Rechazan billetes de 50 y 100 bolívares: ¿Quién establece la pauta comercial en el Zulia?

Ni un café se puede comprar en el centro de Maracaibo con billetes de 50 y 100 bolívares. Esta situación se expande al resto de la ciudad, porque el rechazo por el papel moneda de baja denominación viene impuesto por los mayoristas que hacen vida en Las Pulgas, Las Playitas y el Periférico.

Solo los billetes del nuevo cono monetario tienen valor para realizar transacciones en el casco central marabino. No solo los buhoneros rechazan los billetes de 50 y 100 bolívares, sino los comerciantes y mayoristas, quienes exigen que las compras se paguen en efectivo y en billetes nuevos.

Carlos Fuentes quedó boquiabierto cuando quiso comprar una caja de cigarrillos en una licorería de la zona norte de la ciudad. “El vendedor me exigió efectivo y cuando le ofrecí la paca de billetes de 100 me dijo que no, que solo estaban recibiendo billetes de mil bolívares para arriba, porque los chinos del centro no aceptan los otros”.

Esta situación no es exclusiva de la venta de cigarros, sino que se repite con el expendio de café, empanadas, pastelitos, refrescos y hasta víveres, porque el rechazo por los billetes de 50 y 100 bolívares actúa con una onda expansiva que arropa a los comerciantes que se abastecen en Las Pulgas, Las Playitas y el mercado Periférico.

“Lo peor es que cuando logro sacar dinero por cajero en el banco, lo que me dan son los mismos billetes de 50 y de 100, porque los nuevos casi no se ven”, se lamenta Fuentes.

Todos pierden

Marlenis Urdaneta es encargada de una multitienda dentro de una estación de servicio, donde además de gaseosas, dulces, galletas y café, la dependienta habilitó un estante con arroz, harina, pasta y otros artículos “importados” que compra en Las Playitas. “Ayer fui a comprar y me regresé con las manos vacías, porque no me aceptaron los billetes y para pagar por punto de venta, me cobran un 30 por ciento de recargo”.

Para Urdaneta no hay una solución visible ante los obstáculos que se le presentan para surtir su negocio. “Los chinos lo que quieren es efectivo y con los billetes nuevos, por eso presionan a los minoristas y a los buhoneros, para que tampoco acepten los de 50 y 100”.

De esta manera se crea una espiral donde todos resultan perjudicados, comerciantes, buhoneros, detallistas, pero quienes más padecen son los consumidores finales, que van de aquí para allá con los mazos de dinero que nadie quiere. Ni los transportistas de buses los aceptan.

La orden viene de Maicao

Alexis Chacón, vendedor de café y periódicos en la bomba Caribe se pone las manos en la cabeza, porque sus ventas descendieron un 70 por ciento. “Tengo que decirle que no a la gente, porque a mí no me los aceptan (billetes), ni los ruteros de la prensa”.

A su lado, José Iguarán muestra una sonrisa escasa de dientes y comenta que viene de regreso de Maicao. “Allá los billetes de 50 los conseguís botados en la calle, ni los vendedores de agua los quieren. Para nosotros poder comprar allá tenemos que llevar de mil, cinco o 20 mil bolívares. Los otros hacen mucho bulto”.

Iguarán saca un fajo de billetes nuevos, paga el café y el cigarrillo que consumió y se aleja arrastrando las cotizas. “Por eso estamos así”, sentencia el vendedor, quien en menos de 10 minutos, tuvo que rechazar a cuatro clientes que ofrecieron pagar con billetes de 50 y 100 bolívares.

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Agencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *