¿Qué pasó con el tema de los semáforos en Maracaibo?

“Las cosas, por sabidas se callan y por calladas se olvidan”, comenta doña María Dolores mientras espera en la esquina a que algún conductor se apiade de ella y le ceda el paso. Maracaibo sin los semáforos es un caos.

El tema de los semáforos en la ciudad se quedó detenido en el limbo. Simple y llanamente, porque la gente se acostumbró a conducir según su inspiración, emoción y sentimientos de cada día.

A pesar de que el alcalde de Maracaibo, Willy Casanova, explicó el pasado 18 de diciembre, durante la entrega del balance de su primer año de gestión, que “actualmente 80 de estos aparatos se recuperaron en su totalidad. Además de 25 intercesiones reparadas”. La realidad es otra.

Cada día, conductores y transeúntes batallan por movilizarse en medio de la anarquía de una ciudad sin frenos. Donde el respeto a las señales de tránsito quedó en el pasado, donde esas señales existían.

Registros de hace seis meses

En pasado 24 de mayo, la municipalidad circuló una nota de prensa donde se daba fe de los trabajos realizados hasta el momento en materia de los semáforos. “Alcaldía de Maracaibo repara 80 semáforos en 25 intersecciones”.

El comunicado resaltó la sustitución de luminarias y cableado, reparación de controladores, así como limpieza de tanquillas, como parte de los trabajos desarrollados por la Dirección de Gestión Urbana de Maracaibo, para lograr la reactivación de 80 semáforos de 25 intersecciones, ubicadas en las 18 parroquias del municipio.

“Los trabajos de reparación y remodelación de estos aparatos de control vial en la ciudad forman parte del plan de mantenimiento correctivo impulsado desde el pasado 16 de abril, por el alcalde Willy Casanova, en el que se realiza una inversión de 101 millones de bolívares”.

En el material informativo se estimó que, “en esa primera se intervendrían 69 intersecciones semaforizadas”. Además, los trabajos incluían la colocación de viseras y micas, el reacondicionamiento de caras y la orientación de postes y brazos.

Los semáforos: la cruel realidad que todos ven

Sin embargo, en septiembre, un medio de comunicación regional realizó un triste balance: en la ciudad hay más semáforos dañados que en completo funcionamiento.

En la calle 77 (5 de julio) solo el semáforo de Delicias está operativo, a lo largo de la concurrida arteria el cruce de avenidas es a ciegas.

Asimismo, en 5 de julio con la 3F el caos reina ya que los equipos de control de tráfico están volteados y los conductores no saben cuál es el que corresponde a la vía que transitan.

De esta manera en el cruce de Bella Vista con 5 de julio dispusieron de unos semáforos peatonales que funcionaron dos semanas y desde entonces están dañados.

Por otra parte, en la calle 86 con avenida Bella Vista, María Mata, habitante del sector, comentó que uno de los dispositivos se cayó hace más de un año. “Durante una noche sin electricidad un ventarrón tumbó el semáforo y un carro le pasó por encima y no lo han puesto”, relató.

Así están las cosas en la Maracaibo que queda por recuperar. María Dolores tiene razón: “hay que hacer ruido, para que las cosas no se queden calladas y en el olvido”.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *