¿Qué pasó con los planes de Omar Prieto para la segunda etapa de La Vereda?

El pasado 3 de marzo con apenas dos meses al frente del Ejecutivo Regional, el gobernador  Omar Prieto convocó a las principales firmas de arquitectura de Maracaibo para “evaluar las alternativas que permitan el desarrollo de la Vereda del Lago II con un concepto innovador, en el marco del Plan Maestro Zulia Mío”, pero cuatro meses más tarde, las cosas en el parque metropolitano solo han tendido a desmejorar, removiendo interrogantes sobre el estatus del ambicioso proyecto urbanístico.

Las cosas que por sabidas se callan, por calladas se olvidan y finalmente por olvidadas se pierden; por eso TuReporte quiso poner la lupa en el tema de la segunda etapa del “Paseo del Lago”, para evitar que el plan de rescate de este vital espacio muera sepultado por la vorágine político-económica que sacude al país y sus ciudadanos.

Tras un sondeo con los representantes de las firmas convocada por la Gobernación (Arquitécnica, MD Nómadas y Nones+Nones), se pudo constatar que las propuestas para potenciar ambiental, urbanística y económicamente el principal pulmón vegetal de Maracaibo, se encuentran todavía en fase de revisión y a la espera de una nueva convocatoria oficial.

Qué opinan los arquitectos

Farid Chacón, fundador de MD Nómadas explicó que durante el encuentro de marzo se entregaron los planteamientos de lo que cada estudio de arquitectura considera que podría desarrollarse en la Segunda Etapa, aunque apuntó que los detalles de los mismos todavía no pueden ser divulgados.

El arquitecto destaca que en el mundo político existen múltiples factores que pueden incidir sobre los tiempos y climas de inversión, por lo que están atentos al llamado del ejecutivo regional para profundizar en la viabilidad de las propuestas.

Alberto Romero, de la firma Arquitécnica coincidió con Chacón al destacar que como asesores no controlan todas las circunstancias del proyecto más allá de los aspectos técnicos, aunque afirmó que “la propuesta para el nuevo parque ha seguido su proceso de conceptualización con la participación de las tres oficinas convocadas inicialmente, más la adición de otros asesores urbanos”.

Sin ahondar en las particularidades de lo consignado ante la Gobernación, Ernesto Nones, del estudio Nones+Nones, aclaró que desde el punto de vista conceptual lo que se busca es integrar los espacios costaneros que van desde el malecón de la avenida Libertador, frente al Centro de Arte de Maracaibo Lía Bermúdez, con las distintas etapas de la Vereda del Lago.

“Básicamente lo que estamos trabajando es un concepto de parque urbano que no se puede ver aislado de un sistema más integral de espacios públicos de la ciudad. Lo ideal sería que esta segunda etapa sea una integración obviamente con la primera y todos esos terrenos que están frente al CAM-LB, todo ese paseo de la Av. Libertador sea como en las grandes ciudades, que uno arranque a caminar allá y la estructura de espacios públicos te permita hacer un recorrido competo en un área que tiene un gran potencial como espacio público”.

Esta visión que busca volver la cara de la ciudad hacia el Lago no dista mucho del proyecto de Cota Cero concebido en 2005 por el sociólogo y secretario de cultura de la Gobernación del Zulia Giovanni Villalobos, el cual pretendía conectar por vía de un paseo lacustre los espacios desde la Vereda del Lago hasta el Planetario Simón Bolívar, pasando por Santa Rosa de Agua, para así aprovechar el potencial turístico natural de la región.

“Nosotros estamos proponiendo un paseo costanero pero realmente amplio y cómodo con palmas vegetación, caminerías y ciclovías amplias en la parte de la orilla. Ya más en el centro sería un paisajismo de áreas verdes conformada por distintas especies vegetales y áreas recreativas; hacia la ciudad, donde está esa cañada que lo circunda, ahí se crearía un bulevar con espacios rentables que garanticen la vida económica de ese parque”, explicó Nones.

El arquitecto asegura que más allá de la autogestión que permitiría generar los recursos para el mantenimiento del paseo costanero, se buscaría promover una dinámica y funcionalidad que atraiga a la población.

“Tú no puedes ir a un parque donde no sucede nada, donde no se puede comprar un agua, un refresco, comerte una hamburguesa o llevarte un suvenir. Esos grandes parques donde no pasa nada no tienen mucho sentido ya que no hay atractivo para que la gente los use”, defendió Nones.

Desafortunadamente, este proyecto que busca sacar al parque metropolitano de Maracaibo del olvido y pillaje que hoy padece, no tiene una fecha precisa de ejecución, ya que en la gestión pública, al igual que en la vida, lo urgente priva sobre lo importante, y en la actualidad las urgencias son muchas y los recursos pocos.

Tras ser creado por decreto presidencial en noviembre de 1975, las obras de la primera etapa del Paseo del Lago comenzaron en 1976 y culminaron dos años mas tarde. La segunda parte debió esperar hasta 2013 para iniciarse y aún no se le considera terminada, si nos remitimos al proyecto presentado por el Instituto Regional de Ambiente (IARA), que contemplaba campo de golf, bohíos, áreas de hidratación y parque de actividades extremas.

Sin ánimos de crear falsas expectativas ni de comprometer desde ningún punto de vista a la gestión regional, Nones estima que si el proyecto contara hoy con luz verde para su inicio y estuvieran definidos aspectos como procedencia de los recursos y esquema de gestión, la obra -al igual que el primer Paseo del Lago- podría ejecutarse en un lapso de dos años, aunque estos tiempos podrían acortarse o extenderse en función de la disponibilidad de recursos y técnicas de construcción.

De concretarse el proyecto la ciudad no solo recuperaría un espacio para el sano esparcimiento familiar sino que ganaría un eje comercial y turístico que generaría empleos y dividendos para la administración pública, solo falta voluntad política y visión de ciudad. Ya el modelo de ejecución del Paseo del Lago 3 demostró que es posible levantar en tiempo récord las obras cuando las autoridades actúan en simbiosis y no en confrontación con el empresariado.

 

 

Redacción: Luis Ricardo Pérez P.

Fotografía: Cortesía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *