“Paintball” Maracaibo Extremo: ¿Víctima de malas decisiones o de crisis económica?

Inició como un punto de encuentro donde entre amigos se podían liberar tensiones y que luego, se convirtió en una incertidumbre para quienes lo lideraron y practicaron una disciplina que muy pocos consideraban que podría llegar a ser profesional.

El Paintball fue un deporte que, hasta el 2014, adquirió Venezuela desde los Estados Unidos y que su furor en el país logró  la creación de su propia Liga Venezolana de Paintball (LVP) y una VIPER LEAGUE, donde cada Estado contaba con cinco equipos, aproximadamente. El estado Zulia no se quedó atrás y contó con una cancha donde no solo asistían quienes lo practicaban profesionalmente, sino también, público en general que se convirtió en fanático de tener batallas con sus “marcadores” que lanzaban esferas de pintura y que al tocar al oponente, éste era eliminado.

Paintball Maracaibo Extremo estaba ubicado en La Vereda del Lago, justo detrás de las canchas de tenis, espacio el cual, aún existe y que dejó como huellas, pipotes de agua de diferentes tamaños, que en sus últimos días, llegó a ser el escudo de los que lograron al menos, despedirse de él.

¿Víctima de malas decisiones o de la crisis económica?

En el año 2010 el Gobierno Nacional, liderado por el fallecido y ex presidente, Hugo Chávez, promulgó una ley llamada Ley contra videojuegos y juguetes bélicos con la cual, Paintball Maracaibo Extremo se vio amenazado a pesar de que el deporte no se considera uno de ellos, a diferencia del Airsoft con el cual, para practicarlo, se usan réplicas de armas que son utilizadas incluso, por las Fuerzas Armadas.

El 2012 fue el año en el que por primera vez, debió cerrar sus puertas. Desde entonces, era más constante que por “razones ajenas a su voluntad”, no abrieran para el público; situación que a sus clientes y fanáticos, no les hizo ruido, pero, para quienes necesitaban del espacio para así, practicar 2 o 3 veces a la semana, antes de algún torneo o válida como le llaman, le estaba empezando a dificultar el ejercicio de este deporte.

Llega el 2014 e inicia una crisis económica que no pensaron sería, quizás, el fin de un auge que se incrementaba cada vez más. En esos años, ir a practicar o a drenar los problemas que una persona común tenía, le costaba desde 50 a 200 bolívares, un monto que al dividirse entre los integrantes de cada equipo, fácilmente podían cancelar.

 El dólar acabó con el Paintball Maracaibo Extremo y ese deporte, en el país.

Al no ser un deporte reconocido a nivel nacional, ningún ente gubernamental tomó la atención suficiente para poder aportar equipos o lo que necesitaran para poder ejercer, ya que, nunca borraron de su mente, el creer que era un juego bélico que había que desaparecer, más aún, porque a partir de los 13 años, tranquilamente eran bienvenidos a participar.

Poco a poco se iba volviendo más difícil adquirir implementos como esferas, máquinas y todo lo que se necesitaba para mantener la cancha y poder seguir ofreciendo el espacio de diversión y al mismo tiempo, las clases personalizadas o grupales que se dictaban allí mismo.

Los que solían jugar y formaban parte de los equipos que iban a competencias nacionales, develaron cifras de lo costoso que es practicar Paintball en la ciudad y en el país en general. Una caja de esferas cuesta, aproximadamente, entre 30-40 dólares americanos (ya que todo debía ser importado desde los Estados Unidos), siendo éstas para principiantes, mientras que, para un nivel profesional, puede llegar a costar entre 70-80 dólares.

Eso solo contando las esferas las cuales son esenciales para el juego, aunado a eso, existe un búnker (su función es ser los escudos para los participantes) los cuales se van deteriorando por el sol y deben ser reemplazados periódicamente (5 mil dólares).

A medida que pasó el tiempo y se debía adquirir nuevos equipos, se volvió más complicado seguir compitiendo y practicar la disciplina y los equipos se iban disolviendo, ya que, todo debían costearlo ellos mismos.

Además de lo material, el personal comenzó a dejar de ver rentable y divertido ser paintballers y se crearon dos escenarios: los que migraron y los que cambiaron el Paintball por Crossfit (disciplina que consta de acondicionamiento físico mediante ejercicios variados y funcionales) o cualquier otra actividad que fuese más accesible, para así, decirle adiós a la única cancha de este deporte en Maracaibo.

La posibilidad de una re apertura está vigente, según su propietario, Martín Peralta. Sin embargo, a todos los amantes de ese espacio en la Vereda del Lago y que añoran que regrese, deberán esperar que se asome una esperanza más realista.

Redacción: Gerardine La Cruz Villasmil.

Foto: Cortesía de @100PCTPAINTBALL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *