Conozca al abogado flaco detrás del goloso Gordo Soy

Sus más de 16 mil seguidores lo conocen como un calvo simpático que ama comer. Sin embargo, el creador de la cuenta de Instagram Gordo Soy: @GordoSoy es más que un marabino goloso y desenfrenado.

Pero lo que más llama la atención es que el foodie dueño de la cuenta es flaco. O mejor dicho “un ex gordo con mente sin dietas”, como el mismo se describe en la biografía de su perfil.

Carlos Daniel Delgado Márquez es abogado. Estudió Derecho en la Universidad Rafael Belloso Chacín e hizo una maestría en Derecho Mercantil. Pero tiene una gran pasión: la comida y compartir con los demás sus experiencias gastronómicas.

Carlos admite que lo que hoy llama “mi profesión”, comenzó como un pasatiempo. “Siempre me gustó salir a comer en la calle y luego comentaba en mi cuenta personal lo que había experimentado”.

Los amigos de Carlos Daniel comentaban sus post y le preguntaban por los mejores lugares para comer. “Un día me dije, haré una cuenta aparte para seguir contando mis experiencias”, comenta y admite que como era gordito la llamo Gordo Soy, mientras conseguía un nombre más apropiado”.

“Fui bastante gordo, llegué a pesar 116 kilos. Con dieta y ejercicio rebajé 36 kilos y llegué a mi peso ideal, pero seguí perdiendo peso, hasta que mi nutricionista me recomendó comer el triple, porque mi metabolismo quedó acelerado”, comenta.

Gordo Soy, de pasatiempo a ocupación

gordo soy

El pasado 7 de mayo, la cuenta @GordoSoy cumplió tres años. Hace año y medio Carlos Daniel dejó de ejercer como abogado y se dedicó a tiempo completo a su verdadera pasión.

“Trabajaba como consultor jurídico y la cuenta era mi hobbie, pero yo no sabía la magnitud de los que estaba creando. Luego, por la misma situación del país y la desactualización de los salarios, elegí dedicarme de lleno a las redes sociales y a las asesorías de restaurantes”.

La receptividad fue muy grande. Empezó a recibir invitaciones, la gente en la calle comenzó a reconocerlo, a pedirle opiniones y tomarse fotografías con él y le encontró la parte comercial a una actividad que había realizado por amor.

“Antes no me mostraba en mi red y solo usaba una caricatura de mi, pero la gente no sé cómo hacían y cuando me veían en la calle decían ‘tu eres Gordo Soy’. Eso me dio mucha satisfacción”, comenta.

También reconoce que su ocupación lo mueve a probar cosas nuevas cada semana. “He probado cosas que normalmente no lo hubiera hecho, como una pizza de hervido. Porque personalmente soy muy cómodo y cuando consigo un plato que me gusta, antes no lo cambiaba”.

La responsabilidad el ingrediente secreto

gordo soy

Muchos piensan que la ocupación de Carlos Daniel es solo disfrute. Sin embargo, él foodie deja claro que él maneja su cuenta con mucha responsabilidad y transparencia, para evitar malos entendidos.

“Siempre dejo bien claro que lo que estoy colocando en mi cuenta no es lo mejor, es lo que a mí me gusta. Aunque creo que quienes me siguen tiene gustos similares a los míos”, admite.

También explica que la situación se torna más delicada en su relación con los restaurantes. “Cuando me solicitan publicidad, yo voy al lugar, pruebo y si no me gusta no hago la promoción, porque está en juego mi reputación”.

Esa es la cuota de responsabilidad. “Ha pasado que me invitan, pagan la publicidad pero si mi experiencia no es satisfactoria devuelvo el dinero y les digo resuelvan los problemas y luego hablamos”.

Carlos Daniel confirma que no publica cosas negativas en su cuenta, porque “la idea no es restar, sobre todo en la situación del país. Prefiero ser un factor positivo que sume y no que reste”.

Además, son fundamentales la constancia, la disciplina, el respeto y la coherencia. “Publicar a diario, ofrecer contenido con profundidad, mostrarme tal como soy y responder a cada comentario que me hacen”.

Ahora, @GordoSoy busca colarse a YouTube para ofrecer una experiencia más apetitosa. Además, Carlos Daniel está interesado en llevar su experiencia a otros estados del país e incluso traspasar las fronteras del país.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografías: Cortesía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *