Víctimas y Acreedores del BOI Bank conforman asociación para recuperar sus dólares

Cuando en septiembre de 2015, Víctor Vargas Irausquín, presidente del Banco Occidental de Descuento (BOD), declaró en la revista británica World Finance, que “el crecimiento internacional del recién creado Grupo Financiero BOD busca consolidarse internacionalmente y es uno de los objetivos claves de la institución”, tal vez no sabía el giro que esta inversión tendría.

Hoy, dos años después, y luego de múltiples esfuerzos de los ahorristas del BOI Bank por recuperar el dinero que confiaron a esta institución, los clientes tomaron la decisión de conformar una asociación asesorada por el Escritorio Jurídico Ley y Justicia, firma que pertenece a los abogados José Luis Alcalá, Jesús Vergara y Richard Portillo.

“Han sido muchas las diligencias, cartas, mensajes y la respuesta es siempre la misma: hay que esperar” comenta una cliente en medio de la frustración que representa perder sus ahorros.

Son centenares de ciudadanos que confiaron en la solidez del BOD y depositaron una parte o todos sus ahorros en cuentas aperturadas presuntamente en la islas Antigua y Barbuda.

, pero que en realidad lo hacían en sucursales del banco nacional.

El anuncio oficial de la conformación de la Asociación de Acreedores y Víctimas de los Bancos BOI Bank y Banco del Orinoco N.V. se publicó en prensa el pasado 23 de marzo de este año. “Se invita a los acreedores a comunicarse con esta Asociación, a los fines de intentar las acciones legales, para la recuperación de las acreencias que les adeudan”, relata el texto.

“Constituimos una asociación de víctimas, ya que en reiteradas oportunidades los clientes, luego de aperturar las cuentas, solicitaron la devolución del dinero o transferencias a otros bancos y no recibieron respuestas”, indica José Luis Alcalá, uno de los abogados a cargo del caso.

Según el jurista, la situación se ha mantenido durante los dos últimos años y “todas las víctimas quedaron sin la posibilidad de obtener sus ahorros porque el banco se los niega”.

El BOI es un banco de maletín registrado en Curazao, pero que se maneja desde Venezuela, explica Alcalá. “La persona abre su cuenta en dólares acá en Venezuela, directamente en las oficinas del BOD, porque ninguno de los clientes fue a Antigua-Barbuda a aperturar”.

Sin embargo, el abogado advierte que hubo un mal manejo de esos recursos. “El banco tiene muchas dificultades, porque utilizaron el dinero de los inversionistas para comprar bonos de la deuda pública nacional, bonos que se desplomaron en el mercado y no se han podido recuperar. Tuvieron pérdidas”, asegura Alcalá.

La firma legal asegura que existen cartas y notificaciones enviadas por los clientes al banco, donde solicitan la “no renovación y la liquidez de ese dinero”, pero el banco no hace caso de las misivas.

Además, entre los afectados se ha dejado correr el rumor de que Vargas Irausquín tuvo una “gran pérdida” con el arreglo de su divorcio con Carmen Leonor Santaella, su primera esposa, y que de allí se han derivado demasiados gastos y compensaciones.  “Tuvo que rematar la propiedad en Wellington”, detallan.

¿Consolidación internacional?

El Grupo Financiero BOD surgió de la visión estratégica en respuesta al crecimiento del holding empresarial, así como de la necesidad de fortalecer aún más su rama financiera. Está presente en Venezuela, Panamá, República Dominicana, Curazao y Antigua y Barbuda, explicó Víctor Vargas en 2015 al medio británico.

El grupo abrió plaza para más de 14 mil personas y está conformado por los bancos BOD (Venezuela), Allbank (Panamá), BOI Bank (Antigua y Barbuda), BONV (Curazao) y Bancamérica (República Dominicana), que integran el portafolio del Grupo Financiero, en el que también destacan las instituciones de mercado de capitales BOD.

El grupo incluyó una serie de compañías de seguros como La Occidental, Global Care, Salud Care y Planinsa (todas en Venezuela), así como Pymefactoring RD (Venezuela-República Dominicana) y National Leasing (Panamá).

Una arista importante de ese apoyo lo representa el Centro de Emprendedores BOD, proyecto de la Fundación BOD, que, para el momento, había impartido capacitación a más de siete mil emprendedores venezolanos y otorgado financiamiento con más de 300 operaciones de crédito por un valor de 180 millones de bolívares, destinados al desarrollo de sus negocios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *