¿Necesidad o estafa? Más de tres mil venezolanos piden ayuda en GoFundMe

El venezolano Frank Serpa fue noticia en diciembre de 2016, por engañar a miles de personas que lo ayudaron a recaudar 12 mil euros para un tratamiento de un supuesto cáncer que decía padecer. Parte de su estafa la realizó por GoFundMe.

La campaña de Serpa se inició en 2014, cuando comenzó a subir fotos en las redes sociales, donde se le veía postrado en una cama, con mascarilla y batas de hospital. Fue capaz de pedir ayuda a famosos venezolanos en España como Carlos Baute. Su caso conmovió a la asociación Manantial de Corazones (AMCO), que organizó un mercadillo solidario para dar dinero a este joven.

Según él, necesitaba 32 mil euros porque requería atención en el MD Anderson Cáncer Center en Madrid. Sin embargo, tras recolectar 12 mil euros (USD $12.537), Serpa sufrió una neumonía e ingresó en un hospital madrileño, donde no le quedó más remedio que reconocer que había engañado con su enfermedad.

Casos como este y el de otros cientos y cientos de timadores, ponen en entredicho la veracidad de las miles de historias que buscan conmover el corazón de las personas con capacidad económica y deseos de ayudar. Hasta el mejor samaritano se cuida de ser engañado.

Y es que GoFundMe se convirtió en una plataforma para que miles de venezolanos busquen la solidaridad del mundo, porque es fácil, relativamente seguro y sin importar el motivo, siempre habrá alguien que simpatice con ella. Cuando se coloca en el buscador del portal la frase “ayuda Venezuela” la pantalla advierte que “se encontraron 3.071 resultados”.

GoFundMe facilita la recaudación de donativos en Internet y en apenas unos minutos, el interesado podrá personalizar su campaña y compartirla. “De hecho, todos los usuarios en el mundo ya han recolectado más de cinco mil millones de dólares, desde que se creó la plataforma hasta la fecha”.

Además, la plataforma se compromete a facilitar que la gente ayude a otras personas. “La inmensa mayoría de las campañas son seguras y legales. Las fraudulentas suponen menos de una décima parte del uno por ciento de todas las campañas”.

En los casos “poco frecuentes” en los que alguien cree campañas con la intención de aprovecharse de la generosidad de los demás, GoFundMe adoptará inmediatamente medidas “para resolver el asunto”.

Ayúdame a escapar

El año pasado, Univisión Noticias público un trabajo donde se exponía que GoFundMe se había convertido en el último recurso de los venezolanos para migrar. El portal citó la historia de Andrea Gutiérrez, una licenciada en música y violinista marabina, quien fue despedida de su trabajo y decidió salir del país.

Con el fin de reunir lo necesario para su viaje, la joven buscó trabajo en un restaurante, pero su ingreso no le daba ni para subsistir, así que decidió explorar varias opciones para recolectar fondos en Internet y se topó con Generosity, una web de recaudación de fondos para causas personales y sociales, donde creó su campaña Ayúdame a emigrar y trabajar fuera de Venezuela, con la que recaudo mil dólares en 11 meses, casi el total de los mil 300 que necesitaba para irse a Ecuador.

Como Andrea, Univisión contabilizó, en mayo de 2017, más de una docena de venezolanos pidiendo ayuda para migrar y decenas más que buscan desde recaudar dinero para financiar operaciones médicas de familiares hasta recursos para ayudar a las mascotas abandonadas en las calles de Venezuela. Hoy son más de tres mil los casos solo en GoFundMe.

De todo y para todo

Sáquenme de Venezuela, Ayuda para los refugiados en Cúcuta, Ayuda a los animales en Venezuela, representan un extracto de las miles de llamadas de auxilio que se dejan ver en GoFundMe y que muestran la desesperación y hasta la desfachatez de muchos venezolanos.

Tal es el caso de Zabrina Camero, quien abrió una campaña el pasado 11 de marzo para solicitar 300 dólares que destinará a comprarse un IPhone. “No existe una historia detrás de esto, solo quiero un iPhone y por más que trabajo, es imposible en Venezuela con un sueldo mínimo. No me juzguen, sé que hay causas que realmente son importantes y que merecen sus donaciones, pero no están obligados, es solo si pueden y si quieren”, escribió y hasta los momentos no ha recibido donativos.

Salven mi casa es la consigna de Carlos Rivero, un venezolano que dice estar “pasando por una situación económica muy complicada (…) Mi casa lleva más de 30 años de construida y con el pasar del tiempo el techo comenzó a colapsar, pero se me hizo imposible repararlo”. Carlos pide 35.270 dólares para la reparación, más de ocho billones de bolívares. La campaña se creó hace siete días.

Deuda por pago de secuestro,  es la justificación de Fernanda Pacheco, quien asegura que tuvo que pedir dinero prestado para salvar la vida de su padre que cayó en manos de unos secuestradores. La campaña inicio el 27 de marzo de este año y busca recaudar siete mil dólares.

Conocidos y apoyados

Experiencias exitosas y reconocidas también hay muchas. Tal es el caso de Comparte Por Una Vida, que recolectó 203.420 dólares en 11 meses, de los 250.000 que busca la campaña. La fundación declara ser “una organización sin fines” de lucro que desde hace un año recogen insumos y fondos para aliviar la crisis humanitaria venezolana y la responsable es Ana Isabel Otero.

“Los fondos que logremos recolectar serán utilizados para comprar fórmula, complementos nutricionales y algunos ingredientes para preparar la comida de los niños. Así como para pagar por los costos del envío a Venezuela. Actualmente atendemos a 35 hospitales a nivel nacional”.

Otra prueba es la de Andrés Modesto, quien con Venezolanos con Corazón, logró colectar 890 euros de los ocho mil que busca desde junio de 2017. “Estaré obsequiándote mi libro con un pedacito de Venezuela por cada donativo realizado sin importar el monto. Esta campaña nace de la necesidad de un pueblo golpeado y abandonado que no tiene donde pedir socorro”.

Su obra es una colección de historias acerca del día a día de los venezolanos, “la lucha por la cual están pasando, el coraje, la fuerza y el amor que encuentran en un sistema de opresión. Hice una promesa de compartir sus experiencias. Este libro es para todos aquellos que desean la paz, amor, progreso, unidad y para todo aquel que desea del mundo un mejor lugar”. Andrés en fotógrafo y escritor.

Una de las últimas historias privadas que se hicieron públicas, es la de Berenice Gómez, “La Bicha”, quien pide en GoFundMe, para operar a su abuela de 92 años de edad. “Mama es mi abuela, llamada Victoria Velásquez de Gómez (…) Ahora en su vejez padece de una situación de salud que la debilita mucho, razón por la que recientemente sufrió un accidente y se cayó. Se fracturó el fémur y necesita ser operada para colocarle una prótesis”. La campaña inició el pasado 17 de marzo y solo ha recibido 70 dólares de los 5.000 que aspiran recaudar.

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografías: GoFundMe

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *