Aumenta el negocio de la gasolina «puerta a puerta” en Maracaibo

Del caos general que cunde en Maracaibo surgen las ideas más descabelladas. En este escenario y en medio de las dificultades cotidianas para surtir de combustible, en la ciudad se propaga un nuevo negocio: la venta de gasolina puerta a puerta.

Esta venta de combustible a domicilio se oferta a través de los grupos WhatsApp y las redes sociales. “Hemos creado una empresa que te soluciona tus problemas de gasolina. El servicio es puerta a puerta e incluye el tanqueo a tu carro”.

La oferta, además de ser puerta a puerta, se puede pagar con transferencia o efectivo en bolívares o en dólares. “El litro solo cuesta mil bolívares. El servicio cubrirá solamente el área urbana de Maracaibo, desde el centro hasta Isla Dorada”.

Además hacen una aclaratoria puntual: “Por extraño que les parezca, si usted va a pagar en divisas nuestros suplidores solo aceptan billetes de cinco dólares”, porque al parecer estos surtidores ambulantes no aceptan billetes de un dólar.

Esta nueva modalidad parece ser la evolución de los “pimpineros”. Esos bachaqueros de combustible que cada día abundan más en la ciudad y que ofrecen gasolina en envases de cinco litros en las calles marabinas.

Venta ilegal de gasolina para clientes de todo tipo

La venta ilegal de combustible toma cuerpo en Maracaibo, como la más lucrativa fuente de ingresos en la actualidad. Estas dos modalidades vienen a cubrir los requerimientos de la población sin importar su estatus social o su poder adquisitivo.

Los pimpineros, quienes otrora hacían vida comercial en las inmediaciones de la avenida Universidad, hoy están diseminados por los cuatro puntos cardinales, aunque le dan prioridad a las zonas semi rurales, donde atienden a choferes del transporte público y otros conductores de bajos recursos.

La gasolina se expende en botellas de agua de cinco litros. Cada envase tiene un costo de 1.500 bolívares en efectivo o pago móvil. El combustible se surte allí mismo en la calle, con un embudo de plástico y un trozo de manguera.

El denominado “Punto”, que son 20 litros de gasolina, tiene un costo de 5 mil 500 bolívares.

Por otro lado, el servicio “puerta a puerta” es para el cliente VIP. Los interesados se comunican vía WhatsApp, hacen su pedido, pagan por transferencia o efectivo, en bolívares o dólares, y reciben el combustible en la comodidad de su hogar.

Los “suplidores” realizan el servicio de “tanqueo” con envases especiales que tiene un surtidor adaptado y no tiene límite de compra. A mil bolívares el litro, el cliente compra la cantidad que desee.

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Referencial