Yummi Cookies “hornea” un negocio original con recetas que “no se robaron” y kilos de sabor zuliano

¿Quién no sabe hacer galletas? A partir de este cuestionamiento, tres marabinas emprendedoras: Elizabeth Padrón, Jorlene Villalobos y Verónica Pagano, decidieron “hornear” el negocio de sus vidas. Mezclaron perseverancia, originalidad y mucho sabor zuliano para crear Yummi Cookies y abrirse paso en un mercado que estaba, hasta hace año y medio, monopolizado por otra franquicia galletera. Hoy cuentan con nueve tiendas en Maracaibo y una en Cabimas.

“Mucha gente dice que nos robamos la receta, pero no lo hicimos y quien lo crea así, que nos demande. Tampoco lavamos dinero ni somos narcotraficantes”. Elizabeth Padrón lanza adelante la aclaratoria, pues ya varias veces le han confrontado al respecto. Sin embargo, admite que le resta importancia a los comentarios, pues su producto es original y netamente zuliano.

Yummi Cookies llegó al mercado en mayo de 2016, pero el proyecto nació año y medio antes, como una idea lanzada al azar en una reunión de amigos, quienes se plantearon la posibilidad de “montar un negocio”, para salirle al paso a la situación económica venezolana. “Somos tres matrimonios, nosotras las socias legales y ellos el apoyo logístico y de producción”, comenta, sonríe y recuerda que el objetivo principal fue rescatar los sabores del Zulia.

“Queríamos hacer algo diferente. Como amas de casa todas sabíamos hacer galletas, porque ¿Qué mamá no le hecho una a un hijo? Pero además de los sabores tradicionales, buscamos otras presentaciones originales”, asegura la empresaria y admite que el inicio fue de ensayo y error, en una especie de “laboratorio de sabor zuliano”, de donde nacieron mezclas tan autóctonas como las de majarete, pie de limón, chocolate y coco, naranja y avena con pasas.

Tiempo de cocción

“No me desperté un día y dije ‘voy a hacer una galleta de tal cosa’”, indica para reforzar el concepto de que todo tiene su tiempo. “Cada receta fue generada por nosotros y modificada infinidad de veces, probando, cambiando, transformando. Fue un proceso complicado, pero cada una surgió de acuerdo a lo que queríamos lograr de ella. La base es la normal: harina, agua, margarina, azúcar y a partir de ahí le fuimos añadiendo o quitando ingredientes”.

La de majarete es una de las presentaciones que más impacta al consumidor. La idea surgió por iniciativa del hijo mayor de Elizabeth, a quien “le encanta” ese postre zuliano. Es una galleta con un intenso aroma a coco, papelón y especias, crocante por fuera y con un interior granuloso, donde se pueden saborear trozos de la fruta. En verdad sabe a majarete.

La de pie de limón es más compacta, pequeña y gruesa, con esa inconfundible fusión de ácido y dulce. La de naranja es terrosa y crujiente, con pequeñas virutas de corteza. Ambas seducen por su olor cítrico. La de coco y chocolate tiene mucha ralladura de coco y un centro achocolatado y suave.

La de avena con pasas gusta mucho entre el público joven con ansias de cuidarse y entre los niños. “Dicen que avena y pasas es para viejitos, pero estamos rompiendo el mito, porque ahora la gente se cuida más y se dan gusto sin sentirse culpables”.

En total son 15 diferentes productos: de majarete, pie de limón, naranja, chocococo, chocochip, lluvia de colores, lluvia de chocolate, avena, avena y pasas, guayaba, doble chocolate, ponquesitos, brownies, biscottis y la Yummi helada, que son dos galletas rellenas de helado.

Diez en bandeja

Luego de 18 meses de pruebas, el 16 de mayo de 2016, abrió la primera tienda Yummi Cookies en Maracaibo. “Fuimos mejorando y cuando creímos que podíamos hacer una producción como para una tienda dijimos ‘vamos a arriesgarnos’. Comenzamos a vender en un local pequeñito del centro comercial Cima, elegimos ese lugar porque es muy visitado, y las galletas gustaron tanto que nos asociamos con una compañía para montar franquicias”.

En la actualidad cuentan con 10 tiendas: centro comercial Cima, Doral, Caminos del Doral, Reana, Ciudad Chinita, Metrosol, Punta de Mata, Delicias con Cecilio Acosta, Cecilio Acosta con 9B y centro comercial Costa Mall en Cabimas. Recientemente cerró una franquicia ubicada en el centro comercial Camoruco. “El alquiler se pagaba en dólares y por el sistema cambiario el dólar aumento de 14 a 50 bolívares en poco tiempo y se hizo cuesta arriba mantenerlo. Los socios decidieron cerrarlo pero no se rompió la relación comercial y están buscando otro local para reabrir la tienda”.

Para los interesados en abrir una franquicia, la página web www.yummicookies.com ofrece un vínculo para contactar a los dueños y obtener la información, que según Padrón es personalizada, porque “cada caso es diferente”. Sin embargo, todas las tiendas poseen el mismo diseño y colores: magenta, marrón y beige, tonos que identifican el logo de la empresa. Las modificaciones particulares están sujetas al tipo y tamaño de cada local.

Yummi Cookies posee un único centro de producción que abastece a todas las franquicias. Allí se preparan las masas, se refrigeran y se envían a las tiendas, donde se les da forma de galleta y se hornean. “Surtimos de lunes a viernes, excepto que haya alguna emergencia en una tienda durante el fin de semana y se queden sin algún sabor”.

Padrón puntualiza que les ofrecen entrenamiento al franquiciado y al personal, sobre técnicas de ventas y de cómo producirla, hornearla y servirla, para que sea igual en todas las tiendas. Montar un local puede tardar entre mes y medio y cuatro meses, depende de las particularidades de cada franquiciado.

Raíces venezolanas

La competencia más cercana de Yummi Cookies tiene 20 años en el mercado, sin embargo, la originalidad les permitió crecer rápidamente en solo 18 meses. “El consumidor nos sorprendió. Lanzamos un producto nuevo frente a un competidor consolidado, pero siempre creímos que el mercado es una torta y alcanza para todo el mundo. Esperamos que el cliente la probara y ellos dieron la última palabra”.

Mientras, del centro de producción salen kilos y kilos de galletas, que se cotizan a unos 18.350 bolívares los 100 gramos (25 céntimos de dólar según el mercado no oficial). “No solo nos ocupamos del sabor, sino del precio, porque siempre hemos sido las más económicas del mercado”, detalla Padrón.

Dentro de los próximos proyectos Yummi Cookies podría ir en busca de otra latitudes e incluso lanzar un nuevo sabor, pero antes esperan “asentarse, seguir creciendo e ir poco a poco. No es crear por crear, cada producto tiene que probarse, no se puede sacar algo nuevo cada mes, porque cuando se acaben las ideas que vas a hacer”.

Por lo pronto lo importante es trabajar y producir en el país. “Estamos disponibles 24-7, para los franquiciados y el público, para que no escaseen los ingredientes y para dar el ejemplo, no solo a nuestros hijos, sino a la nueva generación”, concluye la empresaria a sabiendas de que ya los marabinos son “adictos al dulce sabor de sus galletas y una no bastará”.

CONTACTOS:

info@yummicookies.com

empleo@yummicookies.com

@yummicookies

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Cortesía Yummi Cookies

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *