República Dominicana “aprieta” los controles de ingreso ante afluencia de inmigrantes

El año pasado, República Dominicana deportó o no permitió el ingreso al país de 110 mil 30 extranjeros de 33 países por no cumplir con las leyes migratorias locales. Los viajeros venezolanos están “bajo la lupa” de la isla caribeña.

La Dirección General de Migración (DGM) destacó que en 2017 ejecutó cientos de operaciones de interdicción que concluyeron con la deportación de 57 mil 996 extranjeros, mientras que a otros 42 mil 34 no se les permitió el ingreso a la nación caribeña.

De acuerdo al reporte oficial, los indocumentados deportados el año pasado provenían de Albania, Alemania, Argentina, Armenia, Bélgica, Brasil, Bulgaria, Canadá, China, Colombia, Cuba, España, Estados Unidos, Francia, Grecia, Guayana, Haití, India, Holanda, Irán, Italia, Lituania, México, Panamá, Perú, Portugal, Puerto Rico, Rusia, Suráfrica, Serbia, Taiwán, Trinidad y Tobago, y Venezuela.

DGM precisó que seis millones 433 mil 564 viajeros ingresaron al país el año pasado vía aérea, mientras que seis millones 737 mil 926 personas partieron del territorio en el mismo período.

En lo que respecta a los movimientos migratorios por la frontera terrestre, se registraron 236 mil 949 entradas y 200 mil 454 salidas, principalmente por el puesto de Jimaní (suroeste, fronterizo con Haití), donde se reportó el mayor flujo.

Migración también reveló que el año pasado dos mil 626 extranjeros retornaron a sus respectivos países de manera voluntaria.

Viajeros venezolanos

En 2017 se registraron diversos eventos en el Aeropuerto Internacional Las Américas de Santo Domingo, al menos uno por mes, donde se vieron involucrados pasajeros venezolanos a quienes les fue negada la entrada al país, por “no cumplir con los requisitos mínimos”.

El último denunciado fue el 19 de noviembre, cuando a un total de 14 venezolanos les fue negada la entrada a República Dominicana. Los viajeros arribaron al país en un vuelo de la aerolínea Venezolana y fueron devueltos en el mismo avión dos horas después de su arribo a la isla.

El grupo de personas era bastante heterogéneo y estaba conformado por hombres y mujeres, jóvenes y adultos, con algunas características comunes como: no poseer reserva de hotel ni tarjeta de crédito con acceso a dólares y alegar la visita a algún familiar residenciado en el país como motivo del viaje.

Los viajeros no aportaron sus nombres para no ser identificados públicamente y refirieron que, al bajar del avión y dirigirse a migración, fueron “llamados a dedo”, les quitaron el pasaporte y luego solo les informaron que no podían entrar al país por “no cumplir con los requisitos”.

Una mujer, quien viajaba con su hijo adolescente, comentó que tiene un tío que vive en Santo Domingo e incluso mostró una carta de invitación al país que le envió su familiar, sin embargo, los representantes de migración de la isla le aseguraron que “el documento no era válido porque no estaba apostillado”.

Por más de una hora el grupo de venezolanos intentó negociar su permanencia en República Dominicana, pero el joven que les atendió en representación del Gobierno les explicó que aun cuando tuvieran “algún familiar que les invite a visitar el país, esta persona debe participar que tendrá un visitante y además demostrar que posee los ingresos suficientes para cubrir todos sus gastos durante su estadía”.

El funcionario de Migración aseguró que no se requiere Visa para entrar a Republica Dominicana, pero sí se establecen algunos requisitos mínimos que garanticen que todo el extranjero que entra, sin importar su nacionalidad, sea con fines de hacer turismo.

La permanencia de venezolanos en estado de ilegalidad dentro de la isla caribeña es uno de los motivos por los que cada vez son más estrictos los controles para entrar. Se estima que, durante los últimos tres meses de 2017, ingresaron ilegalmente unos mil venezolanos, según las cifras que maneja la Oficina de Turismo de República Dominicana.

“Requisitos” para ingresar

  1. Tener y demostrar que se realizó una reserva pagada en alguno de los hoteles de la isla.
  2. Poseer una tarjeta de crédito con acceso a dólares.
  3. Portar al menos 100 dólares en efectivo.
  4. Si la estadía es “larga” demostrar que posee ingresos para costear su permanencia en la isla.
  5. Si el viaje es para visitar algún familiar residenciado en la isla, el residente debe demostrar, mediante un documento apostillado, que puede hacerse cargo de la manutención de su invitado durante el tiempo de permanencia en el país.

Redacción y fotografía: Agencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *