Reciclaje del plástico dejará ganancias de 100 mil dólares a la Alcaldía

El reciclaje del plástico es un buen negocio. Tanto, que dejará ingresos de hasta 100 mil dólares a la Alcaldía de Maracaibo, con la activación de la empresa Recimara que será inaugurada el próximo lunes 27 de agosto.

Estos ingresos, estimados para el próximo año, serán invertidos en mejoras de vialidad y orden. Tal como lo indicó Daniel Boza, director de Gestión Urbana de la Alcaldía, durante una entrevista con un medio impreso local.

La empresa Reciclaje Maracaibo inició labores desde el pasado 2 de julio, pero “está en periodo de prueba”, según refirió Willy Casanova, alcalde de la ciudad, quien realizó dos inspecciones en las instalaciones durante agosto: una este martes 21 y otra el pasado 18 de agosto.

“Junto al ministro para el Ecosocialismo, @HeryckRangel, realizamos un recorrido en los espacios de #Recimara, proyecto que nació como parte de las acciones que desde la @alcaldiademcbo adelantamos para resolver el problema de la basura de manera estructural y definitiva”, tuiteó en esa oportunidad.

Recoger, separar y vender

La empresa Recimara está ubicada diagonal a la terminal de pasajeros, en las instalaciones de lo que fue la Fundación de Saneamiento Ambiental de Maracaibo (Funsama) que agrupaba a los trabajadores del barrido manual llamados “salserines”.

Recimara funciona como un centro de transferencia. Recicla principalmente el plástico,que se extrae de la basura que la Alcaldía de Maracaibo recolecta y deja ahí. El material segregado se vende luego.

José Villavicencio, gerente de Operaciones de Recimara, indicó que la empresa dividió el municipio en dos partes principales: el centro de transferencia (antiguo Funsama) cubre la mitad de la ciudad y “va a haber otro punto que será El Palotal, que va a cumplir la misma función de nosotros”.

Los camiones volteo o compactadores, que dispone la Alcaldía, recogen la basura de la ciudad, vierten en Funsama los desechos y regresan a hacer las rutas más cortas para aumentar las veces que recogen la basura de Maracaibo.

Los trabajadores segregan los desechos manualmente, para extraer el plástico y otros materiales. Lo que no es reciclable se transporta en los camiones hasta el destino final en el relleno sanitario La Ciénaga.

Un negocio viejo y rentable

La recolección y venta de plástico no es un negocio nuevo en la ciudad. En las circunvalaciones 1 y 3 funcionan varios sitios donde compran el plástico por kilo. Las personas que se dedican a recolectar plástico por las calles, acuden a eso lugares y reciben por la venta, entre 0,2 y 0,5 bolívares Soberanos, según el tipo de plástico.

El llamado plástico PET, por sus siglas en inglés que significan tereftalato de polietileno, se utiliza mucho en envases de gaseosas, malta y textiles. Su precio es más alto en el mercado.

“El PET es ‘codiciado’ o el más buscado, porque se vende mejor (…) Las tapas de esos envases y las garrafas como de leche pertenecen a otro tipo de plástico, que es más opaco. También está el plástico duro que es el que se encuentra en las sillas o en las cesta de ropa”, precisó Villavicencio.

Se acabó el “reciclaje” informal

Con la llegada de Recimara (2 de julio) el negocio del plástico en el comercio informal en las circunvalaciones mermó y las botellas, tapas, bolsas y otro tipo de recipientes y objetos tampoco llegan al relleno de La Ciénaga. Al menos mil 800 personas resultaron afectadas, por no tener acceso a recolectar y vender el material.

Daniel Boza sostuvo que “en la ley hay un vacío, pues en ella no se especifica exactamente la regulación legal respecto a ese tema  y comentó: “(…) ya nosotros estamos coordinando eso, una disposición legal, que nos va a permitir tomar acciones. Pero son actividades económicas informales (…) y cualquier actividad que no esté registrada ante el Estado es una actividad económica ilegal, por supuesto”.

Según Boza, algunos de estos sitios “podrán continuar, siempre y cuando cumplan con la normativa sanitaria y las condiciones de seguridad industrial. “El que no se ajuste a la ley serár cerrado, como cualquier otra actividad ilegal”.

Los burreros y recolectores no pueden trasladar la basura. “El único responsable de la recolección de los desechos sólidos es exclusivamente el Estado, y en este caso, de su representación municipal (Alcaldía)”.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Cortesía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *