Recolección de basura en Maracaibo: “un paso adelante y cuatro atrás”

Carmen Teresa recorre las cuatro cuadras desde su casa a la panadería. En el camino va espantando las moscas que amenazan con “llevársela en peso” y con un pañito tapa su nariz, porque el hedor es insoportable, ya que todo el trayecto está plagado de montones de desechos pútridos y malolientes, por la falta de recolección de basura.

En la esquina de la 78 con la 19, una nube de insectos la rodea y la señora agita los brazos para espantarlos. “Eso fue que por fin se llevaron la basura de la Milán, ellos la guardan ahí, pero cuando hay mucha comienza a destilar un líquido negro que huele a rayos”.

La vecina señala un depósito externo, donde el expendio de alimentos almacena sus desechos, para que no estén a la intemperie. La cantidad de moscas es indescriptible y el mal olor se percibe a cuadras.

Una empleada del lugar se afana en espantar los insectos que pugnan por entrar. “Esta mañana cazamos al camión del aseo y le ofrecimos comida a los trabajadores para que se llevaran la basura. Esa es la única manera de que nos paren bolas”, admite.

Carrera de caballo, parada de burro

La basura le va ganando terreno a la gestión municipal. Lo que pareció ser una “carrera de caballo, terminó en una parada de burro” comenta Moisés, habitante del Sector Paraíso de la parroquia Chiquinquirá, por donde la recolección no pasa desde abril, aunque él leyó en la prensa que estaban limpiando la ciudad.

“Las moscas y el mal olor son insoportables. Ya las bolsas no caben en las aceras y se desparramaron por la calle. Los perros las rompen y riegan la basura por todos lados”, asegura Moisés y detalla que al único lugar donde llega el camión, a veces, es al abasto.

“Ahí sí recogen los desperdicios, porque les pagan y además les dan el desayuno, pero a los demás que nos coman los gusanos. Yo no se quien se encarga de supervisar el servicio, pero quién sea no lo está cumpliendo”, se lamenta.

Qué pasó con el plan de recolección de basura

El pasado 30 de agosto, la alcaldía de Maracaibo inició un despliegue especial en el sector La Chamarreta, parroquia Francisco Eugenio Bustamante, que incluyó barrido manual, remoción de escombros, cauchos y el saneamiento del drenaje de un colector de aguas servidas en la Circunvalación 3.

La última información oficial que circuló respecto a la recolección de desechos en la ciudad, fue el pasado 14 de septiembre a través de la cuenta de Twitter del alcalde Willy Casanova, donde se colgó un video con la siguiente leyenda: “Comprometidos con devolverles una ciudad limpia a los maracaiberos y maracaiberas, desde la @DGGUMaracaibo impulsamos las labores de recolección de desechos sólidos en diversos sectores de nuestro municipio”.

En los últimos 12 días no se dijo nada más al respecto. Mientras, en los sectores donde se inició la recolección ya la basura comenzó a acumularse de nuevo, eso sin contar que en zonas como la parroquia Manuel Dagnino, el aseo no pasa desde hace meses.

¿Gobernación o Alcaldía? ¿Todos o ninguno?

El mismo 14 de septiembre, Casanova ofreció declaraciones a un medio impreso local y advirtió que la Gobernación del Zulia y la Alcaldía de Maracaibo unirán esfuerzos en la recolección de basura debido al “caos en la situación de los servicios públicos”.

También indicó que el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Ecosocialismo y Aguas, acababa de realizar un aporte de 19 millones de bolívares soberanos para ser incorporados al problema de la basura en la ciudad.

La aclaratoria surgió a raíz de una nota de prensa de la Gobernación titulada: “Gobernador Omar Prieto durante encuentro con ministros acordó asumir la recolección de basura, recuperación de semáforos y alumbrado público de Maracaibo”.

Al respecto, Casanova manifestó que necesitan el apoyo de todos para recomponer el orden de los servicios públicos y alegó que “cuando llegamos encontramos a Maracaibo desmantelada y destruida, sin un camión compactador, sin camiones volteo, sin máquinas amarillas”.

La decisión del gobernador ocurrió apenas a solo 15 días de que Casanova firmara un decreto para regir la recolección de la basura a través de entes privados y donde se establecen las bases en el manejo de los desechos sólidos.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *