En Trío restaurante “entra un cliente y sale un amigo”

Quien no conoce a los propietarios puede pensar que la frase “entra un cliente y sale un amigo” es un cliché. Pero para los asiduos visitantes de Trío Restaurante es una sensación que se vive, se siente, se saborea y se ve.

Trío es como un tesoro escondido en la calle 77, 5 de Julio, con la avenida 17, Baralt. Su discreta fachada a penas muestra un visaje de lo que guarda en su interior. Y quien llega por primera vez, por curiosidad o por hambre, corre el riesgo de quedar gratamente complacido y querer volver por más.

El propietario de Trío Restaurante es médico cirujano y empresario, pero su pasión, al igual que la de su esposa, es la restauración “pura y dura”, que se ejerce con una vocación orientada a “hacer feliz al cliente”.

trío restaurante

“Queremos que los comensales entre contentos y salgan felices”, expresan ambos y lo ponen en evidencia, cuando reciben y despiden a cada cliente con una sonrisa y con la frase “esta es su casa”.

El doctor pasa sus días sentado en la puerta del negocio, atento a como discurre la jornada, cómo evoluciona la sala, cómo reacciona la clientela ante cada bocado y la manera cómo sale cada visitante. Si no ve sonrisas se inquieta.

Para garantizarle al cliente una experiencia única, los propietarios de Trío, no solo se ocuparon de construir un lugar hermoso y acogedor, sino que cuidan cada detalle, como que las damas tengan donde colgar sus carteras y paquetes o colocar cerca conectores para cargar el celular.

El hilo musical es parte del ambiente, cálido y familiar. La atención es personalizada, con esmero por atender cada expectativa del cliente y ofrecer un menú gustoso, una estadía segura y confortable y una propuesta gastronómica variada y accesible.

Trío Restaurante: un sueño de toda la vida

trío restaurante

Trío Restaurante encendió sus fogones hace tres años. Sus creadores idearon rescatar un local donde funcionaba una mueblería que fue devastada por un incendio. “Construimos todo desde cero. Este local es obra de Nones + Nones y se llevó dos años culminar todo el espacio”, indican.

La “excusa” para edificar Trío fue ofrecerle a su hija un lugar para emprender. Sin embargo, el restaurante fue la materialización de los sueños de la pareja, quienes durante sus viajes por el mundo, fueron condimentando la idea.

trío restaurante

“Visitamos diversos restaurantes en muchos países y siempre pensábamos que queríamos hacer algo parecido. No sabíamos nada sobre manejar restaurantes, pero si del buen comer y de la mejor atención”, aseguran.

Ella es administradora de empresas y experta en mercadeo, competencias que le sirvieron para sacar adelante su proyecto. “Trío está inspirado en un restaurantico que visitamos en Noruega, donde tres amigos chefs servían propuestas gourmet deliciosas y accesibles”, relata para develar de dónde viene el nombre.

Su cocina abierta le permite a los visitantes recrearse con el trabajo de los cocineros y evidenciar la pulcritud de cada preparación”.

“El cliente come lo que quiere”

trío restaurante

El menú de Trío Restaurante es flexible y se adapta a los cambios en cuanto a la accesibilidad de los ingredientes. “La semana que compramos papa a buen precio manejamos platos elaborados con papá y así sucesivamente. Esto nos permite mantener la calidad y los precios”.

La propuesta va desde tequeños tradicionales, de carne o de cerdo; carpacho y brusquetas. También ofrecen cartocho, pizzas, hamburguesas, tés, jugos de fruta, café y postres.

El chef de Trío Restaurante se llama Lino Cepeda. Con él, otros 22 jóvenes se esmeran por ofrecer cada día la mejor versión de restaurante que los comensales puedan disfrutar, porque todos están preparados para hacer de todo.

El personal tiene formación en primeros auxilios y pueden manejar situaciones imprevistas que se presenten dentro del local”.

En este relanzamiento de Trío, el proyecto se encamina a retomar la esencia de su causa, que es ofrecer espacio para montar galerías itinerantes, exponer obras de arte, propuestas musicales y hasta productos artesanal que el visitante pueda adquirir.

Pero más allá del sabor de la comida, el ambiente que invita al solaz y la tertulia, y la atención amable, en Trío hay sonrisas, apretones de mano, alegría, entrega y un constante afán por complacer y promover la felicidad. Una recomendación… El Pie de Limón!

Contactos

@trio_mcbo

Redacción y fotografías: Reyna Carreño Miranda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *