El “Efecto Arias Cárdenas” complica el escenario para Henri Falcón en Zulia

A poco más de dos meses para las presidenciales del 20 de mayo Henri Falcón lucha por conseguir un piso político que le garantice una maquinaria electoral para enfrentar a Maduro. Su determinación de seguir adelante en un proceso cuestionado nacional e internacionalmente por la falta de equilibrio y garantías, ha incrementado la desconfianza de votantes y dirigentes opositores que ya lo percibían como un “chavista light”. Aun así Falcón -quien afirma que su candidatura está en evaluación permanente- sigue buscando respaldo, pero ¿habrá quien lo auxilie a tiempo en el Zulia?

Con casi 2,5 millones de electores inscritos, el Zulia es la plaza electoral más importante del país para cualquiera que aspire seriamente a la silla presidencial, pero para un personaje como el ex gobernador de Lara, conquistar la aceptación de los zulianos es como subir corriendo al Everest sin equipo de alpinismo ni máscara de oxígeno.

Pica’o de culebra

Haber vivido en primera fila los saltos de talanquera del ex gobernador Francisco Arias Cárdenas desde el chavismo hacia la oposición y viceversa, ha dejado una especie de trauma en el electorado regional, que juega en contra del candidato llanero con pasado oficialista.

La dirigencia del partido fundado por Falcón, Avanzada Progresista (AP), conoce bien las implicaciones de esta debilidad y se ha esforzado infructuosamente en las últimas semanas por desterrar tal percepción, exaltando las diferencias entre su abanderado y Arias Cárdenas.

A finales de febrero, Eduardo Semtei, dirigente de AP y ex rector del CNE -durante las Megaelecciones de “¡el 28… el 28… el 28…!” de mayo de 2007-, rechazó las aseveraciones que retratan a Falcón como una especie de “monigote” del chavismo para legitimar un proceso condenado por las principales fuerzas opositoras del país, la sociedad civil y la comunidad internacional.

“La gran diferencia (entre Arias y el candidato de AP) es que uno estuvo en un golpe de Estado y el otro no (…) Falcón jamás ha estado envuelto en cuestiones militares, en golpes, en cuestiones de violencia, de insurrección. Nunca. Ha sido toda la vida un candidato asociado a una conducta cívica, democrática, constitucional, y así lo ha demostrado durante todos los años” aseguró Semtei al recalcar que el exgobernador de Lara jamás se puso una camisa roja ni dijo “Patria, socialismo o muerte”, pero aseguro que lo más importante de todo es que éste rompió con un Chávez que estaba en su mejor momento.

Sin maquinaria

Cuando Falcón inscribió su candidatura, en contraposición a la línea abstencionista de la MUD, no solo removió las antipatías que ya tenía ganadas en el seno de la oposición, sino que fue execrado de ésta, perdiendo así toda posibilidad de contar con una plataforma política amplia, indispensable para defender los votos frente a la superestructura electoral oficialista, montada sobre el poderío logístico, judicial, militar y financiero del Estado venezolano.

Sin un voluntariado como el que brindaría la MUD para garantizar testigos en todas las mesas, Falcón de seguro terminará sufriendo las consecuencias de aquella terrible consigna venezolana que reza “acta mata voto”, en los centros que logre conjurar la preferencia de los votantes.

La fragilidad en el andamiaje político del aspirante a Miraflores se hizo más evidente cuando el propio Diosdado Cabello, criticó en su programa de TV a la oposición zuliana por presionar a los representantes regionales de Avanzada Progresista para que no apoyaran a su abanderado.

“Gente muy cercana a Guanipa ‘el mayor’ presiona a Héctor Vargas y otros militantes del partido AP en Maracaibo, para que no apoyen la candidatura de Henri Falcón. En las mismas andanzas se encuentra la tolda del partido Copei en la entidad” indicó la información atribuida a uno de los “cooperantes” del llamado hombre fuerte de la revolución.

El comentario alude a una carta del 24 de febrero, atribuida a los dirigentes de Alianza Progresista en Zulia, Héctor Varga, Alberto Rodríguez, Clexida Pérez, Vidal Prieto, Rossi Rincón, Freddy Piña y Omaraly Gutiérrez, en la cual solicitan a Luis Romero, secretario general y demás autoridades del partido, “escuchar las señales que les da la calle” en contra del “escandaloso fraude montado por un CNE al servicio del Maduro y el Psuv” y retirar la candidatura presidencial, antes de que ésta dañe irreparablemente la imagen de su líder, la de organización y la de sus miembros.

“Habíamos observado con mucho interés las reuniones con la participación  de Copei, MÁS y Soluciones de Claudio Fermín, sin embargo las últimas horas indican que ni esas organizaciones apoyarán a nuestro candidato, lo cual cambia drásticamente el panorama (…) no tenemos dudas que los resultados serían muy desastrosos tanto para Henri Falcón como para nuestra organización” detalla la misiva.

La respuesta del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) de AP llegó a comienzos de marzo, cuando Luis Romero desestimó, durante una rueda de prensa, la importancia de la falta de respaldo de la MUD.

“Por allí salieron unos voceros de la Unidad, pero más que de la Unidad, del G4, planteando que nos expulsaban de la MUD, sobre eso no voy a caer en provocaciones, solamente tengo que decir que es muy difícil que nos expulsen de algo que hace tiempo dejó de existir”, expresó el dirigente al asegurar que todavía contaban con el apoyo de los cuadros medios y las bases del antichavismo.

Suenan los grillos

En el Zulia la dirigencia opositora se mantiene firme en la línea de la abstención y reitera de manera recurrente que “Falcón no es candidato de la MUD” ni de ninguno de los partidos que la integran. La vocería ha estado principalmente en manos de Juan Pablo Guanipa líder de PJ, mientras que Manuel Rosales, fundador de UNT, ha jugado un papel mas cauto acatando juiciosamente la línea opositora, sin asumir protagonismos.

Extraoficialmente fuentes allegadas al bloque afirman que la cúpula de AP ha intentado en vano sumar respaldo en las bases regionales pero “nadie quiere rayarse”. De igual forman descartan las supuestas presiones hacia la dirigencia de Avanzada Progresista en Zulia, y se confiesan sorprendidos por la carta que ha circulado en algunos medios digitales.

Entre los pocos aliados zulianos que el exgobernador de Lara mantiene, están los representantes del MAS y algunos dirigentes de Copei como Joaquín Chaparro y Rogelio Boscán, otros aseguran que AP ha buscado que el empresario y ex candidato a la Alcaldía de Maracaibo, Carlos Alaimo, tenga con Falcón un gesto de reciprocidad, ya que éste lo respaldó en noviembre de 2017 durante las municipales, pero hasta ahora solo hay silencio.

 

 

Redacción: Luis Ricardo Perez P.

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *