¿Quiere conocer una casa con 200 años de historia? Visite el Balcón de Lola

El Balcón de Lola es una edificación cuya historia inicia a finales del siglo XVIII. La estructura actual se construyó en 1930 y fue propiedad de María Dolores Urribarrí, nativa del municipio Santa Rita del Zulia. Pronto se realizará la primera visita guiada a esta vivienda que es museo y patrimonio cultural venezolano.

La iniciativa de promocionar y visibilizar esta joya histórica y arquitectónica nace de Lorena Parra, arquitecta dedicada a resaltar el patrimonio cultural y arquitectónico del Zulia. Desde su cuenta de Instagram @arquitecturando, la profesional se encarga de exaltar esos lugares turísticos y patrimoniales que vale la pena visitar, conocer y fotografiar.

Esta será la primera visita guiada al Balcón de Lola. El viaje está pautado para el próximo sábado 4 de agosto, con salida desde Maracaibo. “Antes hemos organizado caminatas fotográficas por el centro de la ciudad y recorridos por Zapara, Ceuta, isla Providencia, Paraguaipoa, entre otros”.

La invitación es a dejarse seducir por la historia y contribuir a la sustentabilidad de estos espacios. Para este primer recorrido están convocados 25 afortunados, quienes podrán cruzar el Puente sobre el Lago, conocer una parte del Zulia, observar el estilo de vida y la cultura del siglo pasado, reconocer que existe un patrimonio regional, además de valorar y aprender a proteger lo autóctono, con el orgullo de ser zuliano.

El lugar de las protestas

Según el Catálogo del Patrimonio Cultural del municipio Santa Rita, esta edificación fue sede de los poderes públicos del municipio Santa Rita a finales del siglo 18, por poseer espacios amplios y confortables.

Allí fue donde los santaritenses realizaron la primera protesta pública, para exigir a la autoridad municipal, el teniente Bernardino de Oquendo y Pineda, que dejara de ser un gobernante déspota e insolente.

La gente se aglomeró frente a la vivienda y en medio de gritos y amenazas el teniente tuvo que salir a humillarse frente a la multitud. Años después que se fundó la jurisdicción el inmueble quedó desocupado hasta 1929, cuando fue comprado por Luis Ramos y Lola de Ramos.

El matrimonio inició en 1930 la construcción de la estructura actual y del famoso balcón, manteniendo la casita original de la parte posterior que data de 1800. Bajo su piso se descubrió cerámica precolombina 2000 años más antigua.

El Balcón de Lola

Lola era María Dolores Urribarrí, la menor de tres hermanos, que nació en Puerto Escondido, sector del municipio Santa Rita, en 1904. Era una joven muy trabajadora, quien contrajo matrimonio con un ganadero del municipio, Luis Felipe Ramos, viudo y con siete hijos. “Doña Lola” los crió. De su maridaje nace María Isidra Ramos, a quien en la región la conocen como “Chilita”.

“En 1930 se comenzó a edificar El Balcón de Lola, un edificio que se construyó sobre zanjones con material traído desde isla de Toas, con ventanales, jardines colgantes, caña brava, bejucos, concha de coco, barro, madera, ladrillos, aljibes y otros materiales”, contó durante una entrevista con un medio local, Adaulfo Andrade, cronista del municipio.

Agustín Paz construyó durante cuatro años la obra en un terreno que medía 23 metros de frente y de fondo, una distancia entre la orilla del Lago de Maracaibo y la vía pública del municipio.

Eran tres casas que se comunicaban por puertas intermedias entre ellas, la primera fungía de salones, sala de recibo, la segunda de garaje, y la tercera cuartos de habitación y la cocina.

El segundo piso que integraban un balcón, tres corredores y además dos piezas una de bahareque y otra de madera, ambas hacia el norte, y tres aljibes construidos de cemento con armadura de hierro y concreto.

De puertas abiertas

En 1998 fue comprado por la Corporación Alcaldía de Santa Rita, donde nacieron nuevas historias. El Balcón de Lola funcionó como museo, pero tiempo después cerró sus puertas. Hoy día la casa museo está de nuevo activa, ahora bajo la dirección de Telo Rodríguez.

El próximo sábado el Balcón de Lola abre sus puertas de par en par para “recibir visita”. Los turistas saldrán de la Plazoleta de la Basílica y serán trasladados en bus hasta el lugar, donde podrán disfrutar de una presentación de danzas, una banda musical, refrigerio e hidratación, además se garantiza la custodia policial.

Esta es una excelente oportunidad para conocer las riquezas culturales zulianas y además contribuir a la sustentabilidad del patrimonio cultural y arquitectónico regional que está más vivo que nunca y a la espera del reconocimiento de los zulianos.

Contactos:

@arquitecturando

Teléfono: 0414-969.7387

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Archivo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *