No encontraba pulseras ni corbatines para hombres, así creó Xanttus

A Edwing Acosta, diseñador y promotor de la firma internacional de accesorios Xanttus, le gusta viajar y recorrer ciudades. Colecciona mapas. Forma parte de su proceso creativo. Se inspira en lugares donde respira, contempla y sale a la caza de tejidos, texturas, técnicas y materiales que le permitan ejecutar sus propuestas para cada colección.

“Trato de inspirarme en las ciudades, en los recorridos en los sitios que la vida me da la oportunidad de visitar”, confiesa el Licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas, con postgrado en la Universidad Interamericana de Panamá, y un Máster en Business Administration.

Este talentoso zuliano que reside desde hace años en Miami, Estados Unidos dirige una de las firma de diseño más exclusivas del continente, con una proyección permanente. ¿La razón? Sus accesorios para caballeros suelen caracterizarse por lo masculino, vanguardista y moderno, con un sello particular, la capacidad de crear tendencias en el mercado de complementos.

“Yo siento que lo que hago es arte”, asegura quien comenzó su carrera de diseñador como un hobbie y se consolida como un influenciador en el mundo de la moda. Sus creaciones van destacando de manera progresiva en mercados internacionales y dejan su sello en Panamá, Colombia, México, Estados Unidos, Venezuela y Aruba. El norte es claro: seguir creciendo y llegar a Europa y otros continentes. Talento no le falta.

La historia de su empresa comenzó por casualidad y causalidad. La búsqueda infructuosa y permanente por innovar lo eleva aún.  Un día se dio cuenta que en el mercado de moda masculino venezolano había muchas fallas en cuanto a lo que eran líneas de accesorios. Le costaba encontrar una pulsera de cuero, un corbatín. La escasez de piezas de su gusto lo motivó a crecer. Se puso a investigar si existían marcas, qué hacían, cómo hacían su trabajo.

Al referirse a los materiales que mayormente emplea en sus confecciones desnuda las cualidades del cuero y metal, elementos muy masculinos y relacionados con el hombre. “Ambos pueden caracterizar muy bien la personalidad del caballero”, detalla.

Creer y soñar

Edwing se considera una persona centrada en el bienestar para el alma, que ama los desafíos para la superación, que se nutre del arte y la cultura para evolucionar. Más allá de su formación integral, dice no tener una fórmula para destacar la razón del crecimiento de Xanttus, aunque hace especial énfasis en la palabra perseverancia cuando habla del trayecto realizado.

“El secreto para el crecimiento de la marca si soy sincero no sé cuál es. Ahora, yo veo a Xanttus como a mi hijo. Cada día que me levanto siempre pienso qué hacer, cómo innovar, cómo complacer al cliente, cómo presentar de diferentes formas el producto. Nunca dejo de pensar en Xanttus. La perseverancia con lo que es tuyo, con tu marca, se acerca a eso que pudiéramos calificar como el secreto de su éxito”.

La firma de diseño presenta cada temporada sus colecciones sin dejar de lado los diseños exclusivos #CostumeMade que presenta en colecciones para lo más selecto de su clientela internacional.

Xanttus viene del catalán. Edwing nos cuenta que su sueño es el retiro en una ciudad europea con la que confiesa tener una increíble afinidad: Barcelona. Su mente cruza los océanos y Venezuela le late en el pecho. Mira sus orígenes y respira fuerte. Piensa que el diseño es un ejercicio de libertad, pero que no todos pueden o logran desarrollarlo si no se confrontan, si no se exigen. “La crisis ha sido un plus para muchos emprendedores. Hay gente que no sabe el talento que tiene. Sí se puede apostar al emprendimiento en Venezuela. La situación que ha venido registrándose ha sido un impulso para muchas personas. Lo que empecé a hacer como un hobby se fue desarrollando y se convirtió en mi propia empresa”.

 

Redacción: Raúl Semprún

Foto; Cortesía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *