Christ Church: La “embajada espiritual” angloparlante de Maracaibo

Hay una extraña sensación de déjà vu en la Christ Church de la avenida Santa Rita con Calle 74; tal vez tenga algo que ver con que las últimas cuatro generaciones de marabinos han crecido viendo la edificación que no ha envejecido en casi nueve décadas, o tal vez sea el hecho de que ya hemos asistido a misa en ella, no en forma literal, sino a través de lugares muy similares que muestran el cine y la televisión norteamericana, pero lo que más llama la atención es que este bien preservado lugar de oración parece estar siempre solo.

Cómo puede un sitio como éste mantenerse en tan impecable estado, quiénes lo usan, qué tipo de congregación es, cuánta gente la integra, en qué días hay servicio religioso, en qué idioma lo imparten y quiénes pueden asistir, son algunas de las interrogantes más frecuentes que despierta este enigmático espacio de la ciudad.

Reliquia petrolera

El estilo y nombre de la iglesia delatan sus orígenes vinculados a las transnacionales petroleras. Fue construido en 1930 para atender las necesidades espirituales de los trabajadores angloparlantes de la industria y sus familias, quienes entre 1925 y 1929 se habían organizado en una pequeña congregación encabezada por los reverendos Frederick Eve, Stanley Kay-Parry y el Laico Arthur Edmonds, para celebrar su fe los fines de semana en una casita alquilada, justo donde ahora existe el templo.

En 1928 el terreno de 1.500 M2 propiedad de la compañía Petroleum Utilities fue vendido a la entonces denominada Iglesia Anglicana de Maracaibo por un monto Bs. 5.250, y aunque el dinero fue pagado en efectivo, los papeles de propiedad nunca se hicieron, ya que la congregación carecía de figura jurídica y por tanto las leyes venezolanas no podían reconocerle como propietaria.

La ambigüedad legal no impidió la edificación del templo, pero una de las condiciones fijadas por las tres empresas petroleras que aportaron recursos para la obra, fue que la Christ Church debía ser considerada como “interdenominacional”, ya que no había posibilidad de construir más sedes religiosas.

Cambio de manos

Esta condición, además de permitir que gente de distintas denominaciones cristianas pudiera acudir a misa sin tener que renunciar a sus respectivas filiaciones, borraba cualquier obstáculo para que el capellán del templo -originalmente anglicano- pudiera ser sucedido por un ministro bautista, presbiteriano, protestante, luterano o de cualquier otra denominación, si así lo disponía el consejo de la iglesia (integrado en un principio por representantes de las petroleras).

En Noviembre de 1949 algunas pertenencias de la Petroleum Utilities -incluyendo la parcela donde estaba la iglesia- fueron traspasadas a la Shell, la cual no solo reconoció la titularidad de la Christ Church, sino que adicionalmente les vendió al mismo precio de Bs. 3,5 por metro cuadrado, el resto del terreno que conformaba el lote de 2.889 M2.

El espacio adicional fue usado para levantar el anexo y el llamado Fidelity Room, que sirven como áreas multiuso para impartir el catecismo en la Escuela Dominical y efectuar otras actividades de carácter social y comunitario.

Con Dios y la Ley

La legalidad jurídica de la Christ Church llegó finalmente en 1962, cuando el reverendo Ronald Pickard registró los estatutos que la definían formalmente como “Iglesia Interdemoninacional”, sentando así las bases de la ruptura oficial con el obispo anglicano de Trinidad, bajo cuya jurisdicción habían estado amparados desde sus inicios hasta 1964.

La congregación radicada en Santa Rita con la 74 se define a sí misma como “un cuerpo de cristianos en el cual todos los miembros son ministros que honran reverentemente a Dios, a Jesucristo, su hijo y donde las Sagradas Escrituras son soberanas a la disposición de todos para examinarlas e interpretarlas bajo la guía del Espíritu Santo. La congregación practica dos sacramentos, bautismo y comunión y cree que la salvación se logra solamente a través de la fe en Cristo”.

Aunque la percepción general es que la iglesia se mantiene solitaria la mayor parte del tiempo, ésta ha continuado oficiando servicios religiosos para la comunidad angloparlante de Maracaibo de forma ininterrumpida por casi 88 años, gracias al aporte financiero de sus miembros.

Fe sin restricciones

Todos los domingos a partir de las 9.00 am hay un servicio religioso en ingles impartido por el presbítero Oved Vizcaíno al cual asisten regularmente entre 70 y 80 personas, según aseguró a TuReporte Guillermina Guerrero, conserje del templo. A las 9.30 hay una misa bautista en español, dirigida por el reverendo Daniel Rivero.

Extrañamente la Christ Church también se ha dado a conocer en cierto círculos sociales marabinos por la particularidad de no tener las mismas restricciones de la iglesia católica en cuento al rito matrimonial, lo cual significa que personas que alguna vez se casaron por la iglesia católica pero terminaron divorciándose, pueden volver a caminar al altar con velo y corona, pero bajo una filiación cristiana distinta.

Las particularidades que distinguen a las denominaciones bautista, luterana, protestante o presbiteriana pueden ser tan diversas como sutiles pero son materia de un texto con enfoque teológico, mucho más extenso y especializado que no es menester en estas líneas.

Aconsejamos a los curiosos que quieran visitar el templo, observar respetuosamente y moderar sus expectativas, ya que la liturgia podría distar mucho de lo que han visto en la televisión, más en la línea del reverendo Moore de Footloose, que del Reverendo Alegría de Los Simpsons o Brown de Un Príncipe en Nueva York.

 

 

Redacción y Fotografía: Luis Ricardo Pérez P.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *