Y la gente se pregunta: para qué vino Nacho a Venezuela

¿Quién es Nacho? Esta pregunta se la hicimos a unas 100 personas en los últimos cuatro días. “Un cantante, un artista, un reguetonero…” fueron parte de las respuestas. Entonces ¿Por qué la visita de Nacho a Venezuela generó tanto revuelo? Para qué vino Nacho a Venezuela.

No es un secreto para nadie, que Miguel Ignacio Mendoza, “Nacho”, fijó su posición política hace tiempo y es opositor al actual gobierno venezolano. Sin embargo, como ciudadano y ser libre, está en todo derecho de hacerlo y eso no lo compromete políticamente con nada ni con nadie. Él no es empleado público, gobernante o líder político. Es un artista.

“Yo fui lleno de amor a mi país y regresé lleno de rabia, frustración y resentimiento”. Esta frase, articulada por Nacho en uno de sus últimos post, resume sus sentimientos luego de permanecer 48 horas en el país y recibir una marejada de comentarios de rechazo y odio por una supuesta vinculación con el Gobierno.

El interés de TuReporte como medio alternativo de comunicación no es señalar, defender ni culpar a alguno de los actores involucrados en la contienda mediática que se generó a raíz del breve retorno de Nacho a Venezuela. La idea es colocar los hechos “sobre la mesa” y que cada quién haga sus conclusiones y reflexiones a cerca de para qué vino Nacho a Venezuela.

¿Qué fue lo que pasó?

La visita de Nacho a Venezuela no era un secreto. Desde el pasado 17 de diciembre, el artista anunció en su cuenta de Instagram que su viaje sería en 27 de diciembre y su destino el aeropuerto internacional Arturo Michelena, en Valencia.

“son muchas mis ganas de volver y voy a hacerlo. Porque siento que esta bien querer trabajar en favor a mi país, es justo lo que creo que necesitamos, gente dispuesta a aportar cosas positivas por encima de las circunstancia”, aseguró.

El cantante resaltó que deseaba caminar con “libertad” en Venezuela, un territorio “que por derecho también me pertenece. Basta de discordias y enfrentamiento. Hagamos todo lo que esté en nuestras posibilidades a pesar de sentirnos que somos de bandos distintos para construir un futuro distinto”, comentó.

La promesa de Nacho se cumplió al pie de la letra y el 27 de diciembre arribó a Venezuela. “Por el progreso, la reconciliación, un mejor futuro. Rumbo a mi lugar favorito del mundo”, posteó justo al iniciar el viaje.

Sin embargo, una vez en tierra venezolana, Nacho comenzó a publicar fotografías en las historias de Instagram y parte de sus seguidores rechazaron que viniera al país para reunirse con personas afectas al Gobierno.

El escándalo inició cuando la periodista Angie Pérez señaló al cantante de “enchufado”. En las publicaciones Pérez insiste en que Nacho es un “hipócrita” y reveló una fotografía con la hija de la exgobernadora de Aragua y mano derecha de Tareck El Aissami, Caryl Bertho.

Según la periodista radicada en Florida, la joven es socia del cantante y de Aldo Sapienza, con quien también tiene un fotografía el artista venezolano.

…Y se prendió la tangana en las redes

Tras las declaraciones de Pérez, Nacho explotó y afirmó que las acusaciones eran falsas y aseguró que tiempos atrás la periodista habría vendido su cuerpo a varios miembros de las directivas de varios canales.

“De qué vive ella… antes vivía de poner a la orden el cuerpo que tenía a ciertos directivos de varios canales. Después yo les paso la lista de quienes pasaron por ese cuerpecito… Ella sabe que yo sé”, fueron las palabras de Nacho.

En respuesta a estas declaraciones, Angie negó haber vendido su cuerpo y catalogó a nacho de “poco hombre”. También reveló que el artista supuestamente habría conseguido un hogar para su abuela, con ayuda de “cierta Chica Brahma exnovia de Jorge Rodríguez”, en Misión Vivienda.

De allí en adelante hubo varios dimes, diretes y ofensas entre Nacho y Angie. Sin embargo, hubo otros actores que se involucraron en la riña: Javier Hala Madrid, Franklin Virguez, Vanessa Senior y hasta el Gurú de las redes, Irrael Gómez. Sin contar los medios de comunicación que, a través del abordaje de la información, le dieron la razón a unos o a otros.

Pero lo más triste y lamentable fue la participación de la gente. Los “paisanitos”, como les dice Nacho, sus seguidores, quienes atacaron no solo al artista, sino que arremetieron contra su esposa, hijos y madre.

Cuando el odio es tan denso que ciega

Nacho regresó a su hogar con las alas quebradas, Angie Pérez también está en su hogar. Cada uno firme en sus convicciones, creencias e ideologías. Pero desde este medio nos preguntamos ¿qué pasó con la gente? ¿qué pasó con quienes atacaron a Nacho por ser lo que es y hacer lo que quiere?

Para el psicólogo y coach de vida Josué Marín, ese comportamiento evidencia que “los venezolanos aún esperan un Mesías. Alguien que llegue para arreglar al país… Eso quiere decir que aún creemos que la solución está afuera y no es responsabilidad de cada uno de los venezolanos”.

Para el experto, vivir en el odio, el rencor y la añoranza de un pasado que ya pasó “solo sirve para evitar que veamos las nuevas posibilidades, los cambios susceptibles que se pueden estar gestando dentro de la estructura social y las nuevas oportunidades”.

Entre tantas frases sueltas, aderezadas con amargura, odio y resentimiento, que se dejaron colar en medio de esta contienda y durante la última semana, vale rescatar una reflexión del Nacho:

“Estamos hechos un desastre como sociedad, yo hago parte de ese desastre, no lo niego (…) Me volví ignorante de nuevo, cegado por un odio que se contagia”. Ahora la invitación es, para quien así lo desee, a reflexionar y preguntarnos, cuántos estamos contagiados con ese mismo odio.

¡Ah! y respecto a la pregunta que titula esta nota: Para qué vino Nacho a Venezuela. La respuesta real y verdadera solo la sabe el mismo, quién asegura tener una misión con su país. Y eso, honestamente, solo a él le interesa.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *