Régulo Pachano: “El arte no es sólo un aliciente para el espíritu, también sirve para descubrir realidades”

“En estos tiempos es muy importante que los que estemos al frente de estos espacios culturales, tengamos un contacto directo con el público, con la comunidad”, afirma Régulo Pachano, presidente de la Fundación Centro de Arte de Maracaibo Lía Bermúdez (Camlb). Los siete días de la semana está allí, a disposición de sus visitantes.

Pachano ingresó a la fundación como su abogado hace 27 años, dos años antes de que se inaugurara el centro de arte en sí, contratado por la Secretaría de Cultura. Y lo dirigió hasta 2015. Ahora, en el cargo de presidente, sigue trabajando sin descanso.

“Mi trabajo es como un sacerdocio, escuchas a la gente, le puedes dar una mano, invitarla a una exposición, a otro espacio cultural de la ciudad. Ese es nuestro trabajo en este momento. Ser, de alguna manera, un aliciente, un oxígeno para el público”.

—¿Es Maracaibo una ciudad amante del arte, de la cultura?

—Nosotros somos un centro cultural, donde las artes son una forma de expresión de la cultura. Manejamos el concepto de cultura en un sentido amplio, donde las artes, la ecología, el deporte, la economía y la política forman parte de nuestro trabajo diario.

—¿Cuáles son los eventos con mayor demanda entre el público que los visita?

—El Camlb es un centro de manifiesta vocación popular. Desarrollamos actividades y programas que benefician a diferentes grupos de nuestra sociedad. Hay programas bandera que articulamos directamente con los grupos, artistas y comunidades. Por supuesto, el cine, la danza, el teatro tienen mucha demanda. Siempre hay mucha asistencia cuando tenemos actividades relacionadas con los artistas plásticos zulianos. Pero cuando desarrollamos foros ambientalistas se nos llenan los espacios; cuando hablamos del patrimonio, como la preservación del Casco Central. Es un centro multidisciplinario.

—A una sociedad que ocupa la mayor parte del tiempo en cubrir sus necesidades primarias, ¿tiene disposición para disfrutar de actividades culturales y artísticas?

—Es medular en estos tiempos. Estoy desarrollando una investigación sobre el papel que juegan estos espacios en estos tiempos de crisis, de conflicto, en los que la gente trata de cubrir sus necesidades primarias y luego lo demás. No podemos negar que la crisis afecta: no hay transporte público, no hay efectivo y a la gente le cuesta llegar al centro de la ciudad. Pero la respuesta de la gente es: “por favor mantengan las puertas abiertas, porque esto es un Oasis, porque es de la única forma podemos oxigenarnos”. Y es muy cierto, lo ves en la expresión de sus rostros, ya sea luego de una película, una actividad musical muy sencilla o si es danza. Este fin de semana vinieron más de 400 personas al Domingo Familiar.

—¿Cuál ha sido el comentario más conmovedor que le ha hecho un visitante del Camlb recientemente?

—El domingo una señora me dijo: “nunca nos vayan a cobrar en el Domingo Familiar”. Es un programa que se ha hecho todos los domingos a las 11:00 de la mañana, durante 24 años, de forma gratuita. La señora me lo suplicó: “nunca dejen de hacerlo gratuitamente porque es lo único que en estos momentos puedo hacer en el tiempo libre”.

—La cultura también puede salir al rescate de una sociedad

—A través del hecho cultural y del arte se puede oxigenar una persona. Es una posibilidad de reflexión, de confrontación. De expresión también, porque los artistas están en la sociedad y expresan sus sentimientos a través de la creación. El espacio cultural se convierte en un espacio de negociación por naturaleza, en estos tiempos de fractura social que vivimos.

—¿Cómo han logrado ustedes enfrentar una crisis económica que no hace excepciones con nadie?

—La fundación tiene muchos retos para 2018. Primero, porque el centro de arte cumple 25 años de inaugurado. En el tiempo más complejo se celebra este aniversario, que creo que ya es el primer logro. Porque los últimos tres años han sido uno más cuesta arriba que el otro. Pero ternemos que reinventarnos, estamos estimulando la autogestión para un ganar de todos con los grupos y los artistas. A Dios gracias tenemos la ayuda de la Sociedad de Amigos del Camlb que también es un punto de apoyo importante. Ellos también están diseñando una nueva programación para este año que permita obtener otra fuente de ingresos .Hemos creado un abanico de posibilidades para el alquiler de la nave central con unas tarifas adicionales que nos permitirá viabilizar para que se hagan más eventos.

—Una sociedad que no tenga a su alcance manifestaciones artísticas y culturales para su disfrute, ¿es más vulnerable a la hora de lidiar con la crisis que vive, o puede sobrellevarla sin su ayuda?

—Nunca. El arte no es sólo un aliciente para el espíritu, sino que sirve también para generar conocimiento y descubrir realidades.

 

Redacción: José Flores

Fotografía: Cortesía Camlb

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *