La escasez de alimento no es excusa para abandonar a las mascotas

No es un secreto, las mascotas son las “víctimas colaterales” del devenir humano. Cientos de animales, que tuvieron hogar y dueño, deambulan hoy por la ciudad ante la mirada evasiva de muchos y el sentimiento de compasión de otros.

La diáspora es una de las razones del abandono, otro motivo es la escasez y costos de los alimentos para gatos y perros. Pero existen alternativas nutricionales para sustituir el alimento de uso animal, muchas de ellas que aún están al alcance de la mano.

Si es cierto que la falta de una buena nutrición deteriora la salud del animal, peor aún es dejarlo en la calle, a su suerte, solo, abandonado y vulnerable ante los peligros que representa un ambiente desconocido e inhóspito para él.

Diferentes fundaciones pro animales del mundo, se encargan de colocar en sus redes sociales, algunas alternativas para que los “padres humanos” de las mascotas, puedan cubrir los requerimientos nutricionales de sus peludos.

Acá les presentamos las respuestas a las preguntas más frecuentes que se hacen los dueños de mascotas, respecto a su alimentación, Además se incluyen algunas recetas fáciles para que el abandono no sea una opción.

mascotas

¿Qué contiene la comida para gatos y perros?

La comida para gatos está formulada para cubrir las necesidades nutricionales de los felinos que son carnívoros. Sin embargo, la mayoría de la “gatarina” comercial contiene tanto parte animal como vegetal, con suplementos vitamínicos, minerales y otros nutrientes.

La “perrarina” tiene como base algún cereal, que en la mayoría de las presentaciones es maíz. La proteína animal que contiene es en realidad harina de carne, compuesta por despojos de animales (sangre, pelo, uñas, piel, vísceras) y grasa que se obtiene del tejido animal de mamíferos o aves.

¿Cuánta comida requieren las mascotas?

El tamaño de la ración depende del tipo de alimento y el peso del animal. La comida seca de fabricación industrial se administra en porciones menores, tomando en cuenta que es un alimento deshidratado y concentrado, con la ventaja de que cada marca trae sus indicaciones en el empaque.

En cuanto a la comida húmeda o casera, un perro pequeño de unos dos kilos, puede comer unos 160 gramos comida, mientras que uno de 10 kilos requiere unos 600 gramos de comida húmeda al día.

Los gatos prefieren comer varias veces al día en vez de solo una, al igual que si lo hicieran en estado salvaje. Además, no suelen comer más de la cuenta y solo ingieren lo que necesitan. Un gato adulto requiere de unas 10 o 20 raciones diarias de unos cinco gramos cada una. Lo importante es que tenga comida disponible durante el día.

¿Se le puede dar comida de perro a los gatos y viceversa?

El alimento para gato y perro tienen contenido nutricional diferente para cada especie. La comida para perros contiene beta caroteno (sus organismos lo convierten en vitamina A), mientras que el alimento para gatos está compuesto por vitamina A y Taurina que es un aminoácido necesario para los gatos pero los perros la producen naturalmente.

La dieta para los gatos debe contener mayor cantidad de grasa y proteínas que el de los perros. Aunque hay gatos que pueden vivir con consumos bajos de proteína, no es lo más indicado para su salud. En pocas palabras los gatos son carnívoros por naturaleza, mientras que los perros son omnívoros.

mascotas

Comida casera para gatos

Ingredientes:

  • Arroz
  • Proteína: vísceras, carapacho o sardina
  • Vegetales: zanahoria, batata, papa o apio
  • Espinaca
  • Harina de maíz, yuca o avena

Elaboración:

Se hace un caldo con la proteína y el arroz se cocina aparte sin sal ni aceite. Los vegetales se cortan en pedazos pequeños o se rallan y se incorporan al caldo para que se ablanden un poco. Cuando esté listo el caldo, se retira del fogón y se deja enfriar. Si se utilizó carapacho o sardinas, se recomienda colarlo para evitar que la preparación contenga espinas o trozos de hueso. Al final se une el caldo, con los vegetales, el arroz y la harina de preferencia hasta hacer una masa moldeable. Se estira en forma de “culebritas” y se coloca en el horno durante 20 minutos a 200° C. Luego se retira y se pica en taquitos del tamaño según el hocico del gato. La preparación puede durar semana y media en la nevera. Otra forma de servir la preparación es tipo puré.

Alternativas:

Esta comida puede alternarse con una ración de patas o las de pollo crudas, previamente congeladas durante 48 horas. Frutas como el melón y la patilla, en poca cantidad y cáscaras de huevos, lavadas muy bien previo a partirlas o hacer una mezcla para sopa con las conchas de los vegetales o verduras y agregarles las cáscaras de huevos.

Pasta de proteína de vísceras: bofe, pajarilla, frito de cerdo, panza. Se cuece y se hace una pasta, con una pizca de sal y una tapita de vinagre. ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀

Corazón de Res. Compre uno, córtelo en trocitos con todo y grasa y manténgalo en el refrigerador. Puede ofrecerlo crudo unas tres veces por semana para cubrir las dosis de Taurina.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *