al carburante y otros servicios como la electricidad y el agua del redondeo y la exhibición del precio en bolívares Soberanos.

Considerando que el subsidio a la gasolina le cuesta a la nación más de 5.700 millones de dólares, es improbable que el Gobierno desaproveche la oportunidad para hacer un ajuste en el precio, utilizando los problemas que nacen de la reconversión como excusa, pero la pregunta es ¿en cuánto quedaría entonces el litro de gasolina?

Ya a finales del año pasado la Comisión de Economía de la Asamblea Nacional Constituyente ya venía trabajando en una respuesta, pero la necesidad de adelantar los comicios presidenciales para aprovechar el desánimo en las filas opositoras tras el enfriamiento de la calle a finales de junio, obligó a engavetar el asunto hasta nuevo aviso, no sin antes dejar colar algunos indicios de por dónde van los tiros.

Propuesta exhorbitante

El economista y constituyente David Paravisini aseguró durante una entrevista concedida al circuito Unión Radio el pasado 26 de diciembre, que la ANC estaría considerando incrementar el precio del litro de gasolina de 0,0017 centavos de dólar a $0,70, ya que este el precio en el que se vende el combustible en territorio colombiano.

El parlamentario oficialista aseguró entonces que el incremento, que debería entrar en vigor durante el primer semestre de 2018, iría acompañado de “un sistema de subsidio para los venezolanos”, específicamente en los sectores del transporte.

“Esto podría producir al país, en un primer término, 10.000 millones de dólares, y con las industrias de refinación funcionando al 80 % de su capacidad podrían ser hasta 40.000 millones de dólares (…) a corto plazo”, dijo Paravisini.

De ser correctas las estimaciones del constituyente, según la séptima subasta de Dicom que ubica el precio del dólar oficial en Bs.F 49.730,92, el litro de gasolina terminaría costando 34.811,64 bolívares Fuertes o 34,8 bolívares Soberanos, por lo que un tanque de 45 litros se llenaría con 1.566.523 bolívares Fuertes o 1.566,52 bolívares soberanos, que en la actualidad representa el 61% del salario mínimo integral.

Es más que claro que bajo tales premisas los precios de la gasolina resultarían más que explosivos, por lo que tal vez una estimación más sensata sea utilizar las dos denominaciones más bajas del nuevo cono monetario (0,50 y 1) como probables precios, un golpe fuerte pero más manejable que la homologación al precio colombiano.

Redacción: Luis Ricardo Pérez P.

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *