Apart Hotel Presidente busca un sucesor que asuma “el coroto”

El negocio de la hotelería en Maracaibo es como una partida de Póker que ya lleva varias manos. Mientras nuevos jugadores se sientan a probar suerte con renovados ánimos, capital fresco y quizás algún as bajo la manga, veteranos cansados de la incertidumbre buscan cambiar sus fichas y delegar el puesto a un sucesor con más energía y menos temor al riesgo.

Desde mediados del 2016 los portales inmobiliarios del país tienen un nuevo cliente. Los propietarios del Apart Hotel Presidente están en busca de un sucesor que le dé continuidad a una gestión que ha portado con orgullo y dedicación “la banda presidencial” desde 1979.

Este tres estrellas enclavado en la avenida 11, entre calles 68 y 69 del sector Tierra Negra, ofrece entre sus atributos: 4.362 M2 de construcción en un terreno de 3.607 M2, 68 habitaciones (24 tipo apartamento para 2, 3 y 4 personas), 6 locales comerciales, 4 salones para eventos, piscina, bar-restaurant, terraza en el 3er piso, sala de lavandería, comedor para empleados, oficinas administrativas, 2 ascensores y dos áreas de estacionamientos.

Un asesor de una reconocida franquicia inmobiliaria que prefirió mantener su identidad en reserva, explicó a Tu Reporte que el Apart Hotel Presidente es una oportunidad de negocios “llave en mano” ya que está “completamente operativo y en excelentes condiciones de infraestructura en una zona céntrica de la ciudad”.

El especialista en bienes raíces cuenta que la propiedad se viene ofreciendo formalmente desde hace aproximadamente año y medio, pero ha estado disponible en forma privada desde hace más tiempo entre allegados de los propietarios. La razón principal para ponerla en el mercado, es la falta de un relevo generacional dentro de la familia que ha regentado el hotel desde su fundación.

“Los propietarios (la familia Lagioia Prieto) tienen interés en vender porque ya son personas mayores cuyos hijos desafortunadamente no guardan afinidad con la hotelería y tienen sus propios proyectos fuera del país”, indicó el asesor, al destacar que los dueños no solo buscan un comprador, sino alguien con la capacidad para mantener o expandir el hotel, con la misma dedicación y entrega que ellos lo construyeron y fueron desarrollando a través de los años.

A criterio del vendedor, el Apart Hotel Presidente tiene un potencial similar al que tenía el Kristoff antes de la remodelación que lo transformó en un establecimiento de cinco estrellas, por lo que un inversionista con el capital y la visión podría sacar partido de la oportunidad que plantean los precios de un mercado sumamente reñido por el exceso de oferta.

Publicaciones en línea que datan del 23 de junio de 2016 tasan el valor del hotel en Bs. 4.294.967.295 que equivalen a unos $3.978.182 al cambio no oficial del momento (Bs. 1079,63 por dólar), pero apenas cinco meses más tarde, en noviembre del año pasado el precio ya había descendido a Bs. 3.500.000.000, que representaban $1.271.391 a la tasa paralela vigente de la fecha (Bs. 2.752,89 por dólar).

“Desde que se abrió la oferta, han surgido varios interesados nacionales y al menos un inversionista internacional que vino desde Perú exclusivamente a estudiar el inmueble, pero la situación país ha cohibido a los posibles compradores de cerrar el trato”, indicó el asesor.

El escenario que para unos es de incertidumbre y señal de partida, para otros de oportunidad. En los últimos años la región ha experimentado un inusitado boom hotelero que ha dado pie a ambiciosos proyectos en el ramo, como una forma de preservar el valor del capital en momentos de inestabilidad financiera, con miras a una rentabilidad futura.

El propio Gobierno nacional ha sido uno de los principales interesados en promover el turismo y la hotelería como “el nuevo petróleo”, en una época donde el mercado internacional de los hidrocarburos ha tumbado los ingresos del país en un 90% y necesitan nuevas fuentes de divisas.

Cadenas transnacionales e inversionistas privados miran a Venezuela como un río revuelto donde los pescadores más intrépidos podrían obtener sustanciosas ganancias una vez que se estabilice el escenario y mejoren las condiciones de seguridad y escasez de bienes y servicios que azotan al país y alejan a los turistas.

El Apart Hotel Presidente pudiera representar una de estas oportunidades latentes, ya que está inscrito en las cámaras hoteleras regional y nacional, cubriendo así buena parte de las formalidades necesarias para optar a créditos blandos ante el Ministerio del Turismo. Solo falta ver quién se atreve a cazar la apuesta de asumir la silla presidencial.

 

Redacción y Fotografía: Luis Ricardo Pérez P.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *