Por qué el Sambil Maracaibo tiene ocho días sin electricidad

Los primeros bajones de electricidad del pasado jueves 9 de agosto, fueron suficientes para que se le cortara el suministro de electricidad al Sambil Maracaibo. Hoy, ocho días después, la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) se niega a restituirle el servicio al centro comercial más grande de la ciudad.

Juan Carlos Koch, gerente general del Sambil Maracaibo, explica que no han encontrado un punto medio, donde el centro comercial pueda obtener una solución al problema. “Nos dicen (Corpoelec) que es una orden, la electricidad en para el pueblo”.

Sin embargo, Koch destaca que también son pueblo los tres mil trabajadores que hacen vida laboran dentro del Sambil, así como los usuarios que acuden todos los días al centro comercial, para realizar compras, acudir a los bancos o simplemente para pasar un rato de esparcimiento. Eso sin contar a los 322 comerciantes que también son parte de la ciudadanía.

En Sambil también funcionan nueve entidades bancarias, que hasta los momentos no han podido realizar el arqueo previo a la Reconversión Monetaria. Además el supermercado y las farmacias expenden productos de primera necesidad para los clientes.

Por qué “apagaron” el Sambil Maracaibo

Al Sambil le “bajaron los breques” al finalizar la tarde del jueves, justo cuando comenzaron los primeros indicios de que algo nuevo estaba afectando el servicio de electricidad en la ciudad.

Una vez que se produjo el corte del tendido aéreo que pasa por el Lago y que se incendian los cables que pasan por debajo del puente Rafael Urdaneta, Corpoelec decidió no reconectar al centro comercial, porque su consumo es alto.

Explica Koch que, por ser un centro comercial moderno, Sambil tiene un sistema de carga concentrada con un solo medidor que recibe la cantidad de energía aprobada y que surte a todos los locales.

“Eso se hizo cuando estaba Enelven y fue un buen procedimiento, porque resulta más operativo que haya un solo suscriptor y que se reciba una carga de alto voltaje, que luego se transforma y distribuye. Así funcionan los centros comerciales modernos en el mundo”.

El consumo normal de Sambil Maracaibo es de 4.5 KVA, de los cuales, tiene capacidad para autogenerar 1 KVA, por medio de su planta. El resto: 3.5 KVA puede reducirse hasta 2.5 KVA, con menos horas de trabajo, disminución del consumo y seccionando la carga.

“Queremos que nos den la oportunidad de negociar, de aportar, de mantenernos productivos. Pero no recibimos ninguna respuesta positiva, solo que tenemos que esperar que se concluyan unos trabajos que se están haciendo en Termozulia y después se verá”.

Ocho días sin “ver luz”

Aunque no se manejan cifras aún, se habla de pérdidas son millonarias. El fin de semana pasado los dueños de restaurantes y negocios que expenden alimentos, comenzaron a deshacerse de la mercancía que estaba en descomposición.

Koch relató que solo entre dos franquicias perdieron dos mil pollos, que debieron botar a la basura porque se pudrieron. “Se perdieron frutas, hortalizas, otros congelados. Los comerciantes debieron botar la comida que se pudrió”,manifestó.

“Hemos sido respetuosos de todo lo exigido por la ley en materia eléctrica, contando con planta para generación parcial, plan de ahorro eléctrico que supera el 50 por ciento, Plan de bote de carga para situaciones críticas de la red eléctrica, e inversión permanente en sustitución de iluminación para disminuir aún más el consumo”, posteó Koch en el Instagram de Sambil Maracaibo.

La desesperación acecha de cerca a los propietarios y trabajadores del centro comercial, no solo porque el Sambil tiene ocho días cerrado y contando, sino porque el resto de los centros comerciales de la ciudad están recibiendo electricidad y se encuentran laborando, en la medida que el caos eléctrico lo permite.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Cortesía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *