Los “Cautos” cambia el concepto de taxis en Maracaibo

Sortear las dificultades diarias es un desafío que muchos no solo aceptan, sino que superan con creatividad, talento y deseos de servir con calidad. Bajo estas premisas nació en febrero de 2017 la línea de taxis Los Cautos.

Uno de los problemas más agobiantes para los marabinos es el transporte. Conseguir taxis en estos días es una aventura incierta, no solo por la falta de vehículos destinados para este servicio, sino por que los usuarios carecen de dinero en efectivo para pagar las “carreritas”.

En medio de este escenario, un grupo de profesionales desempleados buscaron alternativas para ser productivos y además, contribuir a solventar, con calidad y buen servicio, una necesidad colectiva.

Edgar Martínez, vicepresidente de la empresa, asegura que son “la primera línea de taxis digital de la ciudad”. Los Cautos no posee sede física, ni centralista o recepcionista, se maneja a través del teléfono celular, no con una aplicación, sino por grupos de WhatsApp.

Poseen una organización virtual efectiva y una forma de pago amigable y cónsona con las dificultades actuales. Toda una operatividad pensada para “resolver” los requerimientos de clientes y conductores.

Bajo la matica

Hace poco menos de dos años un grupo de desconocidos encontraron un punto de encuentro. Sin saberlo, ellos compartían un deseo: encontrar la manera de prestar un servicio de traslados con calidad, pero sin poner en riesgo la seguridad de los clientes y los conductores. Además, que la falta de efectivo no fuera un obstáculo para realizar el trabajo.

“La mayoría somos profesionales universitarios. Yo, por ejemplo, soy visitador médico, pero en ese momento renuncié a la empresa donde trabajaba y comencé a buscar trabajo, pero no conseguía alternativas. Tenía temor de ingresar a una línea de taxi convencional, por la inseguridad que hay en la calle”, expresa Martínez.

Un conocido le recomendó utilizar la aplicación Easy Taxi y comenzó a trabajar allí. “Luego nació Nekso y muchos conductores nos mudamos para allá. Un un día ubicamos un “punto de parada”, bajo la sombra de los árboles, cerca del centro comercial Aventura y comenzamos a reunirnos allí, mientras esperábamos los servicios, para no “ruletear” tanto el carro”.

En ese lugar se conocieron y, poco a poco, le fueron refiriendo el punto a otros choferes. Pronto se consolidaron lazos de amistad, intercambio de ideas y un día acordaron una reunión para tratar el tema de “conformar una línea de taxis diferente”.

Se reunieron 28 personas, de los cuales 22 aceptaron el desafío. Así se conformó la Sociedad Civil de Transporte Los Cautos, que hoy cuenta con 17 socios y 100 conductores activos.

Cautela, cordialidad y impecabilidad

El nombre de la línea de taxis surgió de la necesidad urgente de ser cautelosos. Resguardar la seguridad de los conductores y de sus clientes fue un requerimiento primordial. También buscaron cambiar el perfil del taxista.

“Quisimos ofrecer un servicio prestado por conductores amables, cordiales, educados, conscientes, honestos y valores. También que los vehículos y la apariencia del chofer sean impecables, así como su buen trato”, refiere Martínez.

para ser operativos crearon un grupo de WhatsApp para los socios y los clientes privados y así distribuir el trabajo y estar en contacto. “Al poco tiempo el crecimiento nos sobrepasó en tiempo y capacidad, así que tuvimos que buscar conductores aliados”.

Cien taxis y más de mil clientes

Los conductores nuevos trajeron sus clientes y estos clientes recomendaron a otros más. Ahora Los Cautos tiene 100 taxistas que, en nueve grupos de WhatsApp, interactúan con más de mil clientes. Como método de pago utilizan las transferencias y trabajan con todos los bancos.

Para formar parte de esta comunidad de transporte virtual, el cliente nuevo debe ser referido por otro cliente que tenga cierta antigüedad o por un conductor. Así el recién ingresado pasa al primer grupo que es de “evaluación”. Allí aplicamos los primeros filtros y se monitorea la capacidad del cliente en cuanto a pago y solicitud de servicios”.

Pasado un tiempo y según su desempeño, el cliente pasa al grupo Bronce, donde debe realizar la transferencia antes de la llegada del chofer. En el grupo Gold los usuarios puede transferir el pago durante el trayecto y así continúan subiendo de escala y ganado beneficios.

Siguen los grupos VIP uno, dos, tres y cuatro, Platinum y el Corporativo, que reúne a los clientes empresariales cuyo pago puede realizarse entre 6 y 12 horas luego del servicio. Este próximo fin de semana, la línea de taxis abrirá su grupo número 10.

Operatividad garantizada

Aunque la empresa no posee sede física, los conductores se mantiene en constante comunicación, entre ellos y con sus clientes. De una u otra manera todos se conocen.

A diario se realiza una “campaña” para referir clientes nuevos, a una hora específica, y los choferes envían sus contactos, que son entre 10 y 15 nuevos usuarios cada día.

“Les pedimos a los conductores que los vehículos estén en buenas condiciones, aunque tomando en cuenta la situación, las exigencias no son radicales. Al menos que el carro esté limpio y que si no tiene aire acondicionado lo reporte, para que el cliente decida si tomar o no el servicio”, asegura martínez.

La carrera mínima tiene un valor actual de un millón 500 mil bolívares (mil 500 Bs.S), también ofrecen servicios por horas, traslados extraurbanos, servicios al aeropuerto y otras movilizaciones que los clientes pidan.

La estructura organizativa de Los Cautos está integrada por un presidente, un vicepresidente, un secretario y un vocal. “También tenemos un tribunal disciplinario para cuidar que no sucedan abusos, sobre precios y que el conductor conserve su apariencia y buen trato”.

Contacto:

@loscautos

 

Redacción: Reyna Carreño Miranda

Fotografía: Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *