Zulianos no creen en los políticos: Ausencia de una figura aumenta incertidumbre para el 20M

“Sé que es necesario un cambio y que hay que votar, pero no sé por quién hacerlo”. La frase se repite entre los zulianos como antesala a los comicios presidenciales y de los consejos legislativos estadales de este 20 de mayo (20M). La gente cree en la política, pero no en los políticos, demostrando la carencia de una figura que responda a sus esperanzas.

La falta de credibilidad de los políticos se palpa en la calle. El descontento social se siente y se escucha, tanto en las voces como en las actitudes del electorado que anhela confiar en un liderazgo ante la crisis más histórica que atraviesa Venezuela.

“Yo quiero un cambio, la situación no puede seguir así, pero el punto es que no hay ningún candidato que me guste, todos hablan de lo mismo, además como siempre, prometen y prometen, pero no cumplen nada”, dijo Carlos Fereira, de 25 años y habitante de Maracaibo.

La incertidumbre de por quién sufragar le genera duda a Khaterina Palmar sobre si participar o no el 20 de mayo. “Como no tengo idea de por quién votar, entonces no sé si lo voy a hacer”, expuso la estudiante de 27 años.

Los que están más definidos por una figura específica, parecen estar del lado de los militantes duros del oficialismo. “Yo ya estoy decida, voy a votar por Maduro”, señala María Parra, ama de casa, de 60 años, aunque a juicio de expertos, la seguridad y firmeza de este sector por un actor preciso, no significa que esta sea la inclinación de la mayoría. Muchos no saben por quién decidirse.

Carmen González, ama de casa de 42 años, solo está segura de que quiere salir de este gobierno. “Yo solo sé que quiero salir de Maduro, y por eso tengo que participar en las elecciones. El problema es que no me gusta por completo ninguno de los otros candidatos, pero por alguno tendré que decidirme, solamente agrupándonos todos en un solo candidato es que lo podriamos sacar”, manifestó.

Gladys Moreno, ingeniero civil de 57 años, votó por el partido de gobierno desde el triunfo de Hugo Chávez, desde ese entonces, por primera vez en este 2018, no sabe por quién definirse. “Estoy esperando a ver si sale algún candidato nuevo y si no, en verdad no sé si vaya a votar”, refirió a pesar de que ya terminó el lapso para que los abanderados inscribieran sus postulaciones ante el Consejo Nacional Electoral (CNE).

 

El por qué de la incredulidad

La politóloga Ana María Osorio, experta en estrategia política, apuntó que “las figuras están desgastadas”. Está de acuerdo con el hecho de que los zulianos creen en la política, pero no en los políticos, recalcando que esto aumenta el margen de incertidumbre en cuanto a si ir o no ante las urnas electorales.

“El liderazgo político existe, lo que no hay es un actor que capitalice ese descontento”, destacó la también conferencista, quien subrayó que a las personas les cuesta creer en los diferentes postulados porque piensan que éstos colocan sus propios intereses por encima del pueblo. Sin embargo, resaltó que el descontento ante la crisis es tan alto, que a la final, los electores decidirán “por la vía menos mala”.

El comunicador Tarek Yorde, experto en marketing de políticas públicas, considera que si la ciudadanía no creyera en los políticos, creería en los “guerreros”. Opina que a pesar de todo, siguen manteniendo el voto como vía pacífica de solución y esto los hace tener que apoyar a algún candidato. No obstante, asevera que hay desconfianza en cuanto a los postulados para las actuales elecciones. “En cuanto a la oposición, la desconfianza es porque ofrecieron salidas en falso, hay falta de acciones contundentes, confrontaciones internas y promesas incumplidas (…) Pidieron marchar, la gente marchó y no pasó nada; pidieron votar y no pasó nada, así que las personas se desconectaron. Hubo un deslave de credibilidad. (…) El errror del chavismo ha sido cerrar las salidas políticas, esto genera impotencia. El Gobierno ha implantado la desesperanza aprendida, un mecanismo de dominación de la gente que les inculca que sus esfuerzos son inútiles, que es inútil denunciar, marchar o votar, porque hagan lo que hagan, son omitidos (…) Hay abulía que es un alertagamiento social porque la población se quedó sin líderes de calle con discursos confiables y con capacidad de movilizacion”.

El politólogo Luís Aguilar, especialista en campaña electoral, afirmó que “hay desconfianza en los políticos porque para la gente, la dirigencia se convirtió en parte del problema y no en la solución. Ven que tanto en la oposición como en el oficialismo, manejan líneas discursivas obsoletas, hablan del problema y no en solventarlos a futuro. El zuliano está muy decepcionado de sus líderes y por eso los rechaza”.

 

TuReporte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *