Guanipa: “Omar Prieto se aprovechó de las circunstancias sin ningún rubor ético”

Noventa días han transcurrido desde las elecciones regionales de 2017. Juan Pablo Guanipa, gobernador electo del Zulia en esa jornada, sopesa su decisión de no juramentarse ante la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), que le impidió tomar posesión de su cargo: no está arrepentido.

El dirigente de Primero Justicia reconoció, por otro lado, el “talante de estadista” de Julio Borges, su compañero de partido, al frente de la Asamblea Nacional durante el período 2017. Pese las críticas que ha levantado su participación en el diálogo entre Gobierno y oposición en República Dominicana, lo elogia.

“Ha hecho un trabajo en función de lograr que el país tenga una oportunidad de salir de la situación que está viviendo. Hay gente que no ve bien el trabajo que se está haciendo, y comienzan las especulaciones”.

Guanipa tiene claro que la oposición necesita un candidato único y unitario para enfrentar a Nicolás Maduro en las elecciones presidenciales de 2018, incluso si se tratase de un outsider como Lorenzo Mendoza, presidente de empresas Polar.

“Tengo respeto por Lorenzo, ha sido un emprendedor importante que ha apostado por Venezuela y eso tenemos que impulsarlo. Independientemente de que sea o no el candidato, tiene que ser un factor fundamental en la lucha por el cambio que debe darse”.

—Muchos comentarios se han hecho sobre tu decisión de no juramentarte como gobernador del Zulia ante la Asamblea Constituyente, ¿qué te motivó a no hacerlo?

—Esta es la decisión más difícil de toda mi carrera política. Y si yo tuviera que volver a estar en esa encrucijada, volvería a tomar la misma decisión porque tengo la convicción de que en Venezuela se está instaurando un régimen dictatorial. Cualquier cosa que hagamos que favorezca a Nicolás Maduro en la Presidencia de la República, debemos evitar hacerlo. Nadie podrá culpar a Juan Pablo Guanipa por que Maduro profundice su intención totalitaria. Creo que en un momento difícil de tomas de decisión, uno lo que tiene que hacer es abrazarse a los principios y fue lo que yo hice.

—Luego de que la Asamblea Constituyente te desconociera como autoridad electa, te embarcaste en una gira en la que tus críticos vieron una aspiración presidencial

—Después de la decisión que yo tomé, el 23 de octubre, yo vine al Zulia y el día 24 hicimos una manifestación que intentó llegar al Palacio Legislativo para exigir nuestra juramentación, y luego recorrí el estado. Después Primero Justicia me solicitó que hiciera un recorrido por el país, y entre noviembre y diciembre recorrimos 19 estados.

—¿Te has planteado ser candidato?

—Mi objetivo fundamental en este momento es que Maduro se vaya de la Presidencia de la República, y todo este modelo. ¿Quién va a abanderar esa lucha?, creo que eso es secundario. Si me dicen “tenemos que lograr una figura de consenso, Lorenzo Mendoza o cualquiera”, acompaño a quien pueda enarbolar la bandera para salir de esta situación. Si en República Dominicana se logran levantar las inhabilitaciones de los dirigentes de la oposición y Primero Justicia me dice que Henrique Capriles está en mejores condiciones para asumir la candidatura, lo acompaño. Si Primero Justicia me dice “vamos a primarias, tú eres el candidato”, yo le echo pichón. Pero si todos tenemos claro que el objetivo fundamental es liberar a Venezuela de esta situación, tenemos que estar dispuestos a hacer cualquier sacrificio personal.

—Se organizó una marcha para pedirle a Lorenzo Mendoza, dueño de empresas Polar, que se postule a la Presidencia de Venezuela, ¿por qué crees que la gente apuesta a un outsider?

—Creo que ha habido desgaste de la dirigencia opositora, han sido momentos muy difíciles para el país, y lamentablemente el venezolano tiene la tendencia a buscar culpables externos, el culpable es el otro, y eso termina afectando a los dirigentes. Es muy negativo para el país pensar en construir un nuevo mesianismo, no podemos pensar que alguien nos va a resolver los problemas. Y a veces creo que se puede estar viviendo desde esa perspectiva. Sin embargo, si todos los sondeos, la opinión de la gente, indican que Lorenzo es la persona para asumir la candidatura presidencial y se genera alrededor de él un consenso, yo creo que eso es válido, no podemos negarnos a ninguna posibilidad. No me cierro a una candidatura de Lorenzo, no me cierro a un consenso, no me cierro a unas primarias. Necesitamos un candidato de consenso.

—En el diálogo en República Dominicana no ha habido consensos, ¿crees que el Gobierno cederá ante las exigencias de la oposición?

—El hecho de que se haya decidido continuar la discusión tiene que darnos cierta esperanza. Yo no voy al diálogo con mayores expectativas porque sé que nos enfrentamos a gente que no cree en la democracia ni respeta su propia palabra. Pero cualquier esfuerzo que se haga para salir de esto, es válido. No soy de los que se sienta a esperar a que fracasen para después decir “se los dije, yo tenía razón”. Todo hay que agotarlo hasta que podamos tener una solución pacífica a la crisis, que nunca se diga que no hicimos los esfuerzos necesarios para poder salir de ella.

—Omar Barboza, de un Nuevo Tiempo, fue electo presidente de la Asamblea Nacional no sin pocas críticas, ¿crees que es la figura correcta para el cargo en este momento?

—Según el acuerdo que se hizo para la conformación de la directiva y otros cargos en el Poder Legislativo para estos cinco años, este año le correspondía a Un Nuevo Tiempo. Creo que es sólido respetar el acuerdo. Omar Barboza es hombre con experiencia. Yo no lo voy a descalificar. Es una persona que ha dado su aporte a la democracia venezolana, el hecho de que sea una persona mayor no lo descalifica tampoco. Tenemos que aprovechar más bien la experiencia que él tiene y que eso nos ayude a tener un año en este Parlamento para poder seguir luchando por la instauración de la democracia.

—¿Cómo quedó la relación entre Un nuevo Tiempo y Primero Justicia en el Zulia luego de que Manuel Rosales se postulara como gobernador en la repetición de las elecciones regionales?

—Siempre se producen desencuentros, y esos desencuentros nuestros con Un Nuevo Tiempo no son nuevos. Pero también ha habido puntos de inflexión en los que hemos logrado trabajar en conjunto. No me voy a convertir en juez de las decisiones que se tomaron, ya la Historia dirá quién tuvo la razón o no en todo este asunto. Lo importante es que logremos salir de la situación dramática que vive el país. El hambre no espera.

—¿Han conversado tú y Manuel Rosales desde ese entonces?

—No, para nada. Cuando tomé la decisión de no juramentarme, lo invité a desayunar en Caracas. Conversamos, le dije lo que estábamos estudiando, él me dio su punto de vista. Cuando la decisión fue definitiva, tuve la deferencia de llamarlo para informarle. Después de eso no hemos conversado más.

—Hasta la semana pasada hubo poco más de 100 saqueos en toda Venezuela, ¿por qué la oposición no ha logrado articularlos y transformar estos actos vandálicos en protestas políticamente conscientes?

—Se ha instaurado el miedo en Venezuela. En el pueblo y en la dirigencia. Este es un Gobierno que ha actuado con total salvajismo para perseguir a la disidencia y yo  creo que eso influye en que no haya dirigentes políticos encabezando procesos de protesta. Todo lo que ha pasado en el país es evidentemente espontáneo. Cuando Maduro nos acusa de ser factores de desestabilización y que le pagamos a la gente para que salga a protestar, sabe que está mintiendo. Que la gente haya tenido que hacer acciones de violencia que termina siendo pueblo contra pueblo, no es bueno. Y quizás en un momento de desesperación, estás atentando contra tu propio futuro. Ojalá Maduro tuviera un destello de lucidez y renunciara a la Presidencia de la República. Y si no es así, que se permita elegir a un nuevo presidente.

—Ese destello de lucidez incluso se lo ha pedido Rafael Ramírez, expresidente de Pdvsa

—Sí, han aflorado las diferencias. Creo que Ramírez es corresponsable del irrespeto a las instituciones, de la corrupción profunda que ha habido en este Gobierno. Cómplice de Chávez, cómplice de Maduro, hasta que intereses internos hicieron que cada uno estuviera por su lado. Ahora sí surge toda la corrupción de Ramírez, cuando ya todo el mundo lo había denunciado. Aquí la corrupción tiene el signo de la lealtad: si tú eres leal, tú eres honesto aunque seas corrupto; si eres desleal, te conviertes en corrupto aunque seas honesto.

—¿Crees que el Zulia sienta a Omar Prieto como su gobernador legítimo?

—Definitivamente, no. El pueblo del Zulia sabe que su gobernador legítimo es Juan Pablo Guanipa. Omar Prieto lo que hizo fue aprovechar una circunstancia, sin ningún rubor ético, para hacerse de la Gobernación sin contar con apoyo popular. El tiempo irá poniendo las cosas en su sitio.

 

Redacción: José Flores

Fotografía: Cortesía Primero Justicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *