Cine Costa Verde busca un comprador capaz de revivir el centro comercial

Tras la resolución de una larga disputa legal que obligó al cine de Costa Verde a cerrar sus puertas hace más de dos décadas, finalmente el local PA-37 donde latía el corazón del centro comercial está en venta, y a un precio que palpita agónicamente en el deprimido mercado inmobiliario de la ciudad.

Desde su inauguración el 3 de febrero de 1979 y hasta finales de los años 80’s, el Teatro Costa Verde atrajo a un sinfín de visitantes a disfrutar del séptimo arte en una de las instalaciones más grandes y confortables para ese fin en la ciudad. Antes y después de cada función, las multitudes colmaban los distintos locales circundantes, haciendo sonar las cajas registradoras y llenando de vida los espacios hoy semivacíos de esta joya arquitectónica.

¡Shhhhh!, sin mucho ruido

Ya en noviembre de 2015, de manera casi furtiva el icónico local de 1.385 m2 comenzó a aparecer en portales nacionales e internacionales del ramo inmobiliario bajo el código 16-19154. El deslucido enunciado “local en Bella Vista” y una escueta descripción, parecieran denotar cierta vergüenza hacia el pasado glorioso de la sala cinematográfica.

“Espacioso local en la planta alta de centro comercial, posee un pasillo de acceso ancho, con locales a ambos lados. Posibilidades de ampliación por tener 18 metros de altura. Ideal para gimnasio, cine, teatro o centro de entretenimiento. En fin, un espacio perfecto para su inversión”, reza el clasificado digital que se repite de forma idéntica en todos los portales inmobiliarios.

El precio más antiguo que aparece en línea data de abril de 2016 y asciende a Bs.1.500.000.000, equivalentes a $1.344.833  al cambio no oficial de esa fecha (Bs.1.115,38). Esto representa un valor de Bs.1.083.032 (o $970,99) por metro cuadrado.

La cotización más reciente ubicada, corresponde al 31 de agosto de 2017, donde el inmueble se oferta por Bs.19.200.000.000, equivalentes a $1.082.858 al cambio paralelo de esa fecha (Bs.17.730,85), lo cual arroja un valor de Bs.13.862.815 (o $781,84) por metro cuadrado.

Espejismos de mercado

Aunque el precio en moneda nacional pareciera ilustrar un astronómico salto en el valor del inmueble, la conversión al dólar desmonta la ilusión fabricada por la inflación, demostrando que en realidad ha ocurrido lo contrario.

Nelson Quintero Weffer, presidente de Cámara Inmobiliaria del Zulia, explica que si bien el local del icónico cine está situado en una de las zonas comerciales más cotizadas de la ciudad como son la avenida Bella Vista con calle Cecilio Acosta, su valor está condicionado por variables generales del mercado y particulares que afectan al Centro Comercial Costa Verde (CCCV).

La crisis económica que ha obligado a muchos venezolanos a salir del país, ha desatado una sobreoferta y estancamiento inmobiliario que obliga a los vendedores a bajar sus precios para tratar de captar compradores antes de que los precios sigan cayendo.

Quintero detalla que hace poco más de dos años el metro cuadrado de los locales en centros comerciales nuevos como el Camoruco, se cotizaba en casi cuatro mil dólares, pero a la fecha los precios se han ido ajustando hasta ubicarse apenas por encima de los mil dólares.

Se busca salvador

El especialista también acota que en el caso del cine de Costa Verde se plantea un dilema impuesto por la naturaleza del local, ya que estaba destinado a un modelo de negocios ideados para impulsar la actividad en el resto del centro comercial. Esto quiere decir que lo ideal es que allí se instale otro cine o un negocio capaz de activar la misma dinámica de atraer clientes.

“Un tema considerable es la soledad de los alrededores y la seguridad que logre proyectar el centro comercial ya que alguna gente piensa en la idea de salir a las 10 de la noche a ese estacionamiento y cuesta asimilar la idea”, ilustra Quintero, al señalar que el mayor reto está en captar una inversión que sea capaz de ayudar a devolverle la vida al emblemático espacio.

El representante del gremio inmobiliario explica que el empeño de los propietarios y miembros de la junta directiva en mantener la visión original del CCCV les ha llevado a prevenir que el local PA-37 corra el mismo destino de sus antiguos rivales, hoy transformados en templos cristiano-evangélicos.

El Costa Verde hoy mantiene viva su fe, pero reza por un salvador que levante ventas en vez de muertos y atraiga clientes en lugar de feligreses.

 

 

Redacción: Luis Ricardo Pérez P.

Fotografías: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *