¿Qué efecto tiene en la distribución de alimentos las medidas tomadas por la SUNDDE?

La Superintendencia Nacional para la Defensa de los Derechos Socioeconómicos (SUNDDE) y algunos representantes de la Asociación Nacional de Supermercados y Autoservicios (ANSA) conversarán este viernes sobre los nuevos lineamientos que regirán para reponer la mercancía tras las medidas de rebajas de precios que ordenó esta institución la semana pasada.

Además, el abastecimiento de estos establecimientos dependerá de las garantías que dé el gobierno de no decretar otra decisión similar y que los productos se puedan vender a su actual precio y no a referencias de diciembre.

Mientras, pasillos desolados y estantes vacíos abundan en los supermercados a los que la SUNDDE les obligó bajar los precios la semana pasada. Los trabajadores tratan de cargar los anaqueles con lo que tenían en inventario, pero los productos son insuficientes y no se sabe cuándo llegará mercancía nueva.

Empleados y almacenistas comentan que será difícil reponer los inventarios, porque debieron paralizar los pedidos a los proveedores, pues los precios que les ofrecen son mayores a los que establece la SUNDDE, además sienten mucha angustia, pues no saben qué va a pasar con ellos en las próximas semanas.

En los establecimientos lo que más se consigue son cereales, enlatados, salsas, condimentos, vinagre, agua, aceite, charcutería, panetones y alimento para perros. Varios productos tienen un precio marcado en el envase y otro distinto en los habladores.

El gerente de ventas de una empresa de alimentos y bebidas confirmó lo expresado por los comerciantes. “Algunos supermercados nos dijeron que aún no pueden recibir despachos. Que esperan nuevas órdenes”.

Una fuente vinculada a una cadena de supermercados aseguró que los propietarios de los comercios están muy preocupados y evaluaban también dejar de importar alimentos.

Eduardo Samán, exministro de Comercio, advirtió que las recientes acciones de la SUNDDE terminan de colapsar el sistema privado de suministros de alimentos y lo peor es que no hay evidencia de que los problemas estructurales vayan a resolverse. “En la producción de alimentos hay un retroceso, cada día dependemos más de los bienes importados y la industrialización disminuyó”.

Y de ñapas…

Un año tiene la creación de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) y la escasez de comida persiste, pese a que la misión era combatir la falta de productos, garantizar el abasto a las familias con una colocación vigilada por el Estado con participación de los consejos comunales.

El pasado 8 de enero, Omar Prieto, gobernador de Zulia, prohibió que los comercios vendan productos regulados. “Por decreto regional, ningún comercio puede vender los productos regulados, se los tiene que vender al Gobierno para que sean distribuidos por los CLAP”.

Carlos Odoardo Albornoz, presidente de la Federación Nacional de Ganaderos de Venezuela, informó el pasado 9 de enero que los operativos de la SUNDDE en los negocios “tiene como efecto que supermercados no realicen pedidos de productos lácteos y otros alimentos. Ello puede repercutir en la compra de nuestra materia prima (leche, carne) para los días por venir”.

Albornoz advierte más efectos para el segundo semestre de 2018. Destacó que al terminarse los inventarios de alimentos de 2017 “comenzará la verdadera calamidad. Sin capacidad de compra del salario lo mejor que podremos hacer es la cola del CLAP”, ironizó.

Redacción y fotografía: Agencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *