Padre Palmar entra por el carril y suspende “Exorcismo Magno”

El pasado 23 de septiembre el polémico presbítero, José Palmar –actualmente asilado en EEUU- anunció a través de su cuenta de Instagram @padrejosepalmar, la suspensión de un “Exorcismo Magno” respaldado por él, cuyo objetivo era “liberar de las fuerzas infernales” a las naciones de Venezuela, Cuba, Nicaragua y Bolivia, ya que dicho ritual no contaba con la autorización de la Conferencia Episcopal de Venezuela.

El expárroco zuliano detalló que “según comunicado del obispo de Maracay, la CEV no autoriza la realización del ‘Exsorcismo Magno’ que un sector de la Iglesia universal habíamos planificado para el sábado 29 de septiembre. Por respeto y obediencia a la Iglesia se suspende. Pido disculpas por los inconvenientes causados y las molestias por esta iniciativa espiritual, que no tuvo otro interés más que ayudar a Venezuela. Amén”.

La suspensión del acto religioso causó entre simpatizantes y detractores del autodenominado “cura de pueblo” más revuelo que la propia convocatoria, ya que según argumentaban usuarios de Instagram y Twitter, el exorcismo no se iba a efectuar en la diócesis de Maracay y por tanto no precisaba autorización del obispo de dicha localidad, pero para otros lo más sorprendente fue la inusual disposición de Palmar a rectificar y pedir disculpas.

La misiva pública emitida por Rafael Conde Alfonzo, Obispo de Maracay, ofrece mayores precisiones sobre el referido tema, pero también levanta algunas dudas y evidencia el temor intrínseco de la jerarquía católica a hacerse eco de una iniciativa que sería vista a todas luces como una clara agresión política hacia el Gobierno venezolano.

Quien tenga ojos que lea:

Comunicado del obispo de Maracay

A propósito de un supuesto exorcismo a celebrarse el 29 de este mes, quiero aclarar lo siguiente: El P. Fortea, exsorcista español, habló hace algún tiempo de la “conveniencia” de realizar un “Exorcismo magno” en Venezuela, para que sea liberada e las ataduras demoníacas.

El “Exorcismo magno” no aparece en el respectivo ritual sino en un libro escrito por el mismo padre Fortea. En una entrevista posterior, Fortea declaró que él no había hecho ninguna convocatoria en tal sentido, al reconocer que no está capacitado para ello. Añadió que simplemente había presentado una sugerencia a los obispos de Venezuela para que, actuando colegialmente, hicieran la convocatoria.

El canon 1172 del Código de Derecho Canónico establece lo siguiente: “Sin licencia peculiar y expresa del ordinario del lugar (léase obispo), nadie puede realizar legítimamente exorcismos sobre los posesos”.

Dado que ni la Conferencia Episcopal, actuando colegialmente para toda la Iglesia de Venezuela, ni yo, como obispo de Maracay, hemos convocado ni mucho menos autorizado el referido exorcismo, hago constar a toda la comunidad creyente de esta diócesis (y de otras que han conocido la ilegítima convocatoria) que el acto convocado es responsabilidad de quien indebidamente convocó y del engaño causado. Oremos por las necesidades de la Iglesia y de nuestro país, de tanta gravedad como todos conocemos y sufrimos, pero acatemos las normas de la Iglesia que, guiada por el Espíritu Santo y contando con una experiencia multicultural, es Madre y Maestra.

Maracay 22 de septiembre de 2018

Con mi afectuosa Bendición

Rafael Conde Alfonzo – Obispo de Maracay

Como Pilatos

El texto del obispo de Maracay evidencia una voluntad expresa de desmarcarse en lo personal e institucional del llamado “Exorcismo Magno”, quizás en respuesta a presiones políticas en el entorno inmediato de la diócesis que regenta, aunque también es posible que las ordenes vengan de “más arriba” como parte de las líneas diplomáticas dictadas por El Vaticano en torno a la crisis venezolana.

La segunda hipótesis cobra mayor fuerza al considerar que si una cosa ha distinguido a Palmar a lo largo de su carrera religiosa, es su animadversión hacia la obediencia y los convencionalismos, pero no hay que olvidar que en su nueva condición de asilado y la consecuente fragilidad financiera -que lo llevó en meses pasados a pedir auxilio a través de GoFundMe.com- hacen más comprensible que el indómito cura, decida repentinamente enmendar el capote en torno a ciertos temas que sus anfitriones y benefactores puedan considerar como de “naturaleza sensible”.

 

Redacción: Luis Ricardo Pérez P.

Fotografía: archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *