¿A dónde se fue exiliado el padre José Palmar?

El pasado 12 de enero el padre José Palmar arribó a México. El 8 de enero, a las 6.00 de la tarde, oficio su última misa en tierras venezolanas y se despidió de su comunidad parroquial de Sierra Maestra, donde estuvo hasta julio de 2017 como párroco, durante casi 28 años.

“Por su apoyo solidario y amor a Cristo  Sacerdote Eterno en la Eucaristía de anoche donde me despidieron con devoción sacerdotal y cariño vecinal. Muy feliz del encuentro con mi gente amada de la Iglesia Guadalupe”, comentó en esa oportunidad.

El viernes 12 escribió en las redes sociales: “Ya en México gracias a Dios y a la Virgen de Guadalupe. Ahora a esperar que a partir del 18 de enero comienza la cuenta regresiva del narcorégimen de Maduro. Lo de Noriega en Panamá se repetirá en Venezuela, la Operación Causa justa será una réplica espectacular en Caracas”. El tuit recibió más de mil comentarios de sus seguidores, quienes manifestaron preocupación por desconocer el significado de la fecha citada por el sacerdote.

“Gracias al pueblo mexicano por el cariño y solidaridad para con los venezolanos que en situación de emigrantes. Estar en el exilio es sufrir dos veces el dolor de Venezuela, lloramos por los nuestros que pasan hambre y añoramos el día de regresar. Desde México luchamos sin pausa”, escribió luego.

Despedidas del terruño

Con lágrimas en los ojos, el presbítero Palmar se despidió de la feligresía en la iglesia Claret, durante la misa de la 1.00 de la tarde del pasado domingo 7 de enero. El sábado hizo lo mismo en la Basílica de Nuestra Señora del Chiquinquirá.

“Seré el primer cura que pide asilo” aseguró con un dejo de amargura en el púlpito, donde ofició como invitado del párroco Ovidio Duarte. Mientras, los asistentes, comentaron a susurros la decisión del sacerdote y lo bendijeron con aplausos.

La primera noticia sobre su partida la dio a conocer el sacerdote el pasado 5 de enero. “Gracias a Jesús Hostia Santa y a la Virgen de Chiquinquirá por los 30 años de servicio ministerial como sacerdote en mi Iglesia materna de la Arquidiócesis de Maracaibo. Me voy a servir al Señor a otras tierras lejanas llenas de fe y de amor a la Madre de Dios”.

El mensaje causó diferentes respuestas, pero fue recibida con poco asombro, dada la evidente inclinación política de Palmar, quien mostró sin tapujos su oposición al gobierno y se proclamó como “cura de barrio, periodista y locutor. Sacerdote Católico devoto de María Santísima. Primero mártir que arrodillado frente al narco madurismo castrista”.

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Cortesía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *