Piloto de la avioneta siniestrada en Cabimas era ingeniero y practicaba crossfit

La naturaleza le jugó en contra a Alberto José Chacín Arévalo. El joven piloto de 31 años encontró el final de su camino el pasado martes 6 de marzo, cuando la avioneta que tripulaba se estrelló en el aeropuerto Oro Negro de Cabimas.

Según las investigaciones, la causa del accidente fue el viento cruzado que azotó la nave y obligó al piloto a reaccionar con maniobras que fueron ineficaces ante la fuerza de la corriente.

Alberto era ingeniero industrial egresado de la Universidad del Zulia (LUZ) y aspiraba convertirse en piloto comercial, tal vez en busca de alternativas para salir adelante en medio de la situación actual.

Además, el joven era un enamorado del crossfit y lo practicaba en el Box Armada CF, ubicada en la avenida Paúl Moreno. Sus compañeros lo definieron como un excelente amigo, disciplinado del deporte que practicaba a diario. “Era un muchacho muy inquieto y súper dispuesto”, explicaron.

La academia donde practicaba le dedicó un post en Instagram el pasado jueves 8 de marzo, con dos fotos de Alberto y la siguiente leyenda: “Porque así te queremos recordar, haciendo una de las cosas que más te gustaban. En honor a ti, este es tu hero WOD donde están algunos de tus movimientos favoritos, CHACIN”, y publicaron el work of the day (trabajo del día) preferido del piloto.

Como practicante de crossfit, Alberto no solo tenía una gran capacidad física, resistencia muscular, fuerza, flexibilidad, potencia, velocidad, agilidad, coordinación, equilibrio y precisión; sino que era capaz de adaptarse a lo desconocido y lo poco probable.

Viento en contra

Rachel Perozo era la novia de Alberto. Según su relato el joven ya había conseguido su certificado como piloto privado del Centro de Instrucción Aeronáutica (CIA) Alfa 552 con base en el Aeropuerto Internacional La Chinita, una semana antes del incidente.

“Queremos explicar muchas cosas porque se especuló sobre el tema. Alberto tenía 31 años, salió con un plan de vuelo y solo, porque tenía permiso del aeropuerto y sus instructores. Salió a realizar dos toques y despegue a Oro Negro y tenía que regresar al aeropuerto La Chinita antes de las 6.00 de la tarde, pero no lo hizo”, contó a un medio regional.

Alberto comenzó su curso el pasado octubre de 2017, que consistía en dos fases, una teórica y otra con 40 horas de prácticas. Ya el piloto había culminado ambas. El accidente se produjo cuando estaba realizando prácticas de vuelo para su currículo.

El martes 6 de marzo, a las 4.53 de la tarde, Alberto salió con su plan de vuelo. Debía llegar al aeropuerto Oro Negro, realizar toque y despegue, volver a Maracaibo y repetir la misma rutina. Todo esto antes de las 6.00 de la tarde, que culminaba dicho plan de vuelo.

El piloto mantenía contacto directo con la torre de control del aeropuerto La Chinita, pero cuando llegaba a Oro Negro cambiaba frecuencia para una torre de aproximación y perdía contacto con Maracaibo.

Durante el primer toque y despegue en Oro Negro, el viento le jugó una mala pasada a Alberto, golpeó la punta de la avioneta tipo Cessna, siglas YV-102E, y le hizo perder el control, pero se repuso y despegó correctamente.

Voló hacia el aeropuerto la Chinita, giró y regresó a realizar su segundo toque y despegue. Lo realizó de forma eficaz, pero en el despegue al parecer hubo un cambio de viento que azotó la cola, hizo que se levantara, perdiera el mando y se estrellara detrás de la antigua torre de control del aeropuerto Oro Negro.

Señalaron que un funcionario de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), que custodia una empresa por ese lugar, dijo haber escuchado un estruendo cerca de las 5.40 de la tarde, hora que se presume ocurrió el accidente.

Dónde está Alberto

A las 7.00 de la noche, en vista de que Alberto no se comunicaba ni sabían de su paradero, los familiares decidieron ir hasta el Aeropuerto La Chinita a ver qué había pasado. Al llegar les informaron que había salido a realizar sus pruebas y que debía regresar antes de las 6.00 de la tarde, pero no lo hizo y tampoco se había reportado.

Cuando preguntaron si sabían algo de la aeronave, les respondieron que desconocían su ubicación y no habían reportado su desaparición. Fue entonces que se iniciaron las labores de búsqueda que continuaron el miércoles en la mañana.

Una avioneta autorizada avistó la Cessna siniestrada en los terrenos del aeropuerto Oro Negro. La aeronave quedó destrozada, pero no se incendió. Alberto murió por un trauma torácico severo, además de lesiones internas.

Al día siguiente, la academia donde se había graduado le brindó un reconocimiento en las redes sociales: “Alfa 552 se une al dolor que embarga a la gran familia de la Aviación Civil por el fallecimiento de nuestro amigo y ex alumno Alberto Chacín, quien sufrió un accidente aeronáutico mientras entrenaba en la aeronave YV-102E de la escuela Panair del Vigía, estado Zulia”.

Historia de altos y bajos

No es muy común que se registren accidentes de este tipo en cielo venezolano. La data indica que el 28 de noviembre de 2000, a las 10.25 de la mañana, amarizó la aeronave matrícula YV-818 CP con ocho personas a bordo y se hundió en el mar Caribe frente a la avenida Perijá de Carúpano, en el estado Sucre.

Fueron rescatadas seis personas vivas y fallecieron dos que quedaron atrapados dentro de la nave. La avioneta hacía un recorrido para buscar una locación para filmar una película en la Península de Paria y por falla mecánica en uno de sus motores se declaró en emergencia, perdió altura y se precipitó.

El 26 de julio de 2001, la aeronave de bandera venezolana YV-1450P despegó del aeropuerto Internacional La Chinita con destino el aeropuerto de la isla de Providencia. Los pilotos José Ignacio Luzardo y Franco Belarosa radiaron un may day a las 7.35 de la mañana y avisaron que se encontraba a mil metros sobre el nivel del mar y cayendo.

La nave amarizó y los ocupantes fueron localizados vivos y flotando en balsa salvavidas. Un helicóptero de la Marina Holandesa ejecutó el rescate en aguas del mar Caribe a 87 millas náuticas de la orilla de la isla de Aruba.

El 23 de abril de 2017 una avioneta cayó a las aguas del Lago de Maracaibo en las cercanías de la población Punta de Palmas, parroquia San José del municipio Miranda. En el accidente no se reportaron personas heridas o fallecidas. El aparato Cessna modelo C-340 tenía presuntamente identificaciones colombianas. Pescadores de la zona acudieron al sitio en el que había caído la avioneta y no encontraron cuerpos ni objetos materiales.

El 26 de septiembre de 2017 dos personas resultaron muertas al tratar de socorrer a una aeronave Aerocomander 500, que por falta de alumbrado en la zona tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en Dabajuro, estado Falcón. Las víctimas iban a bordo de una motocicleta alumbrando la vía para que piloto de la avioneta con siglas dominicanas HI-560 pudiera aterrizar, cuando fueron arrollados por la aeronave.

El 17 de febrero de 2018 una avioneta se precipitó a tierra en el sector La Mariquita de Ciudad Bolívar, dejando como un saldo una persona muerta y dos heridas. El piloto y la dueña de la casa donde cayó la nave presentaron algunas lesiones sin ningún tipo de gravedad. El copiloto quien era dueño de la empresa Tranaca, a la cual pertenecía la avioneta, falleció calcinado.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Cortesía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *