Solo hasta Maiquetía “vuelan” los marabinos en destinos nacionales

Los vuelos directos desde Maracaibo a los principales destinos nacionales como Porlamar, Barcelona, Puerto Ordaz y Valencia ya no existen. En un 80 por ciento bajó la disponibilidad para cubrir las rutas domésticas desde y hacia la capital zuliana, porque la única alternativa de vuelo es hasta Caracas, con dos aviones que cubren una frecuencia diaria y vuelo que viaja a Valencia una vez a la semana. El resto de los destinos se ofertan desde el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar.

Esta es la realidad que viven día a día, no solo quienes requieren desplazarse de manera rápida a otras ciudades venezolanas, sino también los profesionales que laboran en las agencias de viajes y mayoristas turísticos, y que “planean” en medio de una tormenta de inconvenientes para ofrecer sus servicios.

La situación es tal, que si alguien requiere, por ejemplo, viajar hasta Porlamar, debe adquirir un boleto a Caracas y otro desde Maiquetía hasta el Aeropuerto Internacional del Caribe, Santiago Mariño, proceso que confronta al pasajero con situaciones como diferencia de días entre conexiones, altos costos en las tarifas y esperas interminables por un asiento.

Angela Chalco, representante de la agencia Molina Viajes, asegura que solo dos aerolíneas, Venezolana y Láser, tiene una frecuencia diaria que sale desde el Aeropuerto Internacional La Chinita hasta Maiquetía, Conviasa cubre la ruta Maracaibo – Caracas con un vuelo todos los domingos y Turpial Airlines sale con destino a Valencia los lunes y sábado.

El resto de los destinos nacionales se cubre desde Caracas, lo cual implica que el pasajero deba pernoctar en Maiquetía o esperar varios días por la conexión, sin contar con las cuantiosas sumas que debe invertir.  “Hace meses que no se oferta la ruta Maracaibo – Porlamar, que era una de las más solicitadas por ejecutivos y turistas, así que los pasajeros van a Caracas y duermen allá, para tomar el avión al día siguiente”, relata Chalco.

También explica que muchos vuelos directos se exhiben en pantalla de internacionales y se cotizan en dólares, oferta que hace legal el cobro en divisas de un vuelo doméstico. Otro inconveniente es que la opción de reserva en línea desapareció de las páginas de las aerolíneas, así que los pasajeros deben ir a las oficinas, considerar las opciones del momento y ponerse en lista de espera durante semanas.

“Cada vez hay menos alternativas para quienes tiene la necesidad de viajar periódicamente, sobre todo por lo que representa movilizarse por carretera. Nosotros hacemos todo lo posible por satisfacer los requerimientos del cliente, pero es difícil”, acepta Chalco.

Bachaqueros del aire

El mayor problema para los trabajadores de las agencias de viajes es la proliferación de lo que Chalco llamó “bachaqueros del aire”. “Son jóvenes que se sientan todo el día frente al computador a la espera para pescar ofertas de vuelos, luego revenden esos boletos por hasta un 50 por ciento más sobre la tarifa regular, en cambio nosotros nos ceñimos a un proceso que implica poner al cliente en lista de espera, enviar un correo a la línea aérea y esperar la confirmación”, comenta y puntualiza que el costo promedio de un vuelo redondo Maracaibo – Caracas es de ocho millones de bolívares (ocho mil bolívares soberanos).

“El año pasado la situación estuvo difícil, pero este año la disponibilidad de vuelos bajó como un 80 por ciento y estos trabajadores freelance, que están a la vanguardia, acaparan y venden con sobreprecio los boletos, esto dificulta y hace más escasa la posibilidad de viajar”, puntualiza.

Unos 20 millones fácil

Keiwer Hernández, especialista de Grupos Senior de la mayorista Maso, corrobora la información, sobre la inexistencia de vuelos hacia los principales destinos nacionales. “Si una persona va a otra ciudad la conexión es por Caracas, así que en definitiva, un pasajero que va de Maracaibo a Porlamar termina invirtiendo unos 20 millones de bolívares”.

Maso maneja una tarifa promedio Maracaibo – Caracas de nueve millones de bolívares (nueve mil bolívares soberanos) con un adicional de unos 10 millones por conexión, lo que coloca la movilización aérea fuera del alcance de muchos y la convierte en una opción de “emergencia”.

Según los itinerarios que maneja la mayorista de turismo, Láser viaja Maracaibo – Caracas de lunes a domingo con salida a las 9.45 de la mañana. Venezolana oferta un vuelo los miércoles con salida a la 10.30 de la mañana y otro que cubre martes, jueves, viernes y sábado con salida a las 3.00 de la tarde. Además trabajan con Aero Caribe que oferta salida los lunes a la 1.00 de la tarde.

Los retornos para Láser son de lunes a domingo a las 8.00 de la mañana, para Venezolana de lunes a miércoles a la 1.00 de la tarde; martes, viernes y sábado a las 8.00 de la noche y los jueves a las 10.59 de la noche. Aero Caribe retorna cada lunes a las 10.00 de la mañana.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *