Carlos Dickson: “Cualquier aspiración de una persona que participa en política es legítima”

Fedecámaras Zulia eligió nueva junta directiva en mayo pasado. El empresario Franco Cafoncelli ganó la presidencia del gremio. Y Carlos Dickson, titular saliente, lejos de abandonar la escena pública decidió consagrarse a ella, al asumir la dirección regional de Voluntad Popular. Coordina, además, el sector de empresarios, comerciantes y gremios del partido de Leopoldo López a escala nacional.

“Creo que en el momento que vive Venezuela, la solución es que todos los venezolanos participen en política. Que los mejores hombres y mujeres de todos los gremios, de todas las profesiones, se involucren en la política para poder reconstruir esa Venezuela que tuvimos nosotros”, afirma durante una entrevista telefónica.

Su intención de ser más políticamente activo la sopesó durante un año, producto de la crisis económica, y luego de apoyar desde su arena a los partidos a enfrentar al oficialismo.

“Y en ese proceso de apoyo, al finalizar mi gestión como presidente de Fedecámaras Zulia, recibí la invitación de los partidos a acompañarlos a participar en este proceso. Y yo creo que es la forma correcta, fortalecer los partidos. Los partidos representan la democracia. Sin ellos la democracia no existe”.

Un competidor

El empresario zuliano, sin embargo, no es un recién llegado a las competencias por cargos de dirección. Entre 2002 y 2005 presidió la Asociación de Contratistas, Petróleos y Afines de Venezuela; estuvo frente a la Asociación de Comerciantes de Lagunillas para el período 2010-2014; dirigió Consecomercio de 2013 a 2015 y presidió Fedecámaras Zulia de 2015 a 2017.

Es técnico superior en Informática con estudios de Economía hasta el séptimo semestre, y su experticia está en la producción y perforación petrolera.

La dirigencia gremial le enseñó la importancia de la organización y el voto para producir cambios. “Ese discurso antipartido que se está volviendo a levantar por participar en las elecciones regionales es el que le conviene al Gobierno, porque le hace la tarea fácil”.

Está convencido de que si la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se hubiese abstenido de participar en las elecciones regionales, el Gobierno nacional ya le habría puesto fecha a los comicios para escoger a los nuevos gobernadores, e incluso, a los miembros de los consejos legislativos.

“Si la participación es alta, pueden tener por seguro que el Gobierno no va a convocar elecciones. Saben que las van a perder”.

Aspiraciones

A Carlos Dickson se le puede ver haciendo campaña por Juan Pablo Guanipa, de Primero Justicia, en los comicios internos de la MUD para elegir al candidato unitario a la Gobernación del Zulia, que se celebrarán el 10 de septiembre. Pero no descarta algún día convertirse en el aspirante a un cargo de elección popular.

“Cualquier aspiración de cualquier persona que participa en una organización (política) es legítima y válida. No me cierro ni me niego a esa posibilidad. Hay gente que piensa que debo aceptar ese reto de asumir cargos de elección popular. Eso lo iremos evaluando a medida que transcurra el tiempo”.

Explica que se trata de un proceso natural. Recuerda sus inicios en la dirigencia gremial: “cuando yo inicié en 1996 apoyando las comisiones de trabajo de dos cámaras a las que pertenecía como empresario, no me veía presidiéndolas, una en el 2002 y otra en 2010”.

Hace 21 años tampoco se imaginaba como el futuro presidente de Fedecámaras Zulia. “A medida que uno trabaja con responsabilidad, con seriedad, ese tipo de compromisos se van asumiendo”.

La ciudad-puerta

Dickson se figura a Maracaibo como la puerta de Suramérica y el Caribe para el mundo. Cuenta con ese potencial.

“Es la ciudad más cercana a Norteamérica, es una de las más cercanas a Europa. Debería constituirse en el puerto y aeropuerto de América del Sur. Las líneas aéreas que transitan por Sur y Centroamérica pudieran tener a Maracaibo como punto de enlace, así como funciona Miami para los vuelos que vienen de Latinoamérica a Estados Unidos”.

Toda la mercancía proveniente del Atlántico, añade, se podría distribuir desde Maracaibo hacia todo el sur a través de ferrocarriles, carreteras y, desde luego, el Lago.

“El Lago de Maracaibo debería ser una ‘autopista’ y no un accidente geográfico. Con nuestra producción petrolera le podemos dar ventajas y precios atractivos de combustible a las aerolíneas para que traigan toda la carga aérea y puedan distribuirla después a Sur y Centroamérica con un gran puerto y un depósito”.

La capital zuliana también tiene el potencial de desarrollar el turismo gastronómico. Como Lima, Perú. Un centro turístico que atraiga visitantes sólo para probar sus platillos.

Participar

Pero en proyectos de estas dimensiones —y en la mismísima reconstrucción del país— tienen que involucrarse todos los venezolanos, sostiene Dickson. Cree que sí hay cabida para los ciudadanos en la política y los partidos. Las elecciones primarias son la mejor evidencia que incluso él puede ofrecer.

“Vamos a tener primarias en 19 estados del país, donde se está haciendo valer el liderazgo político parroquial, porque las parroquias fueron desaparecidas de manera ilegal e inconstitucional, pretendiendo reemplazarlas por las figuras de los consejos comunales, para disipar el poder que podía tener un colectivo; para organizaros en grupitos que solamente podían pensar en la solución de sus calles, sin pensar más allá de dos o tres cuadras”.

 

Redacción: José Flores

Foto: Cortesía Voluntad Popular

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *