Armandito le “pone música” a la oferta comercial marabina

“En el Zulia hay más músicos que gente”. Dijo una vez para explicar por qué hay tanto talento en la región. Pero él mismo es un gran exponente de esa creatividad ilimitada y musical con la que nacen los oriundos de esta tierra.

Armando Hernández, mejor conocido como Armandito, es uno de los creadores de jingles más prolijos y abundantes del Zulia. Preste atención, porque tal vez ese comercial que tanto ha tarareado durante años, salió del ingenio de este músico, que se convirtió en personaje gracias a una sólida trayectoria artística.

Su trabajo musical tomó auge y reconocimiento en 2003, cuando Mermelada Bunch (grupo del cual es director musical) ganó terreno en los escenarios nacionales, con más de 300 presentaciones durante ese año. Antes, fue el tecladista de Ricardo Montaner y su hoja curricular integra otras vivencias enriquecedoras en su carrera.

Sin embargo, Armandito es médico de profesión. Pero en su caso la pasión artística le ganó a pulso a la vocación médica, para llevarlo de los escenarios a la radio, como locutor y como creativo.

El diminutivo por delante

Armando José Hernández Hernández nació en Maracaibo en abril del 72 y se crió en Santa Lucía. Su nombre artístico: Armandito, es una obra del cariño familiar, la confianza de los amigos y los líos por derecho de autor.

Mi papá se llama Armando y en mi casa siempre fui Armandito. En el colegio intenté ser Armando y me presentaba así, pero a los cinco minutos era Armandito, igual pasó en otros círculos, cuando estudié música y cuando empecé a trabajar”.

En todos lados a los “cinco” minutos se convertía en Armandito. “Hubo una vez un problema en Avinpro y Sacven, cuando me inscribi para registrar toda mi música y mis temas. Había otro Armando Hernández a quien le asignaban mis temas y a mi los temas de él. Entonces me dijeron ‘porque no te pones un nombre artístico para que haya confusión’”.

Desde entonces todos los créditos de autor son de Armandito Hernández. “Con el tiempo lo convertí en mi marca personal”. Así lo conocen en las redes sociales, en los eventos, en la radio, en las tarimas y en el mundo.

De pura cepa

“Yo canto desde que tengo uso de razón”, dice para explicar que proviene de una familia musical. “Papá perteneció al grupo Guaco”. Y ese “uso de razón” se ubica, más o menos, a los siete años de edad.

Aprendió a tocar piano en el Conservatorio José Luis Paz y a los 12 años, junto con sus hermanos, fundó el grupo Epo-K Latina, la primera banda infantil de salsa y merengue de Venezuela en su estilo.

A principios de los 90 comenzó a trabajar en diferentes bandas locales e integró el equipo que realizó la música original de Joligud, el primer largometraje rodado en Maracaibo.

En 1996 lo llamaron para integrar la banda de Ricardo Montaner como pianista y primer teclado. Con Montaner estuvo cuatro años. En 2000 se graduó de médico cirujano y eligió ejercer su profesión, en simultáneo con el proyecto musical Mermelada Bunch.

“Dejé de ejercer en 2003, cuando los compromisos con Mermelada eran tantos que no me permitieron seguir. Ese año cumplimos más de 300 presentaciones”. Afirma y detalla que con la agrupación es pianista, tecladista y director musical.

La radio, una pasión

En 2008 se enamoró de la radio. “Goya creyó en mí y me dijo tienes que hacerlo. Teníamos el programa El Bus de la Alegría, donde ella era la única mujer. Ya yo me había certificado como locutor, para poder hacer los jingles, entonces nosotros éramos los que hacíamos la pauta comercial del programa”.

Ahora y desde hace tiempo, la radio es uno de los pilares donde se sostiene la carrera de Armandito, no solo como locutor, en el programa No me acuerdo como se llama, que se transmite por Urbe 96.3 FM, sino como creativo de comerciales, labor que muy conocida por el público, pero sí por sus clientes.

En la actualidad tiene unos 10 jingles activos en la radio marabina. Comerciales como los de Xochimilco, Génica, Oceanía, La Tertuliana, Seguros Catatumbo, Farmacias Saas, Botiqueria, Marmoca, Susys Cookies, Casita De Chocolate, Pan Café y Autoveca son de su autoría.

En el último año ha realizado más de 30 jingles y son de su autoría muchos que se quedaron en la memoria de la colectividad, como las cuñas de DeCandido, Zapaterías Wendy’s, Banco Provincial, Maltín Polar, Mi Vaca Descremada, el Palacio Oriental, Ferretería Bernardo Morillo y Papelerías Ramírez.

Por los momentos, Armandito está bastante ocupado en disfrutar su talento y cosechar sus frutos. La idea de irse del país no ha hechado raices en su corazón. “Con Mermelada están saliendo presentaciones en Estados Unidos, pero es ir y volver”.

@armanditohernandez


Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Isabela Redman

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *