Red vial de Maracaibo es apta para un sistema estilo TransMilenio

Extensa, calurosa, ruidosa y en muchos sentidos caótica. El tránsito marabino es más la consecuencia del temperamento y la anarquía de sus propios habitantes y autoridades, que el producto directo de deficiencias en su estructura vial.

Contrario al criterio generalizado de la mayoría local, Maracaibo cuenta con un sistema de calles y autopistas que supera a las de grandes ciudades de Latinoamérica (incluyendo Caracas), lo cual la convierten en la candidata perfecta para un sistema de transporte ligero en vía exclusiva, que resolvería una de la mayores deficiencias de esta urbe de 901 km2 en su área metropolitana.

El arquitecto-urbanista Tomás De La Barra, presidente/fundador de la consultora internacional Modelística -especializada en ​planificación​ ​urbana, regional​ ​y​ ​transporte,​ con sedes en Caracas y Ciudad de México-, defiende que Maracaibo cuenta “en efecto” con una las mejores vialidades del país, aunque aclara que “una cosa es la vialidad y otra es el tránsito”, el cual puede ser caótico a pesar de la buena infraestructura.

Potencial vial

“En mi opinión, el tráfico caótico y la congestión en Maracaibo están muy relacionados con las deficiencias del transporte público. Si éste funcionara bien, habría menos carros en las vías. La buena vialidad de la ciudad puede aprovecharse para implantar una excelente red de autobuses en vía exclusiva”, sentencia desde Chile, el también profesor de postgrado en la Universidad Central de Venezuela (UCV), durante una conversación electrónica.

De La Barra ilustra que por ejemplo Caracas cuenta con una amplia red de autopistas e impresionantes distribuidores, pero presenta grandes carencias en la vialidad arterial, es decir, las avenidas. “De la gran autopista caes en ‘callecitas’ de muy poca capacidad” apunta el urbanista al afirmar que en contraste, Maracaibo tiene “más y mejores avenidas” que conforman una red tipo cuadrícula, que son de una mayor importancia que las autopistas a la hora de mejorar el flujo vial.

El arquitecto de origen chileno habla con la propiedad de quien en 2009 lideró junto a su empresa, un estudio dirigido a la reestructuración​ ​del​ ​transporte​ ​público​ ​y​​ ​la​ ​organización​ ​del​ ​tránsito​ ​en​ ​el proyecto​ ​de​ ​ampliación,​ ​rehabilitación​ ​y​ ​renovación​ ​urbana​ ​del​ ​corredor​ ​vial​ ​Las​ ​Delicias en la capital zuliana.

El reconocido especialista con PhD de la universidad de Cambridge, en Gran Bretaña, detalla que el caso marabino se analizó con la ayuda de la plataforma TRANUS, de su autoría, la cual es capaz de ​modelar ciudades​ ​o​ ​regiones,​ ​estimar​ ​la​ ​localización​ ​futura​ ​de​ ​las​ ​actividades,​ ​el​ ​sistema​ ​inmobiliario​ ​y el​ ​transporte​ ​multimodal​ ​de​ ​carga​ ​y/o​ ​pasajeros.

“La modelación que hicimos fue de tipo integral e incluyó varios tipos de empleo, población por estratos, usos del suelo en detalle, toda la vialidad y las rutas de transporte público en el Área Metropolitana de Maracaibo. Hicimos proyecciones a 25 años”, expuso De La Barra al destacar que el modelo demostró que la buena infraestructura y baja densidad poblacional marabina ofrecen ventajas para una red de transporte, aunque genera distancias más largas debido a la extensión de la ciudad.

¿Cómo mejorar?

El profesor universitario subraya que la simulación también demostró que una red de cinco o seis corredores de buses en carriles exclusivos, complementados con rutas de alimentación, sería de un gran beneficio para la ciudad.

Las vías más idóneas para este tipo de sistema al estilo TransMilenio de Bogotá, serían Delicias desde el norte, continuando hacia el sur por Los Haticos hasta el corazón de San Francisco, La Limpia, Bellavista, las dos Circunvalaciones y El Milagro.

“El modelo vial también predijo que el metro en Sabaneta iba a captar muy pocos pasajeros, como de hecho ocurrió, ya que la baja densidad de población es fatal para un sistema como este. Los autobuses en vía exclusiva se defienden mucho mejor”, afirma De La Barra, apuntando que en la región, experiencias como las de Curitiba en Brasil, Bogotá en Colombia y Ciudad de México, respaldan esta recomendación.

Aunque el estudio fue presentado ampliamente a la Alcaldía, el Instituto Municipal de Transporte Colectivo y Urbano de Maracaibo (IMTCUMA) y la Gobernación del Zulia, entre otros organismos competentes, hasta la fecha no se han puesto en práctica ninguna de sus recomendaciones.

“Todavía estamos a tiempo. Por ejemplo, recomendamos que no se siga con el metro, sino que se le conectara bien con la red de autobuses propuesta, y así ‘salvarlo’. No es sorpresa que también hayamos recomendado eliminar los carritos por puesto, que pertenecen a la prehistoria” acota el experto en economía del transporte, al reiterar que “no se puede seguir manejando una ciudad de más de dos millones de habitantes con unidades de cinco puestos”.

Enderezar el manejo

En referencia al deterioro -por falta de repuestos- de la red de autobuses chinos marca Yutong, traídos por el Gobierno Nacional para complementar el sistema del metro de Maracaibo, De La Barra, indica que “tan importante como la vialidad es la gestión y operación de la red de transporte”, por ello aconseja usar una flota de fabricación nacional con garantía de repuestos y buenas prácticas de mantenimiento.

Otras mejoras que deben existir para que un sistema de transporte público funcione de manera óptima son el buen estado de los pavimentos, un control centralizado con GPS para saber dónde está cada unidad, entrenamiento del personal y uso de boletos electrónicos para evitar el cobro anárquico en el precio del pasaje.

Por último De La Barra explica que gracias al apoyo de la Comunidad Andina de Fomento (CAF), están próximos a actualizar la modelación de Caracas que ya data de 2007, y recomienda hacer lo propio con Maracaibo, ya que ésta sería la base técnica para hacer un plan para toda el Área Metropolitana, y que incluya transporte, vivienda y servicios.

“Lo ideal es que en torno a este plan todas las autoridades entren en consenso, con participación de las comunidades” concluye el urbanista.

 

Redacción: Luis Ricardo Pérez P.

Fotografía: Cortesía TransMilenio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *