Fedecámaras: “marzo fue un mes cruel e inhumano para el Zulia”

“Termina el peor mes, en la historia contemporánea de Venezuela, para el sector productivo del Zulia y para todos los ciudadanos”. Con esta frase inicia el informe mensual de Fedecámaras correspondiente a marzo 2019.

Esta semana, la Federación de Cámaras y Asociaciones de Comercio y Producción del Zulia (Fedecámaras) entregó su balance de los últimos 30 días. El documento expresa que “después de meses de racionamientos e inestabilidad eléctrica, sufrimos la estocada final con varios apagones de más de 100 horas continuas (…). Esto agravó el suministro de agua, las telecomunicaciones y el acceso a los combustibles, alimentos y medicinas”.

Además recuerda que “el domingo 10 de marzo, grupo delincuenciales auparon y dirigieron un ataque despiadado a más de 600 comercios, industrias y almacenes arrasando todo a su paso sin que los responsables de mantener el orden y la seguridad hicieran nada para impedirlo”.

Actos que Fedecámaras tilda de “violación a los derechos humanos y económicos de muchas familias que perdieron el trabajo de toda una vida, porque los responsables no cumplieron con su deber”.

Marzo un mes de paralización

Según el informe, el Zulia estuvo paralizado el 29% del mes de marzo, porque apenas se pudo trabajar a medias nueve días del mes. También apunta que abril “no promete ser mejor”, debido a los continuos racionamientos eléctricos.

“Ningún sector se escapa a esta tragedia. Incluso los que no fueron saqueados, ven sus operaciones menguadas por falta de mercancías, servicios públicos y ausencia de clientes con capacidad para comprar sus pocos productos y servicios”.

Además asegura que Fedecámaras Zulia prepara acciones para elevar esta protesta a los organismos internacionales. “Para exigir nuestros derechos y aplicar la ley a los responsables de esta crisis sin precedentes”.

Saqueos, un nuevo mal

Durante el apagón nacional que se suscitó entre el 7 y el 13 de marzo, Fedecámaras reporta que el sector comercio redujo sus operaciones en más de un 75%.

“El domingo 10 de marzo se inició una ola de saqueos en diferentes sectores y muchos establecimientos quedaron en pérdida total. Esta condición devastó el sistema comercial del Zulia”.

Los reportes indican que las pérdidas superan los 800 millones de dólares en pérdidas, con más de 600 empresas saqueadas. Se resalta el hecho de que más de un 40% de ellas no tienen capacidad de reabrir operaciones.

Además, luego del segundo apagón que inició el lunes 25 de marzo se registró la paralización de más del 80% del aparato productivo zuliano, con efectos directos en los sectores industrial, comercial y agropecuario.

Los eventos sucedidos durante marzo, como resultado del colapso del sistema eléctrico, dieron como consecuencia más de 600 establecimientos saqueados, con la pérdida de ocho mil puestos de trabajos directos y siete mil indirectos.

“Luego de una responsable revisión, representantes de las diferentes cámaras que hacen vida gremial en la región, coincidieron al indicar que el sector industrial necesitará más de seis meses para su reactivación operativa y tres meses el sector comercio, siempre que las condiciones en la falla del servicio eléctrico sean corregidas y restablecido el servicio”.

Fedecámaras: caos en los municipios

Por otro lado, representantes del sector comercial de la Costa Oriental del Lago (COL), manifestaron que en el municipio Lagunillas, desde el segundo gran apagón, muchos sectores permanecen sin servicio eléctrico.

Mucho de los comercios no cuentan con generadores eléctricos, pero aun así algunos empresarios buscan alquilar equipos de generación eléctrica para continuar operando.

Buena parte de las oficinas bancarias de la zona se encuentran paralizadas y gracias a que existen la banca electrónica, las operaciones se pueden realizar en la medida que las comunicaciones lo permiten.

Los representantes del sector productivo del Municipio Baralt manifestaron que después del segundo apagón y al terminar el mes el sector comercio apenas si logra laborar tres horas al día.

Reporte industrial y ganadero

Durante marzo, el sector industria se paralizó en más de un 80%. Muchos centros de distribución de alimentos fueron saqueados y la mayoría reportaron pérdida total. Los centros con daños menores trabajan en las reparaciones, por lo que se espera el incremento de la escasez de alimentos en los próximos meses.

Por otra parte, las empresas que cuentan con plantas eléctricas enfrentan la escasez de combustible y el alto costo de mantenimiento de los generadores.

Representantes del sector agropecuario, en voces del presidente de Fedenaga y otras cámaras de este sector productivo, informaron que durante los apagones se perdieron más de 100 mil litros de leche.

Sin fluido eléctrico es imposible enfriar y mantener en buen estado la leche, las pocas que poseen plantas no operan sin combustible, elemento muy escaso en el municipio Machiques.

Además, la venta de queso esta semiparalizada por la escasez de efectivo y la inoperatividad de los pocos puntos de ventas electrónicos. También se registra retraso en el pago a los productores y el precio de la leche es inestable.

Las pérdidas en el sector son incalculables debido a que, durante los apagones, los mataderos se paralizaron y el sistema de recolección de leche no se ejecutó por el efecto de la indisponibilidad de combustible.

De igual forma, representantes del municipio Colon indicaron que se encontraban paralizados en un 90% por la escasez de combustible para los vehículos y diésel para las plantas eléctricas.

Pérdidas por todos lados

Como consecuencia del primer apagón del 7 de marzo, un grupo de vándalos destruyó el Hotel Brisas del Norte. Está acción arrasó con el patrimonio y el trabajo de años de una familia y dejaron sin empleo a más de 60 personas.

Representantes del sector reportaron que en los hoteles de Maracaibo presentaron problemas con los vecinos, quienes exigieron apoyo en el suministro de hielo, agua y facilidad para cargar sus celulares. Además, indicaron que presentaron problemas para mantener sus plantas activas por la escasez de combustible.

Representantes del sector autopartes, indicaron que las casas de respuesta vieron sus operaciones impactadas con un cierre que supero el 90% de todos los establecimientos del sector.

El sector salud también sufrió los embates del apagón y los centros privados tuvieron pérdidas cuantiosas en medicamentos al romperse la cadena de frio de los equipos donde estaban guardados.

Las clínicas redujeron la atención a estrictas emergencias, con fallas en la asistencia del personal médico, quienes se vieron afectados para el traslado a sus sitios de trabajo.

 

Redacción: Fedecámaras

Edición: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *