El Espíritu de la Navidad baja a la tierra ¿Ya tiene listo su ritual?

Navidad es una palabra que viene del término Natividad, del latín Nativitas, que quiere decir nacimiento. En este caso se refiere a un nacimiento que es un acontecimiento muy especial y grandioso, un nacimiento que eleva espiritualmente a toda la humanidad, el nacimiento de Jesús. Hoy llega a la tierra en Espíritu de la Navidad.

El 21 de diciembre es uno de los días más especiales, no sólo porque es la noche más larga del año, sino también porque se celebra el solsticio de invierno. Es el momento en el que la tierra se encuentra más distante del Sol.

Según los expertos, este año el solsticio se cumple a las 6.23 minutos de la tarde en el hemisferio sur. Tradicionalmente se reciben bendiciones especiales y es por ello que las personas están atentas para invocarlas y recibirlas.

Una de estas bendiciones se conoce como el Espíritu de la Navidad, Natividad o el Viejo Pascual. Este personaje tiene la misión de traer a la tierra abundancia, paz, amor, unión, fraternidad, armonía, opulencia, prosperidad y bienestar espiritual a toda la humanidad.

Consolidar vínculos afectivos

El llamado de este año es “dejar de lado los aspectos superfluos y triviales de la celebración navideña y centrarse en lo esencial: ser mejores con nosotros mismos y con los demás”, comenta Marggie Castañeda, astróloga y parapsicóloga.

Según Castañeda, el ritual consiste en reunirse en grupos de familia y amigos. “No importa si son dos o tres personas, lo importante es buscar vínculos afectivos durante ese momento”.

La reunión puede se en el hogar, una plaza o parque. Se sugiere que cada uno de los asistentes lleve algo, ya que así se incrementa la generosidad y se magnifica el Espíritu de la Navidad.

El lugar debe estar limpio y bien iluminado. “No es necesario comprar adornos costosos, se pueden utilizar las flores y plantas del jardín, algunas frutas y lo que se tenga a la mano”.

Enumerar los proyectos para el 2019

Se acostumbra preparar un pequeño refrigerio y realizar un brindis. “Si la comida es pan con queso y la bebida algún té o jugo de fruta, con eso es más que suficiente. La celebración antes que ostentosa debe ser abundante en agradecimientos po lo que se posee aquí y ahora”.

Se abrirán simbólicamente ventanas y puertas, invitando a entrar al Espíritu de Navidad y a los ángeles de la paz, del amor, de la salud y prosperidad a nuestro hogar.

Si es posible, el ritual puede incluir música navideña o villancicos. También se recomienda encender algunas velas, para proveer iluminación cálida y hogareña.

A la hora indicada: 6.23 de la tarde, cada invitado redacta una carta que contiene: en primer lugar los agradecimientos por todos los logros del año presente y luego se enumeran los proyectos que se realizarán en el año por llegar.

“La idea no es hacer peticiones, sino afirmaciones, como dando por hechos esos proyectos. Al final se agradece de nuevo por todo y por todos”, detalla Castañeda y explica que la elaboración de la carta es algo muy personal.

Espíritu de la Navidad en Venezuela

La experta indica que la llegada del Espíritu de la Navidad no es un acto consumista ni comercial. “Dejemos atrás la creencia de las velas color naranja, los inciensos, las esencias, los jabones y los baños esotéricos. Si quiere aromatizar su hogar compre mandarinas y cambures y coloque las cáscaras en un bol sobre la mesa principal”.

La fruta puede cortarla en trozos pequeños y combinarla con jugo de naranja o guayaba, para hacer una tizana natural. El pan de pita tostado resulta genial como pasaboca, si se unta con un poco de aceite o mantequilla aromatizado con albahaca.

“No invierta tiempo y dinero en comprar artículos que, a la larga, no sirven sino para alimentar el consumismo. La prosperidad y la abundancia, así como los sentimientos de paz y alegría se atraen con una actitud positiva, dejando de lado las quejas y brindándole amor a quienes nos rodean”, resume Castañeda.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Archivo