¿Quiénes son “los Boza”, Daniel y Tony? Mano derecha del alcalde Casanova

Con solo 30 años, Daniel Boza, director general de Gestión Urbana de la Alcaldía de Maracaibo, se ha convertido en una de las caras más visibles de la administración municipal encabezada por Willy Casanova, pero la ascendencia de “los Boza” no se limita localmente, ya que el padre de este funcionario, Antonio o “Tony” (como se le conoce públicamente), además de fungir en tiempos recientes como autoridad designada para la intervención del casco central de la ciudad, también es uno de los principales asesores económicos del Presidente de la República.

El nombre del economista Tony Boza comenzó a resonar en las altas esferas del poder central en el año 2014, al unísono del concepto de “guerra económica” acuñado por su amigo y colega español, Alfredo Serrano Mancilla, también recordado como proponente de los polémicos Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP).

Entre amigos

La cercanía de Boza con el hombre al que Nicolás Maduro ha catalogado como “el Jesucristo de la economía”, lo ha convertido en uno de los principales referentes o intérpretes de los controversiales conceptos que el asesor español ha insertado en el contexto nacional, pues ambos comparten una visión no marxista sino keynesiana de la economía, que concibe al capitalismo como un sistema que debería estar sometido al control del estado en una “economía de guerra”.

En un análisis de la firma especializada Ecoanalítica, sobre la propuesta presidencial para solucionar la crisis económica, presentado hace cuatro años, Boza es considerado como “el nuevo favorito” de Miraflores ya que las principales guías de acción macroeconómica del Ejecutivo, se derivan del libro de Boza, titulado “La Guerra Contra el Pueblo”.

En otras palabras, enfoques de la política económica tales como: observatorios populares de precios, divisas y ganancias; nacionalización del comercio exterior; clasificación de la banca como un factor “desestabilizador del modelo” al que hay que estatizar; y expansión del crédito productivo para pequeñas y medianas empresas; forman parte del ideario de Boza, quien hoy es uno de los principales defensores del anclaje de la moneda nacional a un “bien subyacente” como la criptomoneda Petro, cuyo valor se sustenta en crudo, diamantes, hierro y oro.

Linaje político/ideológico

Los beneficios de participar en el círculo íntimo presidencial, evidentemente permearon aguas abajo en la familia Boza, ya que en el 2015 Daniel, con apenas 27 años, fue designado como candidato a la Asamblea Nacional por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en el circuito 5 del estado Zulia.

En los comicios del 6 de diciembre donde la oposición logró el control del parlamento, el joven candidato solo conquistó 25.691 votos (19,43%) y fue derrotado por Nora Bracho, abanderada del partido opositor UNT con 103.657 votos (78,42%); sin embargo la carrera política de Daniel estaba garantizada, al ser incluido posteriormente en la gestión regional de Francisco Arias Cárdenas, bajo la figura de secretario de Promoción y Prevención Ciudadana y comisionado estadal de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA) de la Gobernación del Zulia.

A mediados de mayo de 2016, el joven funcionario experimentó los sinsabores asociados a su cargo, cuando la camioneta Tahoma en la que viajaba junto a su escolta fue interceptada en horas de la noche a la altura del sector La Paragua, al norte de la ciudad.

Afortunadamente, el episodio que las autoridades calificaron como “secuestro express” terminó tras solo una hora cuando Boza y su escolta fueron abandonados en el sector Monte Bello, en las inmediaciones del 18 de octubre.

El entonces Secretario de Seguridad y Orden Público, Biagio Parisi, aseguró en dicha oportunidad que la liberación del secuestro, atribuido a la banda de asalta-quintas denominada “Los Quinteros”, se logró gracias a la “presión policial”. Curiosamente, un mes más tarde, los responsables fueron liquidados durante un intercambio de disparos con funcionarios de la policía regional, tras participar en un robo al colegio Rosmini.

Enroque inter/oficialista

Tras el cambio de administración en la Gobernación del Zulia, Daniel Boza no continuó en el Ejecutivo Regional, ahora en manos de Omar Prieto, sino que pasó a jugar un rol más importante en el equipo del nuevo alcalde de Maracaibo.

El enroque era más que lógico, considerando que Boza y Casanova no solo son contemporáneos, sino que forman parte de una generación de relevo dentro del chavismo con profundo arraigo hacia los valores tradicionales del socialismo, y se desmarcan de la confrontación como herramienta política, pero más determinante aún es que ambos son más cercanos al bloque oficialista liderado por Maduro, que al de Diosdado Cabello, donde figura el gobernador Prieto.

Como segundo a bordo de la Alcaldía de Maracaibo, Boza ha venido actuando como enlace entre la municipalidad y las comunidades, jugando un papel activo en la gestión de los problemas de servicios públicos, urbanismo, comercio y turismo entre otros. La experiencia, podría servir de plataforma para una futura aspiración electoral.

Redacción: Luis Ricardo Pérez P.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *