Te con Té no reabrirá sus puertas, su “acta de defunción” ya está firmada

Se suponía que todo era un procedimiento de rutina, pero ya las cartas estaban echadas. El pasado 4 de marzo cuando los comensales acudieron a disfrutar de su ensalada favorita en horas del almuerzo, se llevaron un chasco. El vigilante del estacionamiento en la avenida 3Y con calle 70, les dijo que la sede original de Te con Té estaba “temporalmente cerrada por remodelaciones”, sin sospechar que estaban presenciando el principio del fin para el restaurante creado por Pedro Guanipa, hermano mayor de los diputados opositores Juan Pablo y Tomás.

La excusa de un refrescamiento en la imagen del local escondía una verdad amarga y dura de tragar para quienes hacían vida y dependían del próspero negocio: La mosca de la política se había posado desvergonzadamente sobre ellos a ejecutar su escatológico menester.

La excusa oficial

La visita del Cuerpo de Bomberos de Maracaibo (adscrito a la Gobernación del Zulia) informando a la administración del restaurante que debían volver a tramitar permisos que todavía estaban en vigencia, fue mucho más que un mal presagio; era una sentencia de muerte entre líneas para el empleo de más de 200 trabajadores y el modus vivendi de una familia con profundas raíces en el quehacer político.

Como era de esperarse, aunque los recaudos exigidos fueron consignados en la fecha prevista, nunca fueron liberados “por órdenes superiores” según relataron a los medios empleados de Te con Té que el pasado 24 de abril fueron a protestar por su derecho al trabajo, en las puertas de la Residencia Oficial, su vecino y cliente fijo desde mucho antes que sus inquilinos izaran las banderas de la intolerancia.

Aquel reclamo terminó de mala manera. Empujones, detenidos y nuevas retaliaciones contra las sucursales del restaurante, pues a solo minutos de la manifestación funcionarios regionales acudieron a la sede de La Paragua a ordenar su cierre y poco después ocurrió lo propio con las versiones “express” de los centros comerciales Sambil y Lago Mall.

Carol de Guanipa, copropietaria del establecimiento y esposa de Pedro explicó a TuReporte en meses pasados que la administración intentó preservar el empleo de todo el personal redistribuyéndolo entre las sedes que estaban activas, pero a medida que fueron cerradas se hacía insostenible el pago de salarios. Ahora todos están desempleados.

Pase de factura

La prudencia mediática fue la siempre la norma para los empresarios con parentela política, pues no querían que su dilema se planteara como una guerra entre factores rivales, pero ya era tarde; del lado oficialista la tónica de la confrontación había sido establecida desde hace años, incluso antes de que Omar Prieto soñara con la idea de gobernar al Zulia.

En marzo de 2016, el entonces alcalde de San Francisco, aseguró durante un operativo de combate al bachaqueo de productos regulados que “aquí hay un choque de los que creemos que este es el camino y los que venden caro en Té con Té como los Guanipa (…) no caigan en la tentación diabólica de estar en el comercio sin producir”.

Una postura más tajante y sin cortapisas vendría finalmente del gobernador electo –mas no juramentado- Juan Pablo Guanipa, quien denunció la persecución que su archirrival y sucesor al cargo había desatado contra su familia y los negocios de ésta.

“Pedro no está involucrado en política, Te con Té es de él y Tomás, igual que Rollertec donde son socios junto a personas de otras familias. Esas empresas están todas cerradas por el capricho de Omar Prieto”, aseguró el diputado en entrevista con este medio a principios de junio.

De la indiferencia al miedo

Hoy la misma suerte que corrió Te con Té llama a las puertas de otros negocios e incluso propiedades en las inmediaciones de la Residencia Oficial y ahora sí, los vecinos están preocupados.

Fuentes cercanas al restaurante de las ensaladas informaron a este medio que entre finales de julio e inicios de agosto, justo cuando Pedro Guanipa firmaba el acta de defunción de su restaurante (el finiquito del arrendamiento de la sede original de Te con Té), cuadrillas de obreros enviadas por el Ejecutivo Regional procedían a “intervenir” una vivienda situada diagonal a la casa del gobernador.

La casona, propiedad del empresario Víctor Hugo Salas, dueño de Helados La Argentina, está desde entonces siendo remodelada sin autorización de su dueño, para instalar oficinas del primer anillo del Gobernador del Zulia, según afirmaron fuentes del chavismo regional.

“No se trata de una expropiación pues no hay ningún decreto declarando el inmueble de utilidad pública” indicaron personas cercanas a la revolución bolivariana que prefirieron no ser citados con nombre.

Cuando TuReporte publicó las primeras informaciones sobre el cierre de Te con Té, algunos seguidores en las redes sociales, quizás molestos con Juan Pablo Guanipa por no juramentarse como gobernador ante la Asamblea Constituyente, reaccionaron con indiferencia y hasta beneplácito, ahora que el problema se expande en la cuadra y otros comercios en la ciudad, muchos han reconsiderado su postura inicial.

 

Redacción: Luis Ricardo Pérez P.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *