Doral Center Mall: “Si apagamos un aparato más tendremos que cerrar”

La precariedad abrió su negocio en el Doral Center Mall. Los sucesivos bajones de electricidad y la normativa de autogeneración eléctrica o, en su defecto, el “bote de carga”, crean una sobrecarga de dificultades que agobia a los comerciantes que hacen vida en ese centro comercial.

Néstor Bracho, coordinador de Operaciones del Doral, indicó que diariamente reciben la visita de representantes de Corpoelec, quienes hacen las mediciones  y verifican que el consumo del centro comercial no exceda lo establecido por la resolución 35 que fija un consumo máximo. “Hasta ahora todo está bien y no sobrepasamos el consumo, pero cómo, si apagamos un aparato más tendremos que cerrar”. También advirtió que la corporación electrica les ha dictado charlas de como bajar el consumo eléctrico.

El vocero aseguró que el centro comercial posee una planta de 500 KV que adquirieron en 2013, pero que no ha podido ser instalada por los costos, porque cuando ya tiene completo el monto, vuelve a aumentar. Además, una parte del grupo de propietarios está fuera del país y no resulta fácil llegar acuerdos.

“Aquí se ha quemado todo, por los constantes bajones de energía. Tenemos dos chillers, de los 14 compresores solo cuatro están trabajando, el resto se dañó; de los aires compactos, dos están dañados y también dos de los splits. No tenemos ascensor, solamente dos escaleras automáticas, que no apagamos, porque es la única manera de brindar comodidad a las personas discapacitadas que nos visitan.

Ante esta situación, Bracho admite que si los obligan a apagar algún otro equipo tendrán que bajar las santamarías. “Lo que nos falta es cerrar. Solo nos quedan dos bombas de agua, de los 250 locales comerciales que posee el centro comercial, el 30 por ciento está desocupado, porque muchos se han ido. La mitad de los establecimientos carece de punto de venta, porque se robaron los cables de Cantv, que eran de 600 pares y la empresa de telefonía los sustituyó con unos de 200 pares. Hasta los momentos no se ha resuelto el problema”.

La afluencia de compradores mermó en un 50 por ciento y quienes acuden al centro comercial en su mayoría lo hacen para realizar compras en supermercado, asistir al gimnasio o en busca de las tiendas de reparación de celulares. “La semana pasada hubo un pico en el número de visitantes, porque se estrenó una película en el cine, pero esto no es frecuente”.

El horario de trabajo del Doral Center es de 10.00 de la mañana a 8.00 de la noche. Los cines permanecen abiertos hasta las 10.00 de la noche. “El tener un supermercado y una oficina de Cantv dentro de las instalaciones nos obliga a la apertura en la mañana, porque sino abriríamos a las 12.00 del mediodía, pero si lo hacemos el gobierno nos amonesta y dice que estamos en contra de la red alimentaria”, comentó Bracho.

El último evento registrado fue el robo de los fluxómetros, aparatos que contiene un mecanismo de descarga de agua para inodoros, urinarios y grifos, de las salas sanitarias, que utilizan una red de agua con una presión superior a la normal y produce una descarga abundante y de corta duración al ser accionado por el usuario. “Primero se robaron el papel sanitario y el jabón líquido, ahora se llevan los equipos, lo poco que invertimos es en seguridad, para evitar que nos sigan desvalijando”.

Con mayoría de edad

El 24 de abril del 2000, Doral Center Mall obtiene el permiso de habitabilidad y, dos meses después, se inaugura el centro comercial operativamente con la apertura al público del cine, algunos locales de la Feria de Comida y mini locales. A partir de esta fecha, el resto de los locales se habitaron progresivamente.

Doral Center Mall está ubicado en la avenida Paúl Moreno, antes Fuerzas Armadas, Zona Norte, y está construido sobre una estructura de 22 mil metros cuadrados, que incluye estacionamientos, sótano y áreas verdes. Para la época de su edificación, el centro comercial se concibió como un diseño vanguardista y adaptado a la temperatura habitual de Maracaibo.

A pesar de ser catalogado como un centro comercial pequeño, cuenta con 68 mini locales planta baja, 19 plaza central, 29 planta baja, 37 planta alta (feria) y 92 mini locales planta alta. Con una oferta comercial que va desde ropa, calzado, salones de belleza, maquillaje, perfumerías, tiendas de accesorios, carteras, teléfonos, agentes autorizados de telefonía, entre otros productos.Una de sus grandes fortalezas fue poseer un ambiente climatizado, confortable y seguro.

Ahorro energético como ley

Vale recordar que, a partir del pasado 30 de abril, por mandato del ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, se reactivó la aplicación de la resolución 35, que establece que los centros comerciales que superen una demanda energética de un megavatio, deben de tener autogeneración a través de plantas eléctricas.

Aquellas instalaciones que no cuenten con una planta de generación deberán reducir su consumo a través de un protocolo que se conoce en el argot técnico como “botar carga” y que significa, aislar de manera intencional una parte o partes de una red eléctrica, del sistema al cual se le asocia la generación.

Esto se traduce, a nivel doméstico o empresarial, en desconectar aquellos aparatos clasificados como de alto consumo eléctrico, como acondicionadores de aire, enfriadores, calentadores, bombas de succión, ascensores, escaleras eléctricas, entre otros.

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *