Maracaibo atrae la inversión con sus incentivos fiscales

De todo el catálogo de impuestos que recauda el municipio Maracaibo, los de mayor rentabilidad son los provenientes de las actividades económicas, de los ingresos brutos que generan los comerciantes. Pero las ventas han caído en más de 60 por ciento debido a la recesión económica, según estimaciones de la Alcaldía.

En 2016 la proporción de ingresos en contraste con las transferencias intergubernamentales, o situados constitucionales, fue de 80-20; y para 2017, bajó a 63-28. Los contribuyentes pagan menos impuestos en la medida que caen los niveles de consumo, y la tendencia se mantendrá mientras la inflación siga acorralando el salario.

Ada Raffalli, presidenta de la comisión de Arquitectura y Urbanismo del Concejo Municipal, explica que en marzo de 2014 se aprobó una ordenanza de incentivos fiscales  para las actividades económicas que se desarrollen en la avenida 5 de Julio y en todas sus transversales, desde la intersección con la avenida El Milagro hasta Estudios Generales, en la Universidad del Zulia (LUZ). Ya en ese entonces se preveía la necesidad de apostar a los empresarios privados para impulsar la economía en la ciudad.

“Esos incentivos son para la construcción de edificaciones y nuevas construcciones en esos espacios. El incentivo es un descuento de 65 por ciento el primer año, 55 por ciento el segundo año y 45 por ciento durante el tercer y cuarto año a los impuestos a las actividades económicas de industria, comercio y servicios”.

A ello se ha debido la proliferación de edificios residenciales, hoteles y comercios que muchas veces —y en forma maliciosa e injusta— se califican como obras para el lavado de dinero, explica Ángel Rafael Boscán, cuya empresa Su bolsa inmobiliaria, se dedica a la intermediación de compra, venta y alquiler de inmuebles.

“Uno de los medios de los inversionistas para resguardarse de la inflación —porque cómo vas a invertir en dólares con estas fluctuaciones— son los bienes inmuebles. Es más seguro, más rentable. Es más sólido”.

Incentivo renovable

Rafalli indica que los incentivos se renuevan cada cuatro años respecto de la fecha en que se otorgó. De modo que quien construya en 5 de Julio y sus transversales un hotel, un centro comercial, edificios y estacionamientos, obtendrá una rebaja de 65 por ciento en los impuestos sobre los ingresos brutos del primer año de actividad comercial.

“En materia de pago del impuesto de inmuebles urbanos, también va a tener una rebaja de 50 por ciento de las tasas que tenga que pagar para ponerse al día. Y un descuento de 50 por ciento del pago de las tasas administrativas que corresponden a los permisos que tengan que tramitar ante el Ompu, la Alcaldía y los bomberos”.

Redacción: José Flores

Foto: Luis Pérez