“Salsa Brava” en la 72: Un nuevo sabor con doble personalidad y doble rentabilidad

Hay un vistoso mural rojo, amarillo, negro, morado, naranja y turquesa que despierta curiosidad en la calle 72 con avenidas 13 y 13A. Formas psicodélicas y un neón con el nombre “Salsa Brava” hacen pensar por un instante que se trata de una disco retro, consagrada a las estrellas de La Fania Récords, pero en realidad es un nuevo negocio de comida rápida que buscará sacarle punta a esta vía comercial como calle del hambre, con productos específicos para la clientela diurna y nocturna.

Este nuevo emprendimiento de un grupo de inversionistas mixto de la región (cafés, publicidad y mercadeo), es una especie de Frankenstein de las “balas frías”, diseñado con la idea de maximizar la rentabilidad de un espacio comercial, a través de dos tipos de productos de consumo masivo con aceptación plenamente comprobada en la ciudad.

Un menú bipolar

El concepto de Salsa Brava no reinventa la rueda pero si la hace más eficiente al darle a la gente lo que más quiere en la hora que más lo quiere. De mañana el establecimiento estará dedicado a las frituras como pastelitos, empanadas, papitas, mandocas y tequeños, mientras que en la noche ofrecerá perros calientes, hamburguesas y otros productos usuales de las calles del hambre.

Fuentes allegadas al proyecto informaron a TuReporte que no se trata de dar “palazos a ciegas” sino de un tiro al piso, o más bien dos, ya que en un solo local se agruparán en distintos horarios los dos tipos de comida rápida preferidas por el público matutino y noctámbulo, haciendo que la rentabilidad de la apuesta esté prácticamente garantizada.

La ubicación ha sido cuidadosamente seleccionada. La cuadra de la 72 con 13 y 13A cuenta con amplios espacios de estacionamiento y está muy cerca de otros negocios ya consolidados de comida rápida en esa misma calle, como Que Pinchos o los Shawarmas, lo cual ayuda a fortalecer un eje de consumo en una de las vías más concurridas de Maracaibo. Otra ventaja estratégica es que está a menos de cinco minutos de distancia de los puestos de perros calientes más exitosos del corredor vial Cecilio Acosta.

La apuesta de Salsa Brava trata de capitalizar una oportunidad de mercado generada a partir de la demanda insatisfecha creada por el declive de la calle del hambre en Indio Mara, que en los últimos meses cayó en una absoluta desolación por la falta de iluminación, inseguridad y vías de acceso poco confiables en horarios nocturnos.

No se baila, se come

El nombre del local, aunque puede evocar a un género musical muy difundido en la década de los 70’s y principios de los 80’s, se refiere a los aderezos que ayudan a exaltar todo tipo de comida rápida, ya sean frituras, panes o arepas.

El vibrante mural que ya se ha popularizado en las redes sociales como escenario de selfies y performances de baile para Snapchat, Instagram, Twitter y Whatsapp, es una creación del artista del grafiti, Michael Wong, oriundo de Caracas y radicado en Maracaibo desde hace varios años.

La obra cumple el doble rol de visibilizar un local comercial desprovisto de grandes cualidades arquitectónicas, a la vez que hace un aporte urbano a la ciudad, tratando de estimular una tendencia artística que transforma las calles en galerías a cielo abierto, al estilo de la zona de Winwood en Miami.

Música, arte y comida se funden en una sola experiencia con sabores ya conocidos pero un entorno que estimula los sentidos y le da nueva vida a los viejos clásicos.

Salsa Brava está programado a abrir en los próximos días en un horario que oscilará entre 24 y 18 horas, dependiendo de los patrones que termine definiendo la afluencia del público consumidor. Lo que sí parece seguro es que salte sapo o salte rana, los días comenzarán o terminarán llenos de salsa en la calle 72.

 

 

 

Redacción: Luis Ricardo Pérez P.

Fotografías. Cortesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *