¿Por qué Omar Prieto quiere pasar el Teatro Baralt a manos del Estado?

Por segunda vez en lo que va de año, Omar Prieto, gobernador del Zulia, amenazó con entregarle el Teatro Baralt a la Alcaldía de Maracaibo. Intención que puso sobre la mesa el pasado 24 de mayo, durante un acto público.

“El Teatro Baralt va a pasar a manos del estado y voy a tener el honor de entregarlo a la Alcaldía de Maracaibo, para que puedan hacer actividades culturales todos los días. Que se acabe la ‘rechola’ de que los teatros nuestros son prestados para que vengan a hacer la antipolítica, a hablar mal del presidente e incluso fomentar guarimbas o golpes”, reiteró este martes 14 de agosto en un acto público.

Durante su intervención, Prieto aseguró que “haremos todos los trámites necesarios para que el Teatro Baralt deje de hacer show político, lo que ellos llaman derechos humanos”, esto para referirse a un evento que estaba programado para el pasado 8 de agosto y que fue suspendido.

El acto al que se refirió el gobernador se trataba de la presentación del Informe Anual 2017 del Programa Venezolano de Educación – Acción en Derechos Humanos (Provea), donde se registran “los retrocesos, estancamientos y amenazas de la realización de 14 derechos humanos”. También se proyectaría el documental Los que no debieron morir.

Sin embargo, la actividad fue suspendida el mismo día de la convocatoria y Provea posteo en su Instagram una imagen con la siguiente leyenda: “Informamos a los marabinos que debido a presiones de las autoridades regionales hemos suspendido la presentación de nuestro informe anual (…)”.

“Seguimos a la espera”

Al ser consultada sobre la reiteración del gobernador, Jeanette Rincón, presidenta de la Fundación Teatro Baralt, manifestó su desconocimiento sobre la decisión y aseguró que “seguimos a la espera de un comunicado oficial, trabajando como siempre y en medio de tantas dificultades como lo son la falta de electricidad, agua, transporte público y recursos”.

Explicó que el Baralt se mantiene abierto a la colectividad. “Estamos acometiendo todos los cuidados y mantenimiento, la programación continúa, la directiva se reúne y contamos con la participación de miembros de la Secretaría de Cultura de la Gobernación y la Dirección de Cultura de la alcaldía, que participan, opinan y toman decisiones”.

Respecto al evento en cuestión, que detonó la decisión de Prieto, Rincón admitió que la actividad iba a realizarse, como parte del cartel de eventos que se efectúan dentro del teatro, como parte de las políticas de arrendamiento o intercambio que efectúa FundaBaralt para la autogestión.

Asunto de prioridades

“Acá no le negamos la participación a nadie, estamos de puertas abiertas para todos, sin importar su orientación política. Solo les pedimos que cuiden las instalaciones y se complan con las normas establecidas para preservar el teatro Baralt”.

“Este es un momento para estar unidos y trabajar todos en función de preservar al Teatro Baralt. Como sabemos, esta institución nació de la solidaridad colectiva y así debe mantenerse”, refirió Rincón y relató que han recibido mucho apoyo, a raíz de lo manifestado por el gobernador.

“A título personal pienso que esa decisión puede ocasionar desencuentros internos y externos en el gobierno regional, porque la gente reconoce la labor que estamos haciendo. Solo queremos sumar y trabajar en colectivo”, confirmó.

¿De LUZ o del Estado?

Entre las afirmaciones que hizo Prieto, está que el teatro no es propiedad de la Universidad del Zulia, sino que se le entregó en comodato. Le pertenece al estado y dijo que todo lo que se hará “es legal”.

Sin embargo, el pasado 24 de mayo, el Consejo Universitario de La Universidad de Zulia (LUZ) hizo público un comunicado, donde expone los resultados de una reunión extraordinaria que se realizó “en defensa del Teatro Baralt, monumento nacional y patrimonio de LUZ”.  

En el documento la casa de estudios reafirma la “propiedad” del teatro, que donó el Instituto Pro Infancia a la universidad el 22 de julio de 1955, y considera que en 1973 LUZ emprendió la remodelación y rehabilitación de las instalaciones del Baralt “para ponerlo al servicio de la cultura regional y universal”, obras que se culminaron con la reapertura del teatro en 1998.

Y confirma que la universidad ha dirigido el teatro a través de la Fundación Teatro Baralt, “con la mayor pluralidad y el más alto sentido de compromiso con la cultura y las tradiciones zulianas”.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *