Rhonald Rivero, el Padre 2.0: ¿Sacerdote, figura pública o un simple mortal?

Es uno de los sacerdotes más populares de Venezuela. Su cuenta de Instagram pasa los 62 mil seguidores, sin embargo, pocos saben de él en Maracaibo. A finales de mayo de 2016, el padre Rhonald Rivero decidió dejar su parroquia, sus múltiples actividades y a su familia, para buscar nuevos rumbos en México.

Ahora es Rhonald 3.0. “#Filósofo, #Teólogo #Diseñador de mis sueños, en la osadía de compartir mi #espiritualidad”. Una osadía que no tiene medias tintas, la gente lo apoya incondicionalmente o lo critica con dureza. Pero la pregunta que sus seguidores se hacen todavía no está satisfecha: ¿Aún es sacerdote?

La respuesta podría estar explicita entre los últimos post de su cuenta, donde aparece con sotana blanca, durante una eucaristía para despedir el 2017. Pero implícitamente, la partida del padre Rhonald dejó muchas interrogantes, sobre todo para quienes abogan por la “imagen” que debe proyectar un religioso.

Llamado a ser diferente

El sacerdote, de 37 años (se ordenó en 2007), causó revuelo en Maracaibo, no solo por su forma de vestir, sino por su manera de llevar la palabra de Dios y enviar mensajes positivos para una mejor vida espiritual, a través de las redes sociales.

“Dios me estaba llamando con todo lo que yo era, con mi celular, con mi computadora, con mi arte, con mis energías; todo eso que yo antes veía como una frivolidad. Después me dije: ‘Ese soy yo. Si Dios me diseñó a mí, cómo voy yo a pensar que Él se equivocó’, comentó en una oportunidad, en 2014, cuando su presencia en las redes comenzaba a tomar auge.

“Cuando empecé el sacerdocio, renuncié a todo eso por un tiempito. Luego la misma Iglesia fue pidiendo. Si yo estoy aquí y puedo darle una solución a eso, por qué tengo que esperar a que me llamen y aprendí que no es verdad que tienes que esperar a que la gente te reconozca tu talento. Advertí el mío y a partir de ahí apoyé a la Iglesia para que tuviera, al menos desde el punto de vista de promoción, eventos y diseños, una imagen más competitiva con la mercadotecnia social”, justificó.

Fue párroco en la iglesia San Martín de Porres del sector Los Estanques y también ofició misa en la Iglesia Nuestra Señora de la Palma en la urbanización El Pinar. “En ambas iglesias acuden muchísimas mujeres. Jesús llama a la gente y busca cualquier excusa, es como un anzuelo, si yo sirvo de anzuelo para Papá Dios, yo me dejo usar. Dios no se equivoca en la manera de diseñar a las personas y nos llama para que usemos nuestros talentos a su servicio”.

Una vida multimedia

El primer post en Instagram de Rhonald Rivero fue el 6 de julio de 2011 y obtuvo solo 8 likes. Sus mensajes de amor, fe y optimismo, y sus imágenes tomadas e intervenidas por el mismo fueron calando en la feligresía poco a poco y para mayo de 2013 ya contaba con mil seguidores.

En 2014 todo cambió. El Padre 2.0 tomo fuerza en las redes y dio su salto a los medios de comunicación. Revistas, periódicos, páginas web, todos quisieron conocer su historia, la reseñaron y la multiplicaron a la ciudadanía.

Pronto Rhonald tuvo un puesto privilegiado en la sociedad marabina. Bodas, inauguraciones, bautizos y todos los eventos considerados de importancia pugnaban por contar con su presencia, para recibir la bendición de Dios a través de él y, de ñapa, tomarse una selfie con el sacerdote.

Espíritu móvil

Rhonald Rivero también es artista plástico y digital. Su formación académica la realizó en Niños Cantores. Ahí se destacó en canto y dibujo, tuvo un proceso autodidáctico. Luego ganó premios de arte. Al principio, no le gustaba la computación, pero cuando aprendió su uso, cambió la paleta y el pincel por una Mac. Hoy día tiene 18 años haciendo arte digital.

Parte de sus diseños los sube a Instagram, Twitter y Facebook. En aquella época los utilizaba para invitar a los feligreses a ir a misa. “La gente me dice: ‘Padre, yo nunca venía pero cuando vi eso no pude dejar de venir. Yo lo que hago es desbloquearme de todo lo aprendido y decirles desde el corazón, yo quiero que vengáis para acá”.

Con estas herramientas y en simultáneo con su crecimiento religioso, en 2015 Rhonald lanzó su marca Espíritu Móvil, una línea de 14 forros para celular. “Para muchos el teléfono es como una oficina. Quise colocar un mensaje positivo, hacerlo en el lugar del case del celular usar ese espacio como una cartelera que recuerde que Dios nos ama”, aseguró el día del lanzamiento.

¿Qué paso con el Padre 2.0?

A principios de 2016 el sacerdote estaba “montado en la ola” o eso pensaba la gente. Ya ostentaba la etiqueta de influencer y se le vio ganando espacios en la Maracaibo high class, con gente ajena a la iglesia, más cercana al mundo del espectáculo.

Pocos meses antes de su despedida se rumoreó que la Iglesia lo trasladaría a la sede de la Arquidiócesis, para realizar “labores administrativas”, pero esto no fue confirmado.

Su última aparición en público en tierras marabinas fue durante un evento organizado por la revista Entre Socios, donde participó con el conversatorio Mi historia: la resilencia constante de los imposibles.

Solo sus más allegados se enteraron de sus planes inmediatos y el 1 de junio de 2016, como si nada, anuncio por la red social: “Ya en #México desde donde les saludo con amor a todos los que nos conectamos por esta privilegiada y complicada vía 2.0”.

Su partida significó un misterio para quienes con fervor seguían su vida virtual, tanto así que solo dos semanas después de su ausencia, comenzaron las interrogantes sobre dónde estaba y por qué se fue.

La avalancha de comentarios a favor y en contra inundo las redes. “¡Ya no te metas en lo que no es tuyo! Estás perdiendo tiempo, energía, paz, para hacer bien lo que si te toca. Ves mal el bien que te toca por ver bien el mal que a otro toca”, escribió como mensaje en julio de ese año.

Días más tarde comentó: “Tu hogar está donde lo deseas y decides. Tu hogar eres tú a donde estás ahora y va contigo si decides cambiar. Tu hogar y tú mejor amor, respaldo y compañía eres tú. Eres el Ángel de la guarda que Di.s puso en la tierra para cuidarte”.

El 15 de julio de 2016 anunció su actualización: “En cada amanecer, el hombre nuevo que renace de mi está más completo, pero aún le falta tanto que soy como una batería de sol absorbiendo luz en todo lo que hago y en lo que no hago. Soy tan vulnerable como lo he disimulado por años para no recibir tanto daño, pero es inútil, vivir duele tal vez más que morir. Vivo sin vivir en mí… Vivo en mi nueva actualización que está por terminarse de cargar… Rhonald 3.0”.

Hoy día estudia en la Universidad Marista de Ciudad de México y continúa con los proyectos diocesanos de renovación pastoral con el Movimiento por un Mundo Mejor de México y con su fundación Vivir Mejor, un voluntariado para la prevención del abandono infantil, la deserción escolar y la desnutrición. Trabaja en Nanocromias Marketing Digital Agencia Creativa y sigue con Espíritu Móvil.

Si es sacerdote o renunció a su vida ministerial pocos lo saben. Sin embargo, Rhonald sigue bendiciendo la vida, dando muestras de que la fe mueve montañas y de que el principio universal de la vida nace dentro de cada ser humano y de allí se proyecta hacia los demás. Él lo ha hecho desde sus posibilidades ¿bien o mal? “Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra”.

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Instagram @rhonaldrivero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *