¡Regresan los apagones! Caos eléctrico le “baja los breques” a Maracaibo

“¡Es el colmo!” Grita Marlene con evidente ira. Cinco largas horas sin servicio eléctrico “detiene” su cotidianidad y ponen en peligro su única fuente de ingreso: un pequeño negocio de copias, reproducciones y anillado. Tras la espera, que en el ocio improductivo resulta eterna, un chispazo anuncia el retorno de “la luz”, los equipos zumban y los bombillos parecen crecer ante la descarga. Falsa alarma, la electricidad se va de nuevo, quien sabe para cuando volver.

La gran interrogante es ¿qué pasa con el servicio eléctrico en Maracaibo? Durante los 10 días que antecedieron a los comicios presidenciales del 20 de mayo, el suministro pareció estabilizarse, pero desde el pasado sábado 26 de mayo regresó la pesadilla de los bajones, los cortes de más de tres horas en cualquier momento del día y los apagones prolongados.

El “caos eléctrico” genera una descarga de incertidumbre entre la ciudadanía, ya que las fluctuaciones e intermitencias del servicio, convierten la cotidianidad en una especie de “ruleta rusa”, imposible de predecir y mucho menos de programar. Y la gente se pregunta: ¿Dónde quedan las promesas del ministro Luis Motta y el gobernador Omar Prieto?

“A este problema de la luz hay que cogerle el güiro. Hay un bajón general y a todos se nos va, uno queda como en shock pensando volverá o no volverá, entonces a los minutos regresa en unos sectores y en otros no. Ya uno no puede trabajar porque a penas se va a sentar en la silla y plaf, viene el corte de cuatro horas y eso pasa dos veces al día. Ya estoy mamada de esto”, asegura Carolina Vera, promotora cultural y productora de radio.

“Hoy se fue de 1.00 a 5.00 de la tarde y a las 7.00 la quitaron otra vez. No puedo trabajar, no puedo dormir, no puedo hacer nada. Nos están volviendo locos con los cortes eléctricos y aún no tienen una solución satisfactoria. Supuestamente el problema se arreglaba con los transformadores que iban a la COL, luego era la solución la turbina que llegó y aún el servicio eléctrico está en colapsado”, indica Jorge Boscán, fotógrafo.

“Yo paso mala noche, porque la luz llega a media noche, y tengo que levantarme a las 4.30 de la mañana para hacer el transporte escolar. Cuando llego a la casa e intento descansar, la vuelven a quitar y entonces tampoco puedo dormir, así paso el día con rabia y malestar, porque esto no es justo”, asegura Nelva Pineda, quien administra un transporte escolar en San Francisco.

La fluctuación no discrimina

Las interrupciones del servicio eléctrico son cada vez más “democráticas” y afectan a toda la ciudad por igual, sin embargo los sectores más “oscuros” son: Los Robles, San Javier, Diez de Enero, Villa Robles, Sur América, Sierra Maestra, La Unión y el Kilómetro 4, Primero de Mayo, Paraíso, Veritas, Mara Norte y la Limpia, que reportan constantes “racionamientos”, a través de las redes sociales.

Zonas como Tierra Negra, Milagro Norte, San Agustín, Valle Claro, Santa Fe III, Los Estanques, La Rotaria, 19 de Julio y Catatumbo enfrentan tres interrupciones del servicio por día, que se extienden hasta seis horas, cada una, durante los últimos cuatro días.

En La Curva de Molina, Raúl Leoni, Carmelo Urdaneta, Punta de Mata, La Limpia, Panamericano, La Floresta, La Victoria y la urbanización Los Mangos reportan dos apagones diarios que suman hasta nueve horas.

A través de las redes sociales aseguran que en Lago Azul quedaron sin el servicio durante 15 horas el sábado. Ese mismo día, en Primero de Agosto, hubo un apagón desde las 4.30 de la tarde hasta las 9.30 de la noche. El siguiente comenzó a medianoche y finalizó a las 3.00 de la madrugada.

Cinco meses de calvario

EL caos eléctrico en el Zulia inició en diciembre de 2017, con sendos apagones que dejaron sin electricidad a todo el estado y varias ciudades venezolanas. Desde que inició 2018, la Gobernación adelanta trabajos de recuperación para estabilizar el fluido eléctrico en el estado.

Pese a los esfuerzos por mantener el hilo eléctrico, el 2018 inició con severas interrupciones en la generación eléctrica que surte al Zulia. El 21 de marzo pasado Corpoelec hizo público un cronograma de racionamientos para el Zulia que comenzaría a aplicarse desde el 22 de ese mes. Los sectores quedaron organizados en cinco bloques, con cortes de tres horas, en horarios rotativos. Pero la medida quedó en papel.

El gobernador Omar Prieto aclaró a finales de abril que “la administración de carga es de cuatro horas, está establecido así. Para no tocar dos veces un circuito”. Sin embargo, en sectores como el barrio Día de las Madres II, de la parroquia Domitila Flores, de San Francisco tiene energía cinco horas sí y cinco no. En el Soler quitan el servicio tres veces diarias. Mientras que en San Felipe y Sierra Maestra lo hace una sola vez.

En el casco central de Maracaibo reclaman que sus ventas decayeron por pasar hasta seis horas continuas sin electricidad. En lugares de Maracaibo como 18 de Octubre, Cuatricentenario e Isla Dorada únicamente experimentan fluctuaciones de voltaje.

Adiós luz que te apagaste

La respuesta “oficial” ha sido que no se trata de un asunto de administración de carga sino que los circuitos caen por eventualidades con “un poste o un transformador”, según reconoció Omar Prieto, opinión que el dirigente de Primero Justicia, Juan Pablo Guanipa, cataloga de “vulgar mentira”.

“Hay una realidad clara y es que no tienen la capacidad de generar electricidad, reparan obras sin sustentabilidad, en momentos donde la demanda crece producto del calor que se vive en nuestro estado”, asegura el político y explica que “la generación térmica en centro-occidente está en caos y se queda dependiendo del Guri, lo que sobrecarga las líneas de transmisión. Eso produce desbalances del voltaje y comienzan a racionar. A Omar Prieto la crisis eléctrica le explota en la cara y miente descaradamente”, apuntó Guanipa.

Prieto aseguró que la turbina de Termozulia se encontraba lista, así como los trabajos de 400 MW del cable lacustre y los 400 MW del Puente sobre el Lago. “Hablan de una turbina que estuvo abandonada en Sidor, que exige más gasto que beneficio; de una línea sublacustre que apenas se está iniciando y que, en un gobierno de honestos, estaría lista en al menos tres años (…). Termina prometiendo que el problema lo resolverán unos cables que tienen años dañados debajo del puente, sin un diagnóstico real de lo que presentan. Con qué dólares pagarán su reparación. Lo cierto es que no hay posibilidad de que alguna de esas tres obras esté lista a corto plazo” respondió Guanipa.

En medio de este escenario, el pasado 25 de mayo, se registró otro incendio en la Subestación Veritas que dejó sin electricidad a los sectores Veritas, Belloso, Valle Frío y Santa Lucía. Un cable de alta tensión se rompió y se prendió en fuego a las 12.30 del mediodía. “El problema es que no le hacen mantenimiento. Eso tiene años que no lo limpia y el monte crecen y crecen. Es paja seca y cuando explota un transformador y bota chispa de una vez agarra candela”, contó una vecina del sector.

Los habitantes de Veritas aseguran que la Subestación no cuenta con el mantenimiento ni la limpieza requerida, pese a que la Gobernación de Zulia y la Alcaldía de Maracaibo iniciaron el pasado 23 de marzo un Plan de Desmalezamiento en Subestaciones Eléctricas.

Mientras, la ciudad se queda literalmente sin energía, sin productividad, sumida en la oscuridad del abandono. Hasta esta nota que usted lee en este momento esperó durante cinco horas para ser publicada por falta de electricidad.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *