Burger King lucha por mantener sus “súbditos” en tiempos de diáspora y crisis

En 1980 el “rey de las hamburguesas” fue la segunda marca internacional de comida en establecerse en suelo venezolano, después de KFC. Durante los años 90’s y el 2000 la colonización de las franquicias y los centros comerciales ayudaron a expandir el reino, dando pie incluso a grandes sucursales independientes que hoy lucen como castillos desiertos, despertando la  interrogante de ¿cómo hacen para mantenerse en tiempos de crisis?

El modelo de negocios de franquicias de comida rápida se sustenta sobre un mercado familiar y una mano de obra juvenil, que son dos grupos demográficos fuertemente castigados por la realidad económica del país, planteando retos operacionales y mercadotécnicos para empresas como Burger King.

¿Formación para migrar?

Del lado de la fuerza laboral, la diáspora ha causado que la mayoría de estos trabajos de medio tiempo -dirigidos a un público universitario- queden vacantes con más velocidad de lo que pueden ser llenados, ya que sus jóvenes empleados usan el entrenamiento estandarizado de estos negocios para optar a cargos similares en otros países cuando migran.

Un empleado de BK en Maracaibo hace exactamente lo mismo que un empleado de la misma empresa en EEUU, R. Dominicana, España, Colombia o China, haciendo que el proceso de asimilación sea más expedito, si el aspirante tiene los requerimientos legales mínimos para poder trabajar.

En la acera de los consumidores, aunque las ventas han bajado considerablemente en los últimos tres años producto de la erosión del ingreso en la clase media, la conveniencia de sus espacios limpios y acondicionados para el disfrute de los niños, con seguridad y comodidad, sigue atrayendo a padres que consumen el mínimo necesario para tener acceso a las instalaciones recreativas.

El BK mas grande

Una de las sedes más emblemáticas de esta franquicia, operada regionalmente por la empresa BECA Occidente, C.A., de la familia Belloso Valbuena, es la ubicada junto a la Plaza de la República en la avenida 3H con 5 de Julio, ya que cuenta con una planta física de aproximadamente 680 M2 sobre una parcela de 2.500 m2 en una de la áreas más consolidadas y concurridas de Maracaibo.

Edgar Morales, gerente de Burger King Plaza de la República, cuenta a TuReporte que en tiempos recientes el tema de la rotación de personal por la migración de jóvenes y el acceso a los insumos importados que utilizan diariamente son dos de los principales retos operativos que afectan no solo a esta marca sino a todas las empresas del ramo.

“La rotación de personal es algo que viene afectando a todas las franquicias y BK no es la excepción, sin embargo en los tres últimos meses hemos tenido un grupo de empleados muy estable”, apuntó Morales al destacar que en meses previos hubo mayor movimiento de personal, sobre todo en las sedes de Costa Verde y La Paragua.

Tanto Burger King como McDonalds han desplegado desde el primer trimestre de 2018 una agresiva campaña de captación de recursos humanos, a través de sus redes sociales (@BurgerKingVe) e incluso algunas emisoras de radio, ya que hay establecimientos en el centro y occidente del país cuyo principal obstáculo es la falta de personal.

Con respecto a los insumos, el gerente explica que por ser todos los productos importados, hay una dificultad en su acceso debido a lo que implica el acceso a divisas, pero afirma que no hacen sustituciones en sus materias primas ya que como franquicia están obligados a mantener un estandar.

Facilidad para facturar

En otra tónica el efectivo parece no ser un problema ya que Morales afirma que hace tiempo que los clientes se habituaron a usar débito y crédito como sus principales formas de cancelación, pero adicionalmente han incorporado las nuevas modalidades de pago electrónico y transferencia para facilitar las transacciones.

“Tenemos puntos de venta de varias entidades (Banesco, Banplus, Mercantil y Provincial), de modo que si alguna llega a fallar se recurre a los otros puntos para solventar rápidamente”, asegura Edgar, al precisar que en un día bueno se efectúan cerca de 350 transacciones, mientras que en uno de poca afluencia el número cae a 60.

En cuanto a la preferencia de los clientes, Morales apunta que los principales caballitos de batalla que mueven la facturación en la “casa del rey” son el Whopper y el King de Pollo, además de las promociones que dan al cliente la mejor relación precio valor.

“Nosotros estamos tratando de hacer que la situación país no pegue mucho y la gente ha comprendido, afortunadamente no hemos tenido migración de clientes, sino que más bien hemos aumentado las transacciones con respecto al año pasado”, sentenció el administrador del restaurante, ante de agregar que en este momento cuentan con “la Promo del Gerente”, que consta de un Whopper y una limonada por un costo de Bs. 350.000.

A pesar del entusiasmo de Morales, las reseñas de los clientes en Google reviews, Foursquare e Instagram denotan que la reducción de personal y la inflación han impactado en la capacidad de respuesta en la entrega de pedidos y aunque se quejan de los altos precios, aseguran que siguen asistiendo por sus instalaciones bien cuidadas, en especial el parque infantil.

En contraste con su principal competidor, BK no habla abiertamente del desempeño de sus 70 franquiciados en el país, aunque como la sexta marca en el mercado internacional de comida rápida (detrás de McDonalds´s, KFC, Subway, Pizza Hutt y Starbucks), es de esperarse que su apuesta nacional sea resistir el chaparrón de la crisis, a la espera de que un clima más favorable a futuro les permita recuperarse.

 

 

Redacción y Fotografía: Luis Ricardo Pérez P.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *